NoticiasSeguridad

M-Sec, la solución a la seguridad en ciudades inteligentes hiperconectadas

La Unión Europea muestra constantemente su preocupación por implantar a nivel comunitario iniciativas que garanticen la seguridad a los ciudadanos. Especialmente, porque la superabundancia de datos que manejamos conduce a impulsar e implantar normativas que nos permitan asegurar cualquier tipo de información.

Dando un paso más hacia la seguridad de nuestros datos, se ha creado una iniciativa europea y japonesa denominada M-Sec, ‘Tecnologías de seguridad de múltiples capas para garantizar ciudades inteligentes conectadas’, destinada a garantizar la seguridad de los datos en las ciudades inteligentes. Un proyecto conjuntamente financiado por el programa de investigación e innovación Horizon 2020 de la Unión Europea y por el Instituto Nacional de Tecnología de la Información y Comunicaciones (NICT) de Japón.

La principal característica de M-Sec es proporcionar una plataforma que incluya diferentes capas de seguridad para garantizar la confidencialidad, autenticidad y veracidad de datos sensibles en todos los niveles del proceso, proporcionando una solución end to end. De tal manera que en el hipotético caso de que una de las capas de seguridad fallara de manera inesperada, otras capas de seguridad sean capaces de garantizar la privacidad e integridad de los datos. Para ello, se analizarán posibles riesgos y amenazas de dispositivos IoT, así como modelos tecnológicos avanzados en cuanto a la seguridad IoT, seguridad en la nube, anonimización de datos, blockchain en el contexto de IoT, entre otros.

Los resultados serán validados en seis casos de uso por medio de pilotos. Para ello, M-Sec cuenta con dos ciudades; Santander (España) y Fujisawa (Japón), cada una de ellas reconocida por haber desarrollado un enfoque de ciudad inteligente a largo plazo.

El proyecto pretende conseguir una serie de resultados que proporcionen un valor añadido para la sociedad. Primero bajo una infraestructura robusta y fiable que permita a las partes interesadas desarrollar, implementar y operar nuevas aplicaciones de IoT en ciudades inteligentes sobre objetos inteligentes. Segundo, un mercado abierto de aplicaciones IoT donde los objetos y las personas puedan intercambiar valor. Tercero, un ecosistema sostenible de partes interesadas, roles, herramientas e infraestructuras sobre las que los nuevos participantes y otros actores puedan construir y experimentar con los futuros servicios de aplicaciones. Y por último, cuarto la posibilidad de replicar el modelo M-Sec en cualquier otro país o ciudad el contexto de ciudad inteligente.

En proyecto se inició en julio de 2018, por una duración de tres años, contando con la participación de la Comisión Europea, el Instituto Nacional de Tecnología de la Información y Comunicaciones y el de diversos socios a nivel internacional.

Computing 776