OpiniónMercado TI

OPINION: La tecnología brilló por su ausencia en el debate electoral

Los dos debates electorales han dejado como triste constancia que la ciencia, tecnología y la innovación son temas que apenas cuentan en la conciencia de nuestros candidatos a gobernar el país.

Tras dos intensos y marrulleros debates en RTVE y A3Media, ha quedado meridianamente claro que las TIC no forman parte de la agenda de nuestros políticos. Como siempre se recurrió a los sentimientos emocionales, a las banderas, a las imprecaciones y al cruce de dardos envenenados.

Cuando la mayor preocupación actual es combatir las fake news, resulta que los tres candidatos con más probabilidades de éxito, Pedro Sánchez, Pablo Casado y Albert Rivera (con la excepción de un ‘moderado’ Pablo Iglesias) se acusaron permanentemente de mentir. Lo cual no deja de ser preocupante: si todos se acusan de mentir, o mienten cuando acusan o resulta que no mienten con su afirmación, con lo cual se confirma la mentira de los imprecados. Conclusión: ¿Todos mienten?

Estos dos debates han dejado al desnudo a unos políticos sin ideas y estereotipados, constreñidos por su ideario político, y por una visión de España antagónica y obsoleta

Un trabalenguas que ilustra el comportamiento de unos políticos que solo buscan luces de neón y consignas que calen en su electorado, que –a su parecer- solo consumen mensajes mascados. Estos dos debates han dejado al desnudo a unos políticos sin ideas y estereotipados, constreñidos por su ideario político, y por una visión de España antagónica y obsoleta.

Precisamente es esa visión anacrónica lo que lleva al desánimo a muchos ciudadanos y ciudadanas que miran hacia delante, miles de jóvenes a los que no convencen porque tienen su futuro hipotecado, o que, simplemente, no tienen futuro.

Un dato objetivo, Cataluña copó el debate como demuestra el conteo realizado por Newtral, con 65 menciones, con el líder de Ciudadanos especialmente machacón. La cultura tampoco asomó durante el debate con apenas dos menciones de Rivera, y la educación fue comentada seis veces. Un balance bastante deprimente, teniendo en cuenta que la innovación, la formación y la tecnología son los cimientos de un futuro sostenible para España, y sin embargo, a nuestros representantes políticos parece importarles un bledo. Supongo que tampoco sabrán que un bledo es una planta un tanto ‘insípida’, como su propio discurso electoral.

Computing 782