NoticiasMercado TI

Carlos Clerencia deja la dirección de Intel España por "una reestructuración interna"

El directivo llevaba en la compañía un total de 24 años, y llegó a la dirección general de la filial en octubre de 2016, sustituyendo a Norberto Mateos

Carlos Clerencia abandona Intel España después de 24 años en la compañía.
Carlos Clerencia abandona Intel España después de 24 años en la compañía.

Carlos Clerencia ha dejado de ser country manager de Intel en España y Portugal desde primeros de año. De hecho, según ha confirmado la propia Intel, Clerencia ya no está en la compañía y tampoco tiene sustituto al día de hoy. Los motivos de su salida son una "reestructuración interna" de la firma. Clerencia, que en Linkedin sigue figurando como primer ejecutivo de Intel a escala local, llegó al cargo en octubre del 2016, cogiendo las riendas que dejó Norberto Mateos.

Anteriormente, Clerencia desempeñó el cargo de director del sector público y corporativo en Intel para España y Portugal, llevó las alianzas corporativas del gigante de los chips en el sur de Europa y fue durante siete años responsable de canal de la filial, entre otras cosas. En total, Clerencia ha estado vinculado a Intel durante 24 años. Previamente trabajó para compañías como Alcatel, Arrow o Thales.

La noticia llega en un momento delicado para el fabricante de procesadores. Precisamente, el tradicional encuentro de Reyes con la prensa que celebra todos los años la filial española de Intel  a primeros de enero fue cancelado a última hora por un cambio en la agenda de los portavoces, según explicó la propia compañía. A ese encuentro debía asistir el propio Clerencia.

Además, la compañía empezó el año enfrentándose a un delicado problema de seguridad. En concreto, Intel tenía que reconocer vulnerabilidades por fallos de fabricación en la última década de sus procesadores. Hace sólo unos días, el CEO, Brian Krzanich, aprovechó su intervención en el CES, la feria de electrónica de consumo de Las Vegas, para tranquilizar a usuarios y partners y aseguró que los problemas en la mayor parte de los procesadores afectados serán subsanados en el plazo de unas semanas. Además, dijo que al día de hoy no se han producido ataques de hackers aprovechándose de las vulnerabilidades detectadas en los chips. 

Computing 773