OpiniónRecursos Humanos

La hora de la ‘Experiencia del Empleado’

Por Eduardo Martínez, Oracle HCM Iberia Sales Director.

La selección, incorporación y desarrollo del mejor talento se ha convertido en uno de los mayores retos empresariales en estos momentos. La búsqueda del mejor talento es un desafío global y, cuando el nivel de especialización que se requiere es alto, es todavía más complicado encontrarlo y atraerlo. De hecho, según un estudio reciente de PWC, el 63% de los directivos españoles está preocupado por la escasez de talento digital.

Incluso cuando logramos contratar a los mejores profesionales, su incorporación y desarrollo pueden ser procesos tremendamente caros y complejos que, si no se tratan con mimo, pueden dar lugar a una baja productividad del talento captado o incluso a su marcha de la empresa. La cantidad de tareas que los departamentos de Recursos Humanos y los responsables de personas deben llevar a cabo para gestionar el talento de sus equipos es ingente. Algunas de estas tareas son de alto valor añadido e implican tomar decisiones apoyándose en datos e información de calidad. Otras muchas, más del 50% según múltiples estimaciones, son más transaccionales,  menos estratégicas y por lo tanto más sencillas de automatizar. La tecnología puede ser de gran ayuda tanto con unas como con otras, y así liberar tiempo a los profesionales de RR.HH. para aportar más valor a sus compañías, y a los gestores de personas para aumentar su productividad.

La tecnología es uno de los medios más accesibles para generar innovación en las empresas. En los últimos años, son muchas las compañías que han iniciado proyectos usando inteligencia artificial (IA), machine learning o chatbots para innovar y mejorar la experiencia de sus clientes, fidelizándolos y vendiéndoles más servicios y productos. Ahora es el momento de poner en marcha iniciativas similares hacia los empleados. Es el momento del 'Employee Experience'.

Más del 50% de las tareas de RRHH son transaccionales, poco estratégicas y sencillas de automatizar

La IA combinada con machine learning ya está ayudando a los profesionales de la búsqueda de talento a reducir la cantidad de currículos que se analizan, filtrando aquellos que más se adecuan a la descripción del puesto y que más probabilidades tienen de realizar una carrera exitosa en la compañía. Y no se trata de un beneficio menor, ya que se cuentan por cientos la cantidad de candidatos que aplican en media a un puesto y sólo de un par de decenas o tres los que realmente son considerados. Para una compañía que contrate mil empleados al año estamos hablando de grandes ahorros de tiempo. Por otro lado, el coste de incorporar un nuevo empleado que a los pocos meses descubramos que no encaja en la empresa es también altísimo.

La IA ayuda también a que el proceso de incorporación sea más personalizado, así como la formación asociada, lo que garantiza un proceso más eficaz y un empleado más motivado y comprometido. Incluso a la hora de tomar decisiones relacionadas con la promoción de empleados, la IA nos ayuda sugiriendo quién puede encajar mejor en el puesto y desempeñarlo con mayor éxito. No obstante, la decisión final siempre será de la persona responsable y la tecnología será un mero facilitador del proceso de decisión.

El 63% de los directivos españoles está preocupado por la escasez de talento digital

Estas mismas tecnologías también permiten anticipar acontecimientos, como la marcha de empleados clave, mediante el análisis predictivo basado en los datos salariales, de evaluación del desempeño, promociones, formación y otros muchos, que ayudan a identificar riesgos y a subsanarlos. También son capaces de analizar el uso que los empleados hacen de las aplicaciones con el objetivo de optimizar la experiencia facilitando el acceso a las acciones más frecuentes.

Finalmente, los chatbots como parte de la experiencia del empleado, suponen un nuevo interfaz que moderniza y simplifica la forma de interactuar de los empleados con Recursos Humanos, incorporando la voz como elemento de comunicación con las aplicaciones para solicitar un curso de formación, entender qué planes de carrera son más apropiados, o solicitar unos días de vacaciones. El beneficio en este caso tiene que ver con ahorros de tiempo para realizar determinadas gestiones y mayor satisfacción por la experiencia de uso.

Ya existen aplicaciones de gestión de Recursos Humanos (HCM por sus siglas en inglés) que incorporan todas estas aplicaciones prácticas de tecnologías emergentes. Es momento de tratar al empleado como un cliente interno y garantizar que su experiencia es óptima. Los beneficios de innovar con estas tecnologías en Recursos Humanos ya son tangibles, con lo que no debería esperar más para comenzar a utilizarlas.

Computing 778