NoticiasMercado TI

El negocio TI de Indra supera los 1.900 millones de euros

Indra ha cerrado el ejercicio de 2018 con unos ingresos de 3.104 millones con un incremento del 5,8%, si bien el beneficio neto cayó un 5,6% hasta los 120 millones de euros.

Indra ha anunciado sus resultados totales que arrojan un aumento de sus ingresos de casi el 6% con 3.104 millones de euros, aunque la contratación creció en moneda local un 9%. En cambio el beneficio neto se redujo un 5,6% debido, según la compañía, a “menores atípicos”.

La mejoría de los ingresos se ha debido principalmente por la aportación de las adquisiciones, así como por el propio crecimiento orgánico de la compañía:  Los ingresos de la división de T&D en 2018 aumentaron un 1% en moneda local. El vertical de Transporte y Tráfico (un 7% en moneda local) registró crecimientos tanto en el segmento de Transportes (proyectos relevantes en AMEA y en América, destacando Ecuador) como en el de Tráfico Aéreo (programas europeos e internacionales, concretamente en Argelia y China).

El crecimiento de Transporte y Tráfico ha compensado el descenso de Defensa y Seguridad (del 4% en moneda local), principalmente afectado por la menor contribución del proyecto Eurofighter.

La contratación en la división de Minsait  (Tecnologías de la Información) creció un 10% en moneda local, comportamiento muy positivo teniendo en cuenta la difícil comparativa con el año pasado (proyecto de Elecciones en Asia, Oriente medio y África -AMEA-). Todos los verticales presentaron un fuerte crecimiento (también Administraciones Públicas y Sanidad excluyendo el negocio de Elecciones), en el que destacan los contratos firmados con Repsol, Enel, Telefónica, así como en el sector financiero con grandes cuentas, banca mediana y en el negocio de las procesadoras de Medios de Pago.

Fernando Abril-Martorell, Presidente Ejecutivo de Indra ha señalado:Los resultados de 2018 comienzan a mostrar los frutos de la implementación de las iniciativas de transformación, inversión, eficiencia y cambio cultural de nuestro plan estratégico 2018-2020, así como el desempeño de las nuevas organizaciones tanto en la división de TI como en T&D”. El directivo explicó que la rentabilidad de la compañía vuelve a mejorar, el EBITDA crece en valor absoluto y como porcentaje de los ingresos, en un año de menor contribución del programa Eurofighter y del negocio de Elecciones.

En cualquier caso, el mensaje a los accionistas es más que positivo: “En definitiva, los resultados de 2018 muestran la vuelta de Indra al crecimiento de los ingresos, la mejora de la rentabilidad y de la estructura de capital, y la reducción de la deuda. En 2018 hemos cumplido e incluso sobre cumplido los objetivos comprometidos con la comunidad financiera para el ejercicio 2018. Al mismo tiempo, los crecimientos de la contratación y de la cartera, por encima de los propios ingresos, aumentan la visibilidad de nuestro crecimiento a futuro.

Durante el ejercicio 2019, Indra espera continuar con sus esfuerzos de transformación e iniciativas de costes, para compensar la continua presión competitiva que afronta en sus negocios, en particular en Minsait.

Computing 782