NoticiasAnalytics

Las 5 mentiras sobre el trabajo en tiempo real

Sweetspot apuesta por la verbalización y visualización de los datos en detrimento de la inmediatez.

Los datos son el oro de este siglo y su análisis se ha convertido en una necesidad fundamental para tomar decisiones o modificar estrategias. En los últimos años, conseguir toda la información en tiempo real ha tomado una posición dominante que se ha asociado a mejores resultados. Sin embargo, en este oro, no todo reluce. Sweetspot, empresa experta en el Digital Insight Management, analiza por qué esa necesidad es falsa y, en muchas ocasiones, negativa para el análisis. 

 “Se ha creado un clima corporativo en el que hay una sensación de necesidad de inmediatez. Nos encontramos con empresas en las que todos sus departamentos demandan información en tiempo real, pero ¿realmente es productivo recibir los datos al minuto?”, cuestiona Sergio Maldonado, CEO de Sweetspot.

Conseguir la información a tiempo real significa que todos esos datos están automatizados. Sin embargo, desde Sweetspot, se apuesta por combinar la inteligencia artificial con el personal humano. “Cada vez se atisba más necesario contar con sistemas automatizados para agilizar el tratamiento y almacenamiento de tanta información, pero no olvidemos que el valor real de la empresa no son los datos, sino las personas”, señala Maldonado.

Los 5 bulos de trabajar a tiempo real

•    Los trabajadores quedan liberados de una importante carga de trabajo: si algo se puede enviar, o funciona, a tiempo real es porque está automatizado, por tanto, no hay personas físicas al cargo de este trabajo. Cualquier ordenador puede calcular grandes cantidades de datos, pero detrás de los resultados tiene que haber una conclusión, y esto lleva su tiempo, de nada sirve tener los datos al momento, los números por si solos son estériles, tiene que haber una parte humana para interpretar los resultados correctamente y sacar las conclusiones acertadas, por tanto, no se reduce la carga de trabajo.
•    Permite obtener los KPI antes que ninguno: a la hora de medir los resultados, de nada sirve ser el primero en conocer los KPIS de una acción, o tener esos datos a tiempo real, no toda la información tiene la misma importancia. Para que la conclusión sea efectiva, operativa y productiva se tiene que poner en común con el resto de departamentos, analizar y comparar, y esto lleva su tiempo.
•    El riesgo queda minimizado: procesar y analizar datos en tiempo real hace posible identificar cualquier anomalía o error al instante. Sin embargo, a nivel organizativo y empresarial, detectar un error procesal no agiliza la toma de decisiones, puesto que es necesario analizar y reparar ese error, en este contexto vuelve a cobrar importancia la figura del analista en detrimento de la inmediatez de los sistemas automatizados.
•    Las tendencias se descubren con mayor facilidad: las variaciones en la demanda son registradas tan pronto se detectan, promoviendo las acciones necesarias para no perder alineación con la evolución el mercado. “Pero ¿qué empresa planifica su estrategia diariamente?”, comenta el CEO de Sweetspot. Las tendencias no se descubren día a día y, en consecuencia, no sirve para la planificación de la estrategia.
•    Monitorización de los competidores: se dice que el análisis de la competencia procesado a tiempo real es la única forma de mantenerse un paso por delante de las empresas rivales. No obstante, el análisis de competencia se realizar de forma mensual y anual, no diariamente. Además, los datos e información visibles y accesibles de los competidores siempre será la que ellos quieran mostrar, en este sentido no aporta nada conocer los últimos movimientos de una empresa rival si no se conoce la estrategia.
 

La parte humana, esencial en la analítica de datos

La parte humana, representada en la figura del analista de datos, juega un papel fundamental dentro del proceso de elaboración de estrategias, objetivos e informes. Los reportes están llenos de datos que, de por sí, necesitan ser analizados.

En definitiva, aunque podamos tener toda la información en tiempo real, la toma de decisiones conlleva un tiempo de reposo, sosiego y análisis. Entonces, ¿es necesario invertir e implementar infraestructuras de las que realmente no se saca partido? 

Sweetspot, apuesta por la verbalización y visualización de los datos en detrimento de la rapidez. “No consideramos tan necesaria la inmediatez como la comprensión, ambas van de la mano, pero lo realmente importante en una organización es que todo el personal entienda los resultados y estrategias de la empresa”, concluye Maldonado.

Computing 765