OpiniónMundo digital

¿Mantenerse o innovar?

Por Lucio Martínez de Salazar, Director de Análisis de Penteo en Madrid.

Nuestras investigaciones indican que dos de cada tres CEO piensan que las TIC son estratégicas, frente a solo uno de cada tres. Parece ser que la visión más operativa de los directivos de tecnología está muy condicionada por su día a día. En consecuencia, la imagen que domina en muchas organizaciones es la del director de Sistemas tradicional, ocupado en garantizar que las infraestructuras respondan a las necesidades de los usuarios. Esta misión sigue siendo válida, pero ahora el negocio les demanda otras funciones. Cada vez son más los CIO (un 69% en 2018) que reportan a CEO, lo que provoca su acercamiento hacia ámbitos más estratégicos. La tendencia parece apuntar a que el negocio quiere tener a la tecnología cerca de ellos.

Para ocupar esta posición estratégica, los máximos responsables de TI deben ir abandonando sus tareas más relacionadas con la gestión tecnológica (en favor del director técnico o CTO) para centrarse en innovar en nuevas estrategias y proyectos que potencien la búsqueda de la eficiencia en los procesos (incluyendo la optimización de los sistemas de gestión comercial, gestión de ventas, etc.) y, sobre todo, le preparen para asumir el liderazgo digital.

Esta situación solo será posible si los CIO son capaces de ‘reinventarse’ a ellos mismos y, en consecuencia, a sus departamentos; por ello, no solo será necesario disponer de una base tecnológica y experiencia, sino también, estar al día de todas las tendencias y saber cómo aprovecharlas para que las compañías alcancen sus objetivos. ¿Están los CIO preparados para asumir estos cambios? Nuestros resultados indican que los responsables TIC están preocupados porque el cambio viene más fuerte de lo que pueden hacer frente, ya que la digitalización les obliga a crecer a un ritmo similar al negocio. El precio por no hacerlo es grande pues corren el riesgo de convertirse en CTO y que TI no sea considerada un partner estratégico, sino un mero proveedor tecnológico más, en un entorno donde los negocios pueden recurrir a otras alternativas que cubran sus necesidades.

Capacidades exigidas

¿Cuáles son las nuevas capacidades exigidas a los responsables TI? Principalmente habilidades que no forman parte de los planes de formación tradicionales, que mezclen las tendencias tecnológicas con la gestión empresarial como, por ejemplo, la capacidad para proponer alternativas a los problemas y entender al negocio. La alta dirección valora que los directivos de Tecnología sean capaces de ‘empatizar’ con sus problemas y que se les propongan soluciones, es decir, tener una actitud proactiva más que reactiva. En definitiva, se les está solicitando un perfil más parecido al de un directivo de negocio que no al de un gestor operativo.

La digitalización obliga a los CIO a ir paralelos al negocio, si no, pueden dejar de ser un partner estratégico

La consecuencia más inmediata es que transformación digital está acabando con el CIO ‘técnico’ tradicional y le está demandando que adopte un rol más estratégico. Lo que se busca es un líder que favorezca la creación de ventajas competitivas para la compañía. Para ello, debe ser capaz de entender las necesidades del negocio y proponerle soluciones innovadoras, a la vez que se comunica con toda la organización. En este contexto, no hay duda de que los CIO deben evolucionar y que, si lo hacen, en un futuro próximo aún serán más importantes para los negocios. Es un buen momento para ser CIO, ¿sabrán aprovecharlo?

Computing 775