Casos de éxitoMovilidad

Aplicaciones móviles para tratar la Insuficiencia Cardiaca

El proyecto europeo “Hearten” permitirá a los pacientes controlar su estado de salud y comprobar si siguen su tratamiento a los profesionales médicos.

La consultora multinacional everis, el Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) y Servicio Andaluz de Salud participan en el Consorcio de entidades que llevarán a cabo el proyecto “Hearten”, financiado por la Comisión Europea, que consiste en la creación de un ecosistema de aplicaciones de salud móviles (mHealth) centradas en los pacientes que sufren insuficiencia cardíaca (IC).

El objetivo del proyecto, que cuenta con 3 años de duración, es facilitar tanto a los pacientes como a los profesionales sanitarios el cumplimiento del tratamiento médico que deben seguir para controlar la enfermedad y mejorar la calidad de vida de las personas con IC a través de un kit de biosensores conectados a una aplicación móvil para que pueda controlar su estado de salud.

Gracias al desarrollo y puesta en marcha de este entorno tecnológico cooperativo, los pacientes sabrán, en tiempo real, el estado de sus constantes vitales y tendrán un mayor control para el seguimiento de su enfermedad gracias a la integración de toda la información relacionada con el tratamiento prescrito, a la que podrán acceder desde su propio smartphone.

Aparte de promover la autonomía del paciente, el proyecto facilitará la atención y seguimiento de los pacientes por parte de los profesionales sanitarios ya que hará posible que los profesionales sanitarios y los cuidadores puedan emitir avisos, coordinar las terapias, mejorar la adherencia al tratamiento e intervenir antes de que ocurran incidencias en la salud del paciente.

HEARTEN permite involucrar a todos los actores relacionados con la gestión de los pacientes para frenar el avance de la IC, una enfermedad que afecta a 26 millones de personas de todo el mundo, con un coste anual a los servicios de salud de 6.000 euros por paciente. El presupuesto global de desarrollo e implementación del proyecto es de 4,5 millones de euros en 36 meses, financiados por la Comisión Europea.

Biosensores para la medición de aliento y saliva

El proyecto contempla el desarrollo de biosensores para la medición del aliento y la saliva que serán capaces de reflejar el estado de salud del paciente y detectar si está siguiendo el tratamiento prescrito. El biosensor de aliento estará integrado en el smartphone del paciente y el biosensor de saliva, en una taza

También se añadirán otros sensores para el control del ritmo cardiaco, la presión arterial y la actividad física del paciente. Estos datos se integrarán conjuntamente con su información nutricional, que será introducida a través del smartphone, el seguimiento del peso, medido a través básculas inalámbricas así como información sobre el perfil y estado del paciente, incorporada por cuidadores y profesionales de la salud.

La información registrada a través de estos múltiples parámetros se transmitirá a la arquitectura en la nube de Hearten, donde un sistema de gestión de conocimiento los analizará y generará alertas, guías, tendencias y modelos predictivos para el paciente y el resto de actores relacionados, con el fin de evitar situaciones críticas que puedan darse por no seguir las indicaciones médicas o el tratamiento farmacológico prescrito.

Hearten está siendo desarrollado por un consorcio multinacional compuesto por 12 socios de 6 países diferentes:  everis,  Consejo Superior de Investigaciones Científicas, y Servicio Andaluz de Salud (España); Universidad de Pisa, SESA NV Srl y YourDATA (Italia); Universidad Lyon 1 Claude Bernard y Lyon Ingeniere Projects (Francia); AppArt y Foundation For Research and Technology Hellas (Grecia); Centro Médico de la Universidad de Rostock (Alemania) y Caredome Patient Support and Healthcare Solutions (Portugal).

Computing 779