NoticiasInfraestructuras

La importancia de la implantación de métricas de software

LEDAmc, DCG Software Value y TI métricas lanzan una guía de productividad del desarrollo de software para que las compañías puedan saber lo que están pagando y cómo pueden ahorrar costes.

productividad del software
productividad del software

Rafael de la Fuente, por parte de la empresa española LEDAmc, Michael D. Harris, por la norteamericana DCG Software Value y Mauricio Aguiar, por la brasileña TI Metricas, son tres de las principales empresas dedicadas a la implantación de métricas de software y que realizan benchmarking de desarrollo de software en Europa y América, y han firmado el acuerdo para compartir sus experiencias y, a partir de ellas, definir una Guía de Benchmarking.

La Guía permitirá que se unifiquen los criterios para la evaluación de la productividad de un Área de Desarrollo de Aplicaciones, y que los resultados obtenidos por distintas empresas en distintos estudios sean homogéneos y comparables, lo que facilitará la optimización de recursos y la preparación de presupuestos más ajustados. A partir de este lanzamiento, la GUIA será compartida con Organismos Internacionales de Métricas de Software y con el resto de empresas independientes que en la actualidad realizan este tipo de trabajos. Todas ellas están invitadas a unirse a esta iniciativa.

Todas aquellas empresas y organismos que se unan a la iniciativa la pueden utilizar y aportar sus comentarios y sugerencias de mejora. A partir de las aportaciones recibidas se publicarán sucesivas versiones de la Guía que también serán distribuidas públicamente.

Los resultados

Rafael de la Fuente explica que un grave problema relacionado con el software es que “no está orientado a la productividad. El software no es un producto tangible, no se cuantifica”, por lo que su medición es muy compleja. No puede valorarse por número de horas trabajadas  tampoco por el esfuerzo, por lo que las tres compañías implicadas abogan por la medición por puntos función, que verdaderamente facilitan el conocimiento de la cantidad de producto y la productividad.

Los resultados de la Guía Benchmarking elaborada a 10 grandes clientes y con 14 proveedores han desvelado que una tarifa más baja de software no necesariamente se traduce en un precio menor, y que además disminuir exageradamente las tarifas solo conduce a encarecer el precio del software. Además, igualmente revelador es el hecho de que un mismo proveedor puede tener grandes variaciones de precio en diferentes clientes, un hecho que no se suele percibir porque las tarifas son muy similares. Otra reveladora conclusión es que los clientes que cuentan con un solo proveedor son los que tienen el precio más alto. Para Rafael de la Fuente, esto no suele ser un acto de mala fe por parte de los proveedores, sino que es producto del desconocimiento y de no contar con herramientas adecuadas de medición de la productividad del software. Por eso, cada vez más clientes solicitan sus servicios con la intención de conseguir ahorros importantes. Los clientes suelen tener establecidos sus contratos en base a tarifas y esfuerzos, con una considerable necesidad de reducir los costes. Sin embargo, son conscientes de que a partir de un punto, la calidad disminuye, y bajar las tarifas no garantiza reducir costes. Por lo tanto, Ledamc, DCG Software Value y TI métricas consideran vital tener en cuenta la productividad, en lugar de hablar solo de tarifas.

Además, las tres compañías abogan por reforzar los estándares internacionales, extendiendo las prácticas de comparación de precios reales de desarrollo, y abrir un camino de colaboración con más recorridos.

Computing 759