InformesInfraestructuras

Conexiones de red: Finlandia adelanta a los demás países

Escandinavia demuestra al resto del mundo que las redes inteligentes no solo son útiles para los sectores industriales.

Hace tiempo que Nokia pasó a la historia como pionera en el sector de las telecomunicaciones. Desde el declive del gigante de los teléfonos móviles, rara vez se escuchan noticias sobre las novedades tecnológicas de esta región fuera del país de los mil lagos. Un verdadero error, porque en lo que se refiere a las redes, los escandinavos superan en años de excelencia a casi todos los demás países. Mientras que en otros lugares todavía estamos preocupados por los próximos pasos de la revolución industrial, muchos hogares en Finlandia llevan tiempo disfrutando de conexiones de red estables.

Este año, Finlandia ha sido el país anfitrión de la cumbre de la alianza M2M por méritos propios. Finlandia es un país con una densidad de población media de 15,5 habitantes por kilómetro cuadrado y es, por lo tanto, un lugar poco poblado donde salvar grandes distancias supone un reto bastante habitual. Sin embargo, Finlandia está mucho más avanzado que otras zonas de Europa y del mundo en asuntos como las conexiones mediante redes. “Finlandia posee enormes conocimientos técnicos en el campo de la digitalización”, asevera la embajadora de Finlandia en Alemania Ritva Koukku-Ronde, que enfatiza con esta afirmación la fortaleza competitiva de su país. «Finlandia cuenta con el mayor número de especialistas en tecnologías de la información de toda la UE. Ocupamos el tercer lugar en el ranking mundial en la adaptación de lo que se conoce com o Internet de las cosas. Nuestro objetivo es acelerar el avance de la digitalización y crear así la base para el crecimiento», aclara Ritva Koukku-Ronde.

Las entrevistas personales y presentaciones oficiales que realizó la delegación finlandesa en el evento europeo más grande del sector evidenciaron que los planteamientos y estrategias de un país como Finlandia son el resultado de una perspectiva completamente diferente de la de los demás países. El director del programa Finpro, Reijo Smolander, quedó maravillado con el despliegue publicitario de algunos países como el Reino Unido o Alemania en lo que respecta a la aplicación del Internet de las cosas en la industria. Sin embargo, el enfoque hacia las aplicaciones industriales está siendo motivo de preocupación para algunos. En la conferencia de prensa de la alianza M2M, el jefe de la delegación presentó, a modo de ejemplo, un esquema completo de las conexiones de la sociedad finlandesa. Demostró de manera gráfica, que en el extremo norte del continente las conexiones consiguen unir en red desde la industria tradicional, la agricultura y la producción, hasta el comercio. Incluso el usuario final utiliza un contador de energía que, como es lógico, también se conecta a la red.

Según Reijo Smolander, en principio, una amplia mayoría de la sociedad y la economía finlandesas muestra una actitud positiva frente a las conexiones de red. En el ámbito de la política finlandesa también se lo toman en serio y promueven la aplicación práctica de la tecnología de redes. Un ejemplo de ello es el intercambio de datos dirigido entre los ministerios de medio ambiente, justicia y economía, que les permite colaborar entre ellos para encontrar soluciones de manera conjunta en lugar de ponerse obstáculos en el camino.

«En el ejemplo de Finlandia se puede ver con claridad que todo es posible cuando se está conectado en red», señala Andreas Fink, presidente de la alianza M2M. «Si se dan las condiciones adecuadas, muchos procesos se pueden optimizar de forma eficiente e inteligente. El apoyo del Estado y la creación de una normativa equilibrada también contribuyen a conseguir la confianza de los usuarios. En este sentido, Finlandia desempeña un papel pionero, pues la expansión de la tecnología de redes por los sectores más importantes de la sociedad no solo se aprovecha, sino que se valora como tal», recalca Andreas Fink. «En la mayoría de los países, el apoyo político solo recae sobre los sectores industriales e, incluso en este aspecto, se podría lograr un éxito mucho mayor que el alcanzado en la actualidad», afirma Fink al tiempo que demanda un compromiso mayor. «Por lo tanto, trabajaremos sin descanso para ampliar las conexiones de red en Europa en beneficio tanto de la industria como de la economía».

Computing 757