OpiniónMercado TI

La innovación, en órbita

El gasto en I+D+i en España se sitúa en el 1,2% sobre el PIB; el objetivo marcado por la UE está en el 3%.

Pedro Duque llega al Ministerio de Ciencia, Innovación y Universidades con el claro objetivo de alejarse de esa lista que sitúa a España entre los países europeos con peores niveles en innovación. Bruselas así lo dictamina. Como ejemplo, entre 2009 y 2016, la inversión total en I+D disminuyó un 9,1% en nuestro país, donde el gasto en I+D+i se sitúa en el 1,2% sobre el PIB; el objetivo marcado por la UE está en el 3% dentro de su estrategia Europa 2020.

Pedro Duque tiene un reto de dimensiones considerables, un reto que sus predecesores no han podido cumplir. El motivo, que estamos en un país de pymes, de grandes empresas que miran hacia otro lado y de una administración que en los últimos siete años ha recortado las ayudas a la I+D+i en cerca del 30%, “teniendo además en cuenta que en torno a la mitad del presupuesto dedicado a la I+D+i no se está ejecutando”, como sostiene Aleix Pons, de la Fundación Cotec.

El reto de Pedro Duque será poner la innovación en órbita, tiene experiencia y capacidad de adaptación para ello. Deberá estimular al ámbito privado y fomentar lo público, y, como el protagonista de ‘Un astronauta en la corte del Rey Arturo’, saber convencer a aquellos que aún viven en el pasado.

Computing 772