OpiniónMundo digital

El futuro ya ha llegado

Por Iván Lozano, CEO de Atos.

Iván Lozano, CEO de Atos.
Iván Lozano, CEO de Atos.

2018 será un año prólogo de grandes transformaciones tecnológicas que tendrán, a corto y medio plazo, un fuerte impacto en todos los ámbitos de la actividad humana, impulsando y dando nuevas dimensiones al proceso de transformación digital en el que estamos embarcados. En este nuevo escenario, la computación cuántica creará un nuevo paradigma, totalmente disruptivo, en ámbitos que van desde la propia idea de lo que son hoy las TI a la supercomputación, la ciberseguridad, el Big Data, la analítica de datos, el Machine Learning o la Inteligencia Artificial.

Hace poco más de un año, lanzamos Atos Quantum, un programa de Computación Cuántica en Europa, que ha permitido desarrollar el simulador cuántico más poderoso del mundo -Atos QLM- presentado a mediados de 2017 y que ha logrado su primer éxito comercial, con la compra de una máquina por el Laboratorio Nacional Oak Ridge de Tennessee, el laboratorio multi-programa de ciencia y energía más grande del mundo, dependiente del Departamento de Energía de EEUU.

 En paralelo, la Inteligencia Artificial será una herramienta omnipresente en los negocios, asumiendo tareas rutinarias y permitiendo que las personas se centren en actividades que aporten valor. Esta automatización tendrá un fuerte impacto en el mercado laboral, que obligará a desarrollar nuevas fórmulas que aseguren la sostenibilidad de la sociedad a la vez que el desarrollo económico.

Para captar talento, las empresas tendrán que cambiar y ofrecer nuevas formas de comunicación y herramientas de colaboración social que, además, mejorarán la productividad

Considerado por muchos como el principal avance técnico desde la creación de Internet, Blockchain transformará el mercado financiero y los medios de pago radicalmente. Esta tecnología extenderá su aplicación a todas aquellas actividades que requieran confirmar una acción o situación, ya sea un pago, un contrato, documento, prueba médica o un estado determinado de la materia, sin necesidad de la participación de un tercero que la valide, aportando confianza y seguridad al proceso.

Prevemos además un gran impacto de la tecnología en el ámbito laboral, donde la reinvención del puesto de trabajo será una pieza clave. En 2025, el 75% de la fuerza de trabajo serán millennials, para los que la tecnología, los dispositivos móviles, las redes sociales, la flexibilidad en el trabajo y las oportunidades de crecimiento serán claves. Es decir, para captar talento, las empresas tendrán que cambiar y ofrecer nuevas formas de comunicación y herramientas de colaboración social, que, además, mejorarán la productividad. Los futuros líderes administrarán equipos globales con una estructura en red, serán empáticos y actuarán más como coachs que como gerentes, primando valores como la transparencia, la flexibilidad y el empoderamiento y buscando el mejor equilibrio entre la vida laboral y personal. Estos cambios van a suponer una transformación, digital y radical, de lo que hoy entendemos como puesto de trabajo, un nuevo modelo de trabajo y una experiencia más enriquecedora y satisfactoria para los profesionales y colaboradores de las firmas del futuro. 

Computing 773