EncuentrosMundo digital

La Educación afronta su propia gestión del cambio

Entre las conclusiones del encuentro de Computing con expertos del sector educativo destaca que la tecnología avanza con mayor rapidez que la Educación

Un año más, los principales representantes del área tecnológica de distintas instituciones educativas, tanto públicas, como privadas, se han reunido junto con Computing para poner de manifiesto sus perspectivas con respecto al mundo educativo durante la mesa redonda ‘Modernizar la educación: el ABC de la digitalización’, en compañía de VMware, SAP y Telefónica.

2018 es un año clave para las TIC en el sector educativo, y a pesar de que la Ley del Procedimiento Administrativo Común con relación a la Administración Electrónica entró en vigor en 2016, no es hasta octubre de 2018 cuando las previsiones relativas al registro electrónico de apoderamientos, registro de empleados públicos habilitados, punto de acceso general electrónico de la administración y archivo único electrónico serán efectivos y de obligado cumplimiento.

Estos aspectos legales, y las distintas disrupciones que se están dando en otros campos, han puesto al sector educativo alerta y en primera línea de batalla para afrontar la transformación digital. Entre los diferentes representantes del sector surgieron dudas con respecto a qué deparará el futuro al sistema educativo, pero si en algo coincidieron todos, es en que el camino, sin duda, será digital.

La disrupción tecnológica ha llegado al sector educativo, “banca, comunicaciones, transporte, etc., están sufriendo metamorfosis radicales a causa de la tecnología, y en la educación se van a acometer cambios drásticos también”; aunque a un ritmo distinto, “se está transformando muy despacio, estamos aún al comienzo de la transformación digital”, según expresaron durante el encuentro algunos de los asistentes. Se empiezan a perfilar muchos movimientos, “pero aún son muy incipientes”. Los directivos no ven que el problema sea el presupuesto, sino más bien “la falta de recursos e iniciativas, quizá también de valentía”. La tecnología no está dejando de lado ningún sector, y el de la educación no es una excepción, aunque “los proyectos en este ámbito son tremendamente complejos”. Aquí no consiste en “implantar una tecnología y dejarla funcionar, sino que son proyectos que conllevan grandes cambios culturales, y muchas veces es más importante conseguir una exitosa gestión del cambio que la tecnología en sí misma”.

Puede acceder al contenido completo descargando el PDF

Computing 770