OpiniónMercado TI

¿Qué aporta el Open Data en el desarrollo de la Smartcities?

Victoria López, @victoriademates, miembro del Grupo de Trabajo Datos Abiertos en la Federación Española de Municipios y Provincias y profesora de Mbit School.

Victoria López, profesora de Mbit School
Victoria López, profesora de Mbit School

Desde que en 2004 la entonces Open Knowledge Foundation iniciara su andadura reclamando el derecho de los ciudadanos sobre los datos públicos, la panorámica universal ha cambiado enormemente. En parte gracias a las políticas de transparencia de los gobiernos más avanzados y en parte también por el necesario desarrollo de las smartcities. Una estrategia muy aceptada por las grandes ciudades para conseguir una moderna calidad de vida sin comprometer la seguridad de los ciudadanos es motivar la participación de empresas, instituciones e individuos en el desarrollo de los recursos y aplicaciones:  "Te invitamos a descubrir y construir a través de los datos públicos” es el mensaje de algunos gobiernos. Pero, ¿cómo se consigue? Está claro que las nuevas Tecnologías de la Información están muy presentes en este objetivo. Los ciudadanos de cualquier índole son invitados a participar con su opinión, proporcionándoles toda la información necesaria de forma transparente. Las empresas son invitadas a generar negocios de interés para los ciudadanos que a la vez generen riqueza y contribuyan al desarrollo económico de las empresas e instituciones. Un ejemplo es la aplicación Moovit que nos permite saber a que hora llegara el autobús, pero hoy en día hay ya infinidad de aplicaciones basadas en la reutilizacion de datos abiertos.

Los ciudadanos de cualquier índole son invitados a participar con su opinión

Motivados por las políticas de transparencia, los gobiernos están dispuestos a proporcionar la materia prima más valiosa: los datos. Estos datos son recogidos con dinero público, almacenados y actualizados en formatos fácilmente manejables. Una vez publicados se convierten en Open Data. Desde el 30 de septiembre de 2010, cuando  el Archivo Nacional del Reino Unido liberó la primera licencia gubernamental de reutilización de los datos,  las doctrinas de Gobierno Abierto han tenido como objetivo que la ciudadanía colabore en la creación y mejora de servicios públicos y en la transparencia.

Habitualmente los Open Data son accesibles en portales web que han ido evolucionando muy positivamente en los últimos años. En estos portales podemos descargar conjuntos de datos -datasets- y analizarlos directamente. También podemos solicitar la publicación de nuevos conjuntos de datos o automatizar descargas o consultas de interés para nuestros negocios. En la era del Big Data, las fuentes de información abiertas cobran un especial interés:  son datos actualizados, limpios y fiables. No requieren complicados procesos de integración al no contener ruido y sólo tendremos que descargar los que necesitemos en cada momento, por lo que ahorramos tanto tiempo de transferencia como costes de almacenamiento.

Afortunadamente las universidades y centros de investigación también se están sumando a esta iniciativa. Aparecen los ‘Open Repository’  donde se publican los resultados de investigaciones y todo tipo de datos experimentales. En España,  por ejemplo, se ha creado  el Repositorio Institucional de la Universidad de Granada. También en Madrid, el proyecto Social Big Data-CM con miembros de varias universidades,  contempla la creación de un repositorio abierto donde compartir los resultados de las investigaciones sobre el cambio social a partir de Big Data.  Muy pronto todas nuestras universidades aportarán sus resultados y junto con los Open Data gubernamentales podremos observar grandes cambios en nuestra sociedad.  

Computing 778