NoticiasFinanzas

Cómo se aprovechan los timadores de los préstamos sin papeles

Los timadores consiguen los datos de un consumidor, de alguna manera ilícita y acuden a las webs de préstamos rápidos para solicitar un préstamo.

Debido a su importancia y a lo mucho que puede afectar a la vida de los consumidores, el sector financiero es uno de los más regulados. Esto hace que los contratos de los préstamos rápidos sin papeles tengan la obligación de ser realmente transparentes. No solo tienen la obligación de mostrar las cantidades, comisiones e intereses que el consumidor tendrá que pagar de forma absoluta y desglosada, sino también la de utilizar un lenguaje claro y que pueda entender cualquier ciudadano sin ser un experto.

Estas regulaciones han conseguido que este producto financiero sea mucho más seguro que antes. Pero no han puesto remedio a un problema que afecta también a muchos otros sectores, desde el comercio electrónico, hasta bancos comerciales: Los timos de hackers y ladrones de identidad.

Como su propio nombre indica, uno de los valores añadidos de los préstamos rápidos es su rapidez, pero para conseguirla, es necesario reducir las comprobaciones previas a la contratación.

Generalmente, los timadores consiguen los datos de un consumidor, de alguna manera ilícita (spyware y más habitualmente fugas de seguridad en otras webs) y acuden a las webs de préstamos rápidos para solicitar un préstamo. En el pasado incluso era suficiente con tener una copia del DNI de la víctima, que conseguían con todo tipo de excusas. Por supuesto, el dinero del préstamo acabaría en la cuenta bancaria de los timadores, sin que la víctima ni siquiera se entere. De hecho, habitualmente la víctima se entera mucho tiempo después, cuando por cualquier causa descubre que ha sido de alta en un registro de morosos por no haber pagado un préstamo que ni siquiera sabía que tenía. Ahí, empieza una lucha por demostrar que se ha sido víctima de un timo, algo que no siempre puede ser fácil.

Según Matchbanker.pl las entidades financieras dedicadas a los préstamos sin papeles ya han reaccionado. En la actualidad, las entidades serias no solo solicitan un copia del DNI de los solicitantes, sino también un número de móvil del que sean titular y una cuenta bancaria que debe estar a nombre del solicitante. Estos dos simples requisitos, hacen que para los timadores sea mucho más difícil llevarse el dinero, ya que ya no pueden pedir el envío a una cuenta bancaria que les pertenezca, sino que para que envíen el dinero, la cuenta debe estar al nombre del consumidor.

No obstante, la competencia en el mercado es tal, que todavía existen prestamistas internacionales que prácticamente no solicitan datos. En este sentido, Europa es una zona que está a la cabeza de la seguridad, tanto en la protección de datos, como en las exigencias a las entidades financieras para que se aseguren de saber con quién están tratando.

También nos alertan de que, en ocasiones, el propio consumidor envía sus datos a los timadores. Actualmente, es habitual ver ofertas de préstamos rápidos en Facebook, WhatsApp, comentarios de blogs, etc. Son préstamos que ofrecen intereses muy bajos y, en muchas ocasiones, se dirigen a personas con problemas económicos de forma explícita. Es habitual que se publiciten como un particular benevolente que concede préstamos. En definitiva, no son más que excusas para conseguir nuestros datos.

Si bien los timos son cada vez más innovadores, en este caso los timadores no requerían de grandes conocimientos. Las conclusiones son las mismas de siempre. Aquello que es demasiado bueno para ser verdad, es porque es mentira.

Antes de iniciar cualquier trámite de préstamo, conviene asegurarse de que se está tratando con una empresa o persona de fiar y para ello los comentarios anónimos en internet, no son suficiente.

Computing 782