OpiniónMundo digital

Los millennials impulsan la transformación de la banca

Por Guillermo Vicandi, cofundador y CEO en Bnext.

Guillermo Vicandi, cofundador y CEO en Bnext.
Guillermo Vicandi, cofundador y CEO en Bnext.

Aunque latransformación digital sea una realidad imparable en todos los sectores, el financiero ha sido el que más se ha resistido. Pero es adaptarse o morir. La banca es un sector tradicional que apenas hace unos años ha empezado a tener cambios en su estructura y oferta. Ha sido un proceso casi obligado, motivado principalmente por la transformación tecnológica de todo a su alrededor -especialmente tras la aparición de las fintech- y del cambio de la demanda y hábitos de consumo de los usuarios.

La generación del Milenio (nacida entre el 1981 y 2000) es la que más ha impulsado los cambios en el sector. Esta generación ha conocido lo analógico, lo digital y su evolución. Es la más numerosa de la historia de EEUU, con 80 millones de personas, y que en Europa la componen 51 millones y algo más de 8 millones en España. Según la consultora Deloitte, en 2025 la generación Millennial supondrá el 75% de la fuerza laboral del mundo.

¿Y qué tiene de especial esta generación, que entra con fuerza en todos los sectores para querer transformarlos?

Son los primeros nativos digitales, crecieron “conectados”, y esto les hace tener una visión diferente de las generaciones anteriores, pudiendo prever cambios e incluso impulsándolos ellos. Crecieron con la expectativa de un mundo digitalizado. El uso de la tecnología, la colaboración y el emprendimiento, son sus claves para crear, transformar y reconstruir industrias enteras. Sus demandas y expectativas son radicalmente diferentes a las de cualquier generación anterior. Pero además, son exigentes con las empresas. Si preguntamos a los nativos digitales cuáles son sus prioridades encontraremos respuestas como: transparencia, personalización, digitalización, inmediatez, facilidad…

España es uno de los países de la UE con mayor penetración de smartphnones, con un 71% 

El informe The Millennial Disruption, que se basa en más de 10.000 encuestas a millennials en EEUU, consiguió datos bastante desoladores para la banca tradicional. El 53% de los millennials que participaron en el estudio piensa que su banco no se diferencia de otros, 1 de cada 3 están abiertos a cambiar de banco en los próximos 90 días, y el 30% incluso piensa que en el futuro no necesitará un banco. No hay ningún tipo de compromiso, ni ilusión, ni visión de futuro de los millennials hacia la banca tradicional. Y aunque se pueda pensar lo contrario de ellos, viéndolos como “jóvenes y acomodados”, es una de las generaciones más importantes en cuanto a gastos personales y potencial económico.

Reino Unido es uno de los países con mayor penetración en banca digital, un 64%

Poco a poco va habiendo cambios y van apareciendo nuevos agentes en el mercado. No solo por la “obligada” transformación de los bancos tradicionales, sino por la aparición de cantidad de fintech y neobancos consistentes y preparados para encarar el futuro. Muchos bancos todavía no han desarrollado habilidades digitales que encajen con la mentalidad de los millennials. Esto ha creado muchas oportunidades para la fintech y muchos retos para los bancos. Pero todavía se necesitan cambios en el marco regulador y en la mentalidad de muchas generaciones. Se quiere un modelo de banco diferente, pero se tarda en ver que otra realidad es posible. España es uno de los países de la UE con más alta penetración del Smartphone -un 71% de los individuos se conectan a internet por esta vía- y, sin embargo, se sitúa por debajo de la media en cuanto a penetración de la banca digital, un 43% frente al 53% de media o al 64% de Reino Unido.

La gran mayoría de las fintech y neobancos están siendo creadas por un público millennial. Puede que no sea un público con una tan larga experiencia como un banco tradicional, pero vienen con las ideas claras sobre lo que demandan los nuevos consumidores, las mejores formas de unir tecnología y personas, y muchas, muchas ganas de hacer posible una nueva forma de hacer banca.

Computing 760