OpiniónSoftware

Cómo “sobrevivir” a la digitalización del mundo

Wolfram Jost, director de Tecnología (CTO) de Software AG explica como afrontar la digitalización.

Cualquiera que piense que la digitalización es una tendencia pasajera se equivoca. La digitalización es un viaje sin retorno, no se detendrá, ni ahora ni en el futuro. Es mejor subirse a bordo de este tren lo antes posible que hundir la cabeza en la arena como un avestruz y esperar a que pase la tormenta.

Por mi parte, la recomendación a cualquier empresa es clara: “¡Sal de la rutina de los recursos tecnológicos estandarizados y apuesta por la programación flexible, descentralizada y eficiente!”. Para lograr el éxito se requiere, además, que los sistemas se diseñen en colaboración con los clientes. Ésta es la única manera de transformar digitalmente de forma satisfactoria un negocio.

¿De dónde vienen tantos datos?

Para afrontar éste, en mi opinión, emocionante, reto, debemos enfrentarnos a cantidades ingentes de datos. El Internet de las Cosas, la posibilidad de que los objetos se comuniquen entre sí y con nosotros de una manera que jamás hubiésemos imaginado está teniendo una gran acogida y abre innumerables opciones. Coches que se conducen solos y casas que hablan son ya los fenómenos menos sorprendentes. Los investigadores predicen que la inteligencia artificial ocupará un lugar destacado en la gestión empresarial y en la Administración Pública. Así, sistemas cognitivos como IBM Watson, que se hizo famoso por ganar el concurso de televisión ‘Jeopardy’ de Estados Unidos, serán capaces de ’radiografiar’ el interior de las personas según sus tweets; y no hablemos ya de todo lo que se puede hacer con los drones inteligentes…El futuro es incierto y las cábalas son obsoletas a los pocos segundos de formularlas. Debemos aceptar que ya no podemos tener una visión precisa de cómo será el mundo, incluido por supuesto, el de los negocios, en unos años.

Dado que el futuro es tan imprevisible, los proveedores de software no pueden dictaminar qué es innovador o qué procesos o soluciones digitales son idóneas para sus clientes. La digitalización no se puede comprar en una caja, así que la innovación deberá nacer dentro de cada empresa.

No se trata simplemente digitalizar lo que ya existe. La digitalización no puede ser un fin en sí mismo. Es el medio para un objetivo más elevado: sobrevivir. Las empresas necesitan desarrollar nuevos procesos basados al completo en modernas arquitecturas de software para poder competir en el mundo digital. El software tradicional no es útil en esta etapa. Su lentitud hace que sea más un obstáculo porque mantiene los procesos existentes como se ha hecho durante años, incluso décadas. Lo que necesitamos es la capacidad de innovación de las mentes más inteligentes en las empresas. El reto de los proveedores de software es contribuir a diseñar plataformas digitales que convertirán las ideas innovadoras en lógica de negocio.

Otro concepto a tener en cuenta es la co-innovación. En el pasado, la separación entre recursos tecnológicos y negocio era algo que tenía sentido. Es cierto que ha habido intentos para armonizar estos dos enfoques tan diferentes, pero siendo honestos, sin demasiado éxito. Ahora el viento ha cambiado de dirección: las TIC son el negocio. Sin TIC, no hay negocio: un mantra simple que todos los CEO y CIO deben tener en cuenta.

Y el éxito definitivo llegará cuando se trabaje en equipo, porque el “know-how” de los expertos en TIC combinado con el de los expertos en negocios alumbrará las decisiones correctas.

En el caso, por ejemplo, de los sistemas de planificación empresarial, los famosos ERP, se podría decir que ya han alcanzado su límite. Aunque no van a desaparecer, ya que son la base de muchos de los procesos administrativos, son demasiado pesados en el camino a la transformación digital. Y es que, la capacidad de innovación digital requiere un software diferente. El futuro de los negocios digitales ya no se sustenta en productos, sino en las plataformas que permiten un enfoque de co-innovación. Empresas como Alibaba, Airbnb o Uber han demostrado cómo se pueden crear negocios de éxito global con la ayuda de plataformas digitales. No se trata de magia, pero sí de decisiones valientes y en la dirección correcta.

En la actualidad, las plataformas en constante desarrollo ofrecen más garantías que las soluciones ‘acabadas’. Una prueba de que la co-innovación entre empresas y proveedores de software es la única manera de superar los retos, emocionantes, que tenemos por delante.

Computing 782