OpiniónInfraestructuras

Banca y tecnología siguen el mismo ritmo

En la financiación al consumo, los sistemas IT son claves.

 Se tiene como idea común que un proceso de crédito moderno requiere sistemas bancarios maduros, los cuales monitorizan todos los aspectos de un préstamo, desde evaluaciones de riesgos a cobros mediante el acceso automático a las agencias de crédito y a historiales de cuentas bancarias. Pero es posible encontrar una forma idónea para desarrollar estos procesos a mayor escala.

El crédito es primordial para que cualquier economía crezca y produzca nueva riqueza y para una institución financiera dispuesta a participar en este desarrollo, es importante definir los procesos correctos y las herramientas correctas. La plataforma de TI debe ser lo suficientemente flexible como para permitir que la automatización y las interacciones humanas funcionen conjuntamente; también debe ser lo suficientemente reactiva para ajustar constantemente los parámetros a fin de mantener los riesgos bajo control. Por último, el entorno tecnológico debe seguir el ritmo de los cambios que se producen en el sistema bancario a nivel nacional o en los procesos de regulación, ya que muchos países están creciendo rápidamente y están moviendo sus estructuras económicas y administrativas a gran velocidad.

Por lo tanto, una plataforma de crédito debe ser capaz de evolucionar desde un contexto local y manual de procesos a un sistema maduro cada vez más integrado.

Hay que tener en cuenta la participación del consumidor y de su gestión financiera en el desarrollo económico durante siglos; por ello, la tecnología puede y debe desempeñar un papel importante al permitir a los países en desarrollo proporcionar crédito al consumo y participar en el progreso económico mundial.

Garantías de financiación

En países con sistema bancario y una oferta de crédito maduros, existen plataformas especializadas con información sobre el posible deudor. En estos entornos, el riesgo de crédito es evaluado bien de modo automático o de forma manual o semiautomática.

En la financiación al consumo, los sistemas IT deben identificar si el consumidor tiene un incidente bancario en curso, lo que se realiza haciendo referencia a una base de datos nacional predeterminada y luego determinando el potencial de reembolso comparando los cargos con los ingresos del consumidor. A continuación existe una fase de control que incluye el análisis y verificación de documentos, incluyendo el activo financiado, e informes bancarios.

Es importante tener herramientas que puedan simular, almacenar y recordar varias propuestas para ser evaluadas.

Por lo tanto, es necesario que el sistema cuente con múltiples simulaciones con diferentes formas, cantidades financiadas, pagos por adelantado…El sistema de TI que apoya el trámite y la simulación de la propuesta debe ser suficientemente configurable para hacer frente a todas las especificidades locales, y formular propuestas sencillas y claras.

Evaluación de riesgos

La evaluación del riesgo es uno de los pasos más importantes dentro del proceso; debe permitir la elaboración de un cuadro de mando con un conocimiento profundo del perfil del prestatario con cientos de criterios. Y el sistema de información que valide el proceso debe ser apto para aceptar y seguir todo el pago total o parcial, incluido el efectivo.

Por lo tanto, la elección de un sistema flexible y robusto que gestione todas las fases de un proceso de financiación al consumo, supervise la evolución de los incumplimientos y proponga acciones apropiadas.