EncuentrosInfraestructuras

La estación final del CIO son las TI como Servicio

Una vez asumido el cloud computing, es el momento de marcar estrategias de futuro.

Hablar de cloud computing ya no es hablar de experimentación y de búsquedas de alternativas a los modelos tecnológicos de las compañías. Cloud esta asimilado por el tejido empresarial español y las empresas son conscientes de sus ventajas. Estamos en un nuevo estadio, un viaje hacia la madurez que las compañías tienen que acompasar con una visión clara de sus objetivos y hacia dónde quieren dirigirse. Nos encontramos en una segunda fase, que podría denominarse IT as a Service, donde los aspectos estratégicos resultan clave. Estudiar detalladamente los contratos cloud, profundizar en los aspectos legales o estudiar su impacto en el negocio de la nube, son puntos que se abordaron en el encuentro organizado por Computing, de la mano de Alhambra-Eidos y Selta, y en el que un grupo de CIO pusieron sobre la mesa sus políticas a la hora de asumir esta modalidad de servicio que ya se ha impuesto en los diferentes niveles.

Óscar Martínez de la Torre, director del Departamento de Bases de Datos del Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS), entidad dependiente del Ministerio de la Presidencia, señala que no tienen una estrategia definida en torno a la IT as a Service, aunque “usamos la nube, el hosting, el primer nivel de la infraestructura, desde hace mucho tiempo”. El CIS es una entidad pequeña, lejos de las ambiciones del INE, tiene en su web su núcleo más crítico. “A ella se conectan periodistas, profesionales, ciudadanos y ofrecemos open data, con aplicaciones de análisis de datos en tiempo real”, describe Martínez.

Con objeto de reducir costes y lograr eficiencia, el CIS ha puesto en marcha tres proyectos pilotos de sustitución del papel y las encuestas convencionales, por el uso de una tableta (el INE ya lo viene haciendo, pero cuenta con la ventaja de que sus encuestas son de respuesta obligada).

Para evaluar editores de revistas y artículos, el centro utiliza una herramienta open source de Thompson Reuters instalada en la nube, a la que se registran directamente los evaluadores de forma que se evita incumplimientos con la LOPD.

Las TI, en segundo plano
Es lógico que una empresa de las características de Sacyr no tenga definida una estrategia IT as a Service, como constata Fernando Burgos, IT Manager. “Tampoco tenemos definida una estrategia TI como tal, porque somos una compañía de infraestructuras y construcción, en la que las Tecnologías de la Información tienen una relevancia secundaria”, explica.
Evidentemente, si se estropea una tuneladora, el impacto para la cuenta de resultados de Sacyr es muy grande, mientras que si el módulo de gestión SAP se cae, las consecuencias no son graves para el negocio.
“Damos servicios de TI a las 200 empresas que componen el grupo, de diferentes tamaños y sectores. Nuestro foco es en los servicios con costes asociados inferiores y más en estos años de crisis. Nos hemos apretado el cinturón y mejorado los procesos, buscando una orientación correcta de las inversiones”, enfatiza el responsable TI.

En cuanto al cloud, su aproximación se realiza mediante el análisis y la oportunidad. “Contamos con un centro de datos y tenemos nuestra propia infraestructura tecnológica. Teníamos un CRM con SAP que hemos parado, por el bajón de nuestra actividad inmobiliaria”, comenta el CIO. El departamento TI de Sacyr está ojo avizor en torno al cloud y aprecia la filosofía que permite lanzar proyectos con time to market reducido, que no requieren montar infraestructura. En Sacyr los presupuestos TI se han desplazado a negocio, y el departamento que dirige Burgos se encarga de financiar actualizaciones y de mantenimiento de infraestructura.

Infraestructura a la que han dedicado tiempo y recursos. “Contamos con un CPD con máquinas de nuestra propiedad, operadas por un proveedor externo. Lo hemos modernizado y trabajado en virtualización para dotar a las aplicaciones de las infraestructuras necesarias”, describe el CIO. Frente a los nuevos proyectos, su departamento estudia las dos posibilidades, montar cloud o infraestructura propia y la decisión se toma proyecto a proyecto. En su opinión, en torno al cloud se está contaminando el mercado, “en algunos casos se saca a IT de los procesos de decisión, y las áreas de negocio se sienten más confortables sin tener que contar con Sistemas, pero esto puede ser perjudicial y costoso para la organización”.

En suma, en las organizaciones clásicas siempre existe la resistencia al cambio. Una empresa como Sacyr lleva muchos años con un centro de datos propio y los técnicos se conocen de memoria las direcciones IP de 200 empleados. “Es complicado cambiar la filosofía, pero estamos cambiando. En cloud, hay servicios que son muy interesantes y que sería un error de los CIO descartarlos. En suma, hay que desmitificarlo y tratarlo como un elemento más dentro del abanico de posibilidades”, aconseja Fernando Burgos.

Red Abogacía, una estrategia definida
A diferencia de los anteriores interlocutores, Francisco J. López, director IT de Red Abogacía, declara que su organización cuenta con una estrategia en torno a las IT as a Service, que está alienada con un plan de sistemas que se trazó hace un año y medio y en el que se marcaban las directrices de los servicios y la dirección tecnológica a seguir.

El Consejo agrupa a 83 colegios y a un total de 250.000 abogados colegiados, de los que 150.000 son ejercientes; lo cual supone un colectivo a tener en cuenta a la hora de gestionar su acceso a la información para facilitar su tarea profesional. “Nuestro objetivo es ofrecer servicios a los colegios y abogados. Apostamos por los servicios cloud”, asegura taxativamente.

La aproximación de Red Abogacía se realiza a través de la nube privada propia (“nada de Amazon, Google o similar”) y tienen un centro de datos operado por ellos a través de los cuales dan servicio a todo su colectivo de usuarios. Como destaca López, “la gran ventaja es que son accesibles de modo multidispositivo, ya sea tabletas, smartphones o notebooks. Además todo está centralizado, con la clara misión de ahorrar costes. Todos los colegios comparten la infraestructura tecnológica”.

Franciso J. López aprecia esta estrategia porque supone una reducción de gastos sensible, y el hecho de tratar con datos privados de juristas cierra cualquier pretensión de nube pública. No obstante, piensa que “tarde o temprano haremos uso de la nube pública. Podemos utilizar proveedores españoles cloud, y quizás más adelante Amazon o Microsoft, siempre que los acuerdos contractuales garanticen la confidencialidad que requerimos”.
Otro aspecto que considera clave el director IT de Red Abogacía es la interoperatividad dado el hecho de que trabajan muy estrechamente con el Ministerio de Justicia y otros órganos de la Administración Pública. “Estamos trabajando en el Expediente de Justicia Gratuita, un proyecto a través del cual se recogen los datos de un ciudadano que va a ser juzgado, para ver si, por sus condiciones económicas, es susceptible de ser defendido sin coste para su bolsillo”, explica López. Red Abogacía interactúa con Hacienda, por lo que resulta crítica la seguridad de las transacciones de datos, algo que no se puede dejar al albur de la nube pública.

Los abogados colegiados disponen de una tarjeta carné con chip para acceder a los servicios mencionados. El Colegio de Abogados de Madrid, el más grande de España, se ha unido a esta iniciativa, que, por otro lado, ha sido subcontratada por el colectivo de abogados de Escocia.

En relación con la disyuntiva, nube pública o privada, López cree que la frontera está bien marcada. “La cloud privada tiene el equipamiento controlado por la empresa o delegado a un proveedor de servicio que gestiona su infraestructura. El problema de la cloud pública, es que si surge algún problema, ¿a qué autoridad se puede reclamar?

No todo es cloud
Sanitas pertenece a Bupa, grupo internacional de salud que sirve a más de 14 millones de clientes en más de 190 países. Joaquín Moraga Gallego, Head of Architecture, informa que “no tenemos un estrategia de TI como Servicio. Quiero desligar la palabra servicio de cloud. No necesariamente pasa por ahí”, asevera Moraga. “Nuestro objetivo es que negocio se fíe de Sistemas. En parte tenemos la culpa, porque no siempre hemos dirigido bien los proyectos de negocio. No hemos priorizado a favor de negocio, nos hemos dejado llevar por las modas de vanguardia tecnológica”, reconoce el responsable.

Para Moraga, el “IT as a Service tiene que estar paquetizado, monetizado, con un SLA estanco. Se le ofrece a negocio una tienda y se nos puede comparar con proveedores externos”. Una excelente manera de recuperar su confianza.

De la misma manera, este modelo obliga al CIO y a su equipo a ser estrictos y buscar el ahorro de costes. “Avanzamos en esa dirección, los primeros pasos van orientados. Contamos con Business Partners en cada negocio, que ayudan a monitorizar y priorizar. Queremos avanzar en iniciativas cloud propias; ya hemos empezado con aplicaciones más commodities”, narra el responsable TI de Sanitas. De hecho, el grupo ya tiene instalada en la nube Office 365, SharePoint y Link, pero todavía tiene que pensarse mucho subir aplicaciones core, teniendo en cuenta que los datos de salud son los más críticos y sensibles. También se plantean alojar en el cloud entornos de desarrollo.

José Ayuso, director de Sistemas de Información de Audatex, compañía experta en servicios de valor añadido para la gestión de siniestros, piensa que la nube tiende a limitar la funcionalidad de las aplicaciones en beneficio de otros factores como el trabajo en equipo. “En cloud se renuncia a trabajar con un Word completo para sustituirlo por una versión más ligera de Word que permite la colaboración. En grupos de trabajo, los documentos se mueven sin cesar hasta que se culmina la versión definitiva”. En definitiva, lo importante es que alguien en la parte final del proceso se encargue de presentar en bonito el documento que ya ha sido revisado convenientemente y sin desincronizaciones. “Antes nadie quería renunciar a las aplicaciones core y ahora, con la nube, casi todo el mundo quiere perderlas de vista a cambio de mejorar la función colaborativa. Hay que tener en cuenta que en las empresas actuales los equipos de trabajo están a veces muy lejos entre sí y requieren herramientas que favorezcan trabajar más cerca entre sí”, señala Ayuso.

El mismo pone sobre la mesa el hecho de que el coste de sustituir una aplicación por otra es caro, independientemente de que se haga on premise o en cloud. “Salir de la nube a veces no está previsto por el cliente y a veces los proveedores ponen trabas”, previene. Ayuso planteó a su multinacional viajar a Google for Business y al final se tuvo que descartar por motivos legales. “La Decisión 87 de 2010 de la Comisión Europea establece que en un contrato cloud, el proveedor y sus subcontratistas deben garantizar el servicio si cualquiera de ellos deja de operar. El problema es que pocos operadores se arriesgan a suscribir este punto”, comenta.

Pese a casos particulares y experiencias que no siempre son las deseables, hubo consenso en la mesa de que IT as a Service es el viaje ideal que una compañía puede realizar. Los beneficios son más que notorios. La democratización IT que aporta el cloud computing abre un horizonte de oportunidades a muchas compañías para poder competir en igualdad al menos en lo que tecnología se refiere. Y nadie se atreve a negar esta evidencia.


 

Computing 763