EntrevistasMundo digital

“Confío plenamente en el potencial de las empresas europeas”

Adrian McDonald, Presidente de Dell EMC en EMEA.

Con el MWC 2019 en plena ebullición en su primer día de apertura, nos reunimos con Adrian McDonald, que conoce el negocio de la compañía al dedillo después de llevar 30 años trabajando en ella, una cantidad de tiempo inusual en los tiempos que corren.

¿Cuál es el valor del negocio de Dell Technologies en EMEA?

A. M.: Hace dos años el negocio de Dell Technologies valía 72 mil millones de dólares, en noviembre de 2018, esta cifra ascendió a los 90.600 millones de dólares. Por su parte, EMEA está experimentando un fuerte crecimiento en todas las áreas de negocio. En general, la comapañía ha crecido en esta región un 14% respecto al año anterior.

Adrian McDonald, Presidente de Dell EMC en EMEA.
Adrian McDonald, Presidente de Dell EMC en EMEA.

¿Cree en el potencial de las compañías europeas?

A. M.: Confío plenamente en el potencial de las empresas europeas. En Europa se está creando una industria tecnológica muy potente, lo cual podemos comprobar en encuentros como el MWC de Barcelona. Al igual que ya ha ocurrido en otros lugares como EEUU, China o Japón; Europa sustenta sus oportunidades de desarrollo en la innovación. Invertir en educación y tener ambición son las claves para no quedarse atrás. En nuestro caso, hemos invertido 13.000 millones de dólares en I+D en los últimos tres años, principalmente en software.

Hablando sobre tecnología, ¿qué papel juega el dato en el negocio de Dell?

A. M.: Gracias al valor que nos aporta la gestión de los datos estamos construyendo un nuevo mundo. Como ocurrió en el pasado con la invención de la electricidad o la imprenta, el uso del dato está suponiendo una auténtica revolución. De esta manera, los datos se han convertido en activos digitales sobre los que giran tecnologías y procesos con el objetivo de optimizar los negocios, los gobiernos, la gestión sanitaria,...

Las organizaciones se centran en tres factores: cómo ganar agilidad a la hora de desarrollar aplicaciones, lo que implica atraer el mejor capital intelectual del mercado; cómo hacer todo esto con la máxima ciberresiliencia; y, por último, cómo maximizar los beneficios de la Era Digital minimizando los costes, aquí es donde ha entrado en juego la nube.

¿Es la nube una plataforma adecuada para alojar la información sensible?

A. M.: Depende del modelo cloud. Hace cinco años todo el mundo pronunciaba la frase “cloud first”, -mover tu negocio a la nube pública era la tendencia-; hace tres años, las dudas respecto a la seguridad empezaron a hacer mella en las empresas y estas comenzaron a pasar sus activos críticos a la nube privada, donde pensaban que tenían un mayor control. Pero lo cierto es que, hoy por hoy, el que se está extendiendo es el modelo de nube híbrida con una estrategia multicloud, en el que cada uno crea su propia versión o experiencia en la nube. Esta mezcla es segura, más fácil de poner en funcionamiento y confiable. Por su parte, la arquitectura multicloud aporta ventajas como un mayor rendimiento y control de costes, y cada vez tiene más cuota de penetración entre los usuarios.

En definitiva, cuando las compañías buscan arquitectos TI, como Dell Technologies, con los que construir el futuro de su empresa, suelen idear un modelo con un 15% en la nube publica, un 20% legacy y un 65% en la nube privada. En este sentido, la subcontratación de sistemas integrados y la estrategia junto con nuestros proveedores de servicios -como son Telefónica, Vodafone, Orange, Swisscom, Telecom Italia o T-Systems-, ha facilitado mucho el camino hacia la multicloud y garantiza los resultados a nuestros clientes.

¿Cuáles son sus próximos objetivos?

A. M.: Ahora estamos focalizados en alcanzar dos metas: que nuestra tecnología posibilite el progreso, y que aumente el valor que brindamos a nuestros clientes, partners y stakeholders. Todas las áreas de transformación del mercado, tanto de TI como digital, de la fuerza de trabajo o de la seguridad, intentan conseguir ser el partner o proveedor número uno en sus respectivas áreas. El mercado, y la sociedad, cada vez más genera ganadores y perdedores más rápidamente, y todos quieren estar en el primer grupo y no pasar al segundo.

Computing 780