EspecialesAnalytics

Cuatro claves que indican que el IoT será fundamental para el comercio

Según Mastercard, son cuatro las claves que marcarán el futuro del comercio: el móvil, la convergencia, la seguridad y la conectividad.

Mastercard ha celebrado en Madrid la segunda edición de su Foro de Innovación: The future is now,en la que han participado clientes, start-ups y emprendedores tecnológicos. En la jornada han participado portavoces internacionales de la compañía como Artem Petsyukha, ?VP de Europa de Innovation Management, Digital Payments & Labs y Pablo Fourez, SVP & Group Head, Digital Channels Mastercard, así como de otras empresas como Fuencisla Clemares, Sales Director & Mobile Lead en Google; Rafael Alférez, Director de Marketing de BMW; Irati Herrero, Senior Consultant en Schumann Associates y David Alonso, Samsung Electronics Enterprise Business Director.

Durante las distintas ponencias se abordaron aspectos como el horizonte 2020, la regulación europea sobre el Internet de las Cosas, el coche y los dispositivos conectados y la reinvención de la experiencia de compra, asuntos todos con un denominador común, el Internet de las Cosas y el cambio de época que la industria está experimentando. Con el potencial de miles de nuevos dispositivos conectados que producen una avalancha de datos nuevos, más allá de la revolución tecnológica, bancos, comercios y todo tipo de empresas necesitarán alcanzar una mayor comprensión de la rentabilidad, del coste, de la escalabilidad y del comportamiento y preferencias de sus clientes. Sin olvidar, el enorme desafío que supondrá la integración de estos datos, gestionarlos y hacerlos interoperables. En este contexto, Mastercard ha identificado las cuatro claves que marcarán el futuro del comercio:

  1. Mobile (móvil)

El futuro del comercio nos llevará a contar con un único dispositivo, el móvil, que será el eje central de la experiencia de compra. El primer paso de esta andadura ya se ha dado, con la apuesta de las compañías de medios de pago, entidades financieras y comerciantes por la tecnología contactless. Ahora, nos encontramos inmersos en el pago móvil. Esta modalidad presenta innumerables oportunidades y ventajas para todos los actores de la industria y para la comodidad y seguridad del consumidor final. No en vano, se espera que en 2019 haya 2.700 millones de usuarios de smartphones, que realicen 200.000 millones de transacciones móviles al año.

  1. Convergencia

El paso siguiente es ofrecer al usuario final una misma experiencia de pago, independientemente del dispositivo a través del cual se realice (ya sea físico a través de tecnología NFC, in app o desde el navegador del ordenador o de una Tablet). Algo que deberá estar asegurado conforme los wearables comiencen a ser parte del día a día del consumidor. De hecho, según Mastercard, el impacto de este fenómeno digital en el comercio es el mayor cambio en los pagos desde la llegada del plástico.

Como ejemplo, Mastercard cuenta con Masterpass, una plataforma interoperable que facilita los pagos digitales y tiene ventajas tanto para los consumidores como para los comercios y los emisores, ya que permite usar la tarjeta de pago en cualquier dispositivo consiguiendo una experiencia de compra segura, sencilla y rápida, independientemente del lugar y modo en que se lleve a cabo. Además, ayuda a las instituciones financieras a diseñar de manera personalizada su propia solución de pagos, entre las que se incluyen las aplicaciones móviles.

  1. Seguridad

Una de las palabras más repetidas en el Foro de Innovación fue la seguridad, ya que en Mastercard han tenido siempre claro que ninguna innovación será viable si no garantiza seguridad y da fiabilidad al consumido en su experiencia de compra. En este sentido, ya se han desarrollado diversas soluciones como el Mastercard Digital Enablement Service (MDES), que permite transacciones más simples y seguras mediante la transformación de cualquier dispositivo conectado en un dispositivo comercial a través de la tokenización de los pagos.

Otro campo en el que más se está trabajando es en el de la biometría como método de autenticación para realizar un pago. Los actuales métodos de identificación que hay en el mercado suelen obligar a los compradores a salir de la página web en la que se encuentran para comprobar su identidad. Este paso final en una transacción online se traduce en tiempo consumidor y puede llegar a afectar al momento del pago. Por ello, la compañía está empezando ya a comercializar, este otoño llegará a varios países de Europa, la solución ID Check, que permite identificar al individuo a través de su huella dactilar, el reconocimiento facial o incluso su ritmo cardiaco a la hora de autenticarse para una compra online.

El uso de esta tecnología y los datos permitirá moverse al consumidor entre la confianza en lo que sabe (las contraseñas), en lo que tiene (el teléfono móvil o cualquier otro aparato inteligente) y quién es (la biometría).

  1. Conectividad

Uno de los aspectos que acelerará la llegada del mundo conectado y que, de hecho, ya está aquí, es la migración de ciertas capacidades de computación, análisis y almacenamiento de datos en la nube, que se denomina Fabric of Internet (fábrica de la red). Esto es la agrupación masiva de datos, que combinados con las capacidades de computación y análisis, sirven para dar soluciones a situaciones concretas. Es decir, en el futuro próximo, la inteligencia basada en datos será entregada de manera local a partir de datos distribuidos.

Esto es un ejemplo claro de cómo ha cambiado el paradigma. Antes la tecnología iba por delante del consumidor y eran las empresas las que hacían llegar sus innovaciones a los consumidores finales. Ahora, las tornas están cambiando y son los clientes finales los que están demandando productos cada vez más innovadores y los que, de alguna manera, están dirigiendo a las empresas a desarrollar las soluciones que mejor se adapten a sus necesidades, gustos o preferencias.

Computing 754