OpiniónRedes

¿Preparados para la revolución 5G?

Por Ignacio Velilla, Managing Director de Equinix en España.

En la actual era digital, la velocidad lo es todo. Muchos de los progresos tecnológicos que disfrutamos diariamente se sustentan gracias al espectacular incremento de la velocidad global de transmisión de datos. Si pensamos en cómo consumimos noticias, compramos productos por internet o gestionamos nuestras finanzas a través de portales online, por poner unos pocos ejemplos, podemos poner en perspectiva la importancia de poder transmitir, acceder y compartir información casi en tiempo real.

Sin embargo, nuevas tendencias tecnológicas, como el Internet de las Cosas (IoT) y la Inteligencia Artificial (IA), demandan una transformación de las redes móviles de intercambio de tráfico, dominadas en la actualidad por el 4G LTE. El ‘casi tiempo real’ no será válido en los tiempos venideros y, por esta razón, el sector de las telecomunicaciones se está preparando para nuevas vías de transmisión de información.

Desde hace años, oímos hablar de las redes 5G: una alternativa al menos 100 veces más rápida que el 4G y que reducirá la latencia a menos de una milésima de segundo. ¿Qué suponen estos datos? Según la Consumer Technology Association, con esas velocidades de transmisión podríamos descargar una película de dos horas en sólo 3,6 segundos, en vez de los 6 minutos que necesitamos con 4G o las 26 horas con 3G.

Los nuevos servicios 5G también permitirán acelerar la transición del Protocolo de Internet v4 a v6 e integrar tecnologías sensibles a la latencia, como el blockchain. 5G, IPv6 y blockchain desempeñarán un papel fundamental en el apoyo a las plataformas de IoT, especialmente en las industrias que dependen en gran medida de las comunicaciones y la logística M2M (Machine to Machine), como la fabricación y el transporte.

Los retos de una nuevo panorama digital

"La revolución digital se está acelerando y tenemos que estar preparados para explotar las oportunidades que traerá. Estamos entrando en una fase crítica en la que la conectividad y la IA impregnarán todas las áreas del mundo físico con profundos efectos económicos y sociales", afirmó Jyrki Katainen, Vicepresidente de la Comisión Europea, en un foro celebrado en Bruselas.

Katainen tiene razón. El panorama que se nos presenta con el 5G es magnífico para ciudadanos y empresas, abriendo un nuevo mundo de oportunidades y posibilitando el desembarco de nuevas soluciones que mejoraran nuestra vida a niveles que hace unos años no podíamos imaginar. Sin embargo, la adopción de un nuevo estándar siempre ha supuesto una etapa de adaptación y, en el caso del 5G, requiere de una serie de cambios masivos en los modelos de negocio, las regulaciones públicas y las maneras de despliegue de nuevas infraestructuras IT.

La creación de nuevas infraestructuras de red 5G impulsarán la adopción de tendencias como la nueva generación de gaming online, la popularización de la realidad virtual y aumentada, el desarrollo real de las smart cities y, mirando a un futuro aún más lejano, el desarrollo de la informática cuántica. Pero, antes de poder disfrutar de las ventajas del 5G, debemos hacer frente a los problemas regulatorios, de concesión de licencias de espectro de red, de seguridad y de adaptación de la infraestructura existente país por país. Estas barreras nacionales y, en el caso de la Unión Europea, supranacionales están relacionadas con la necesidad de implementar nuevos nodos 5G, muy próximos unos de otros e interconectados entre sí.

Puedes ir rápido, pero no muy lejos…

Las redes 5G cuentan con un gran hándicap: aunque el espectro de ondas milimétricas de 5G ofrece velocidades muy rápidas, no puede cubrir grandes áreas geográficas. Una forma de abordar este problema es apostar por la densificación de la red, es decir, aumentar el número de células de 5G para proporcionar una mayor capacidad de tráfico por metro cuadrado. Este proceso de densificación requerirá, según un cálculo de la publicación australiana The Telecom Times, 4,96 kilómetros de fibra por cada kilómetro cuadrado; es decir, el despliegue de unos 2,2 millones de kilómetros de red de cable de fibra solo en los Estados Unidos. Estos datos asustan.

Si hablamos de los operadores de telecomunicaciones, estas empresas deben actualizar sus infraestructuras, una actualización que requerirá de grandes inversiones de capital. Si deciden confiar en sus propios data centers para transferir datos a través de redes 5G, los proveedores de servicios de red tendrán que desarrollar soluciones de interconexión (conectividad privada, segura y ultrarrápida) y desplegar nuevos nodos interconectados en todo el mundo para operar desde el edge digital, en proximidad a los principales centros de comercio, negocios y población del planeta.

Asegurar el futuro de la conectividad

La revolución 5G parecía lejana, pero está a la vuelta de la esquina. Ya lo advierte Cisco: para el año 2022, el 12% del tráfico móvil global se producirá gracias a redes 5G y la conexión media a través de ellas se situará en torno a los 21 GB al mes. La necesidad de grandes despliegues de red y la creación de nuevas infraestructuras es un problema actual y no futuro para empresas y proveedores.

En ese contexto, la existencia de plataformas globales de interconexión, como la Plataforma Equinix, se han posicionado como las aliadas perfectas de las compañías que quieren competir en la nueva era digital. Para que las comunicaciones 5G de extremo a extremo funcionen a la perfección, las empresas necesitarán aprovechar la capacidad de los proveedores de interconexión y data center, como Equinix, que cuentan con centros distribuidos de manera estratégica por todo el mundo para ofrecer una cobertura global y un acceso próximo a los ecosistemas de partners y clientes más importantes del planeta. Además, los proveedores líderes en interconexión y colocation pueden ofrecer a las empresas la implementación de nuevas soluciones para resolver los problemas de seguridad relacionados con el 5G: un mayor ancho de banda de 5G derivará en una mayor frecuencia de ataques DDoS al permitir ataques más rápidos.

Plataformas interconectadas como solución

En las predicciones de Equinix para 2019, destacábamos el comienzo de la implantación del 5G en todo el mundo. Los hechos nos están dando la razón: algunos de los principales operadores del mundo, como British Telecommunications, China Mobile, Deutsche Telekom, Level 3 Communications, Samsung SDS, Telstra y Verezon, ya están desarrollando sus soluciones 5G con el soporte de la Plataforma Equinix, formada por más de 200 data centers localizados en 52 regiones metropolitanas de todo el mundo. A través de nuestra plataforma, los proveedores de servicios y las empresas están conectándose entre sí a través de la interconexión privada, de alto rendimiento y baja latencia.

De cara al futuro, incluso cuando el 5G está en sus primeras fases de implementación, ya se ha comenzado a investigar tecnologías que ofrezcan aún mayor velocidad y los rumores sobre la llegada de un hipotético 6G para finales de la década de 2030 ya están sobre la mesas. Mientras tanto, las empresas y proveedores pueden hacer uso de las ventajas de las redes 5G a través de nuestra plataforma y conectarse de manera aún más rápida a sus partners, clientes y empleados de todo el mundo. 

Computing 781