OpiniónInfraestructuras

EL PUNTO SOBRE LAS TIC: ¿4G en la Luna?

En mis tiempos estar en la luna era alguien que no pisaba tierra y andaba siempre enfrascado en sus fantasías irrealizables.

Siempre se ha llamado lunáticos a los locos y los propios licántropos se transformaban en lobos cuando llegaba el plenilunio. Cuando era niño, astronautas estadounidenses y cosmonautas rusos competían por ser los primeros en plantar su bandera en la superficie lunar, y fueron los primeros los que lograron la proeza, dejando con un palmo de narices a sus rivales soviéticos. Luego ha habido otros siete viajes, 21 hombres habrían orbitado la luna y 12 habrían pisado su superficie.

Las malas lenguas conspiranoicas, además de negar el aterrizaje de Armstrong, hecho que consideran la gran falacia mundial, señalan que no hay vida en el satélite y que no es posible asentarse allí y, por tanto, se mira a Marte con mejores ojos. Totalmente desorientado en este tema, lo reconozco, no he podido menos que sonreírme cuando me he enterado de la noticia propiciada por Vodafone Alemania y Nokia, que van a crear la primera red LTE en el satélite de la Tierra. PTScientists liderará la Mission to the Moon para llevar 4G, una noticia que puede ser un duro golpe para los soñadores que hicieron de Selene el reflejo de su soledad y sentimiento poético. Carpetazo a García Lorca y a Góngora, y a las baladas de los cantantes sensibleros. Se conectarán dos rovers Audi Lunar Quattro con una estación base situada en el módulo autónomo de aterrizaje y navegación (Alina). Previamente se lanzará un cohete Falcon 9 de SpaceX desde Cabo Cañaveral.

Como curiosidad, Nokia Bell Labs será la encargada de crear una red espacial ultracompacta que será la más ligera que se ha desarrollado hasta la fecha, con un peso inferior a un kilo, igual que un paquete de azúcar. La red 4G permitirá a los rovers Audi lunar quattro comunicarse y transferir datos científicos y vídeo HD mientras se acercan cuidadosamente y estudian el vehículo de exploración lunar Apollo 17 de la NASA que quedó abandonado en 1972. Más allá del desencanto romántico y de los chascarrillos de tuits desde la Luna que puede suscitar esta noticia, es indudable que representa un paso gigantesco para Internet móvil.

Computing 775