EntrevistasInfraestructuras

“A los bancos les sonaba a chino la productividad del software”

Dácil Castelo, directora del área de productividad de LedaMC

El ahorro viene a veces por conceptos insospechados. La directora del área de productividad de LEDAmc, Dácil Castelo, dejó claro que, durante mucho tiempo, el desconocimiento de la productividad del software ha hecho que en el fondo los costes fueran mayores aunque lo pagado a los proveedores fuera una tarifa baja. Una vez explicado no es tan complicado, pero la clave es que las empresas entiendan el concepto, señala Castelo.

Qué aporta la Guía Benchmark?

D. C.: Es bastante novedoso que haya una guía de Benchmark de desarrollo porque en el mundo de la tecnología, del desarrollo de software no es habitual que se mida la productividad que tiene.

¿Por qué no se suele conocer?

D. C.: Para conocer la productividad de desarrollo lo primero que hay que conocer es la producción de software y de modo habitual no se conoce porque no se mide, al contrario que en otras industrias, donde lo primero que llevan a cabo es medir la producción que hay. Ahora bien, que no se haya hecho, no quiere decir que no se pueda hacer. Nosotros, medimos basándonos en técnicas y herramientas consistentes que son estándares internacionales. Nuestro modelo es válido para cualquier tipo de sector. Trabajamos con entidades financieras grandes.

¿Con cuántos bancos trabajan?

D. C.: Hemos trabajado con BBVA, SANTANDER, BANKIA, CETELEM, RSI, CAJAMAR Y BANKINTER, pero el mundo de la banca tiene mucho potencial y siempre tenemos perspectivas de trabajar con más. Soy optimista y espero trabajar este año con otros dos grandes bancos más.

¿A los bancos les sonaba a chino que ustedes les hablaran de medir la productividad del software?

D. C.: Sí. Lo que hay que hacer es explicar la productividad porque en el mundo de las tecnologías de la información (TI) no se mide esta producción. El concepto que se tiene de productividad normalmente está asociado con las horas/hombre, con el esfuerzo que se emplea, cuando estas horas no son la producción sino que es la entrada al proceso productivo, no la salida.

Hay confusión con los conceptos de esfuerzo y de tarifa. Cuando hablamos de productividad hay que conocer la producción, pues si no es así, lo que estamos es hablando de otra cosa.

¿Cómo miden ustedes la producción?

D. C.: Utilizamos la técnica puntos función, que mide el tamaño funcional del desarrollo de software. No es una técnica que hayamos creado nosotros, sino que es un estándar internacional sustentado por la ASOCIACIÓN INTERNACIONAL DE USUARIOS DE PUNTOS FUNCIÓN (IFPUG).

En este sentido, hay países como Brasil, que es el país del mundo con mayor número de certificados en esta técnica. Brasil lo hace así porque el gobierno exige que todas las licitaciones públicas vayan estimadas en algo distinto a horas/ hombre. En Europa, esta técnica es habitual en Italia o los Países Nórdicos.

Sorprende lo que cuenta de Brasil...

D. C.: Es algo que viene determinado por la decisión del Gobierno y yo creo que tuvo que ver con la corrupción. Son técnicas objetivas y cuando estima en horas/hombre y a este respecto he de decirle que es fácil manipular cuando no se tiene una técnica objetiva.

¿Han trabajado con esta técnica fuera de España?

D. C.: Hemos trabajado con bancos españoles con presencia en el extranjero, en distintos países de Europa y América Latina. En Colombia, trabajamos con las Entidades Compensar y Banco Caja Social.

Cuando hablamos de productividad hay que conocer la producción, pues si no es así, lo que estamos es hablando de otra cosa.

Volviendo a sus soluciones ¿cuánto se tarda en ponerlas en marcha?

D. C.: El Benchmarking es un proyecto con una duración limitada en el tiempo, unas ocho semanas y le damos información de cómo está su productividad de desarrollo comparada con la del mercado.

No obstante este paso del que hablo es sólo el primero, pues, a partir de ahí, tiene que ser la empresa la que haga cosas para mejorar la productividad que tiene. Entonces, lo que hacemos es definir e implantar servicios de control de productividad, haciendo una labor continua de seguimiento mediante un cuadro de mando de productividad, de cómo es la productividad del cliente, de los proveedores de desarrollo que tiene.

En las tarifas, muchos buscan lo más barato. ¿Les compensa?

D. C.: Normalmente nuestros clientes tienen su desarrollo de software exteriorizado y pagan por jornada o por hora/hombre. En este sentido, una empresa puede estar satisfecha porque hayan conseguido un ajuste a la baja de lo que les cuesta un producto, ahora bien, si paga poco, pero el producto que le dan es poco también, en realidad está desembolsando mucho. Ahora bien, esto es algo que sólo lo sabes si estás midiendo el producto que te da el proveedor. Se sabe cuánto se paga por hora/hombre sin conocer el dato importante: el precio del producto, en este caso, cuánto genera por lo que se paga.

Esto es muy habitual. Hemos hecho tres estudios, siendo el primero el presentado en Londres en 2012 para ver la relación entre las tarifas y el precio real que se desembolsa por el producto.

Computing 757