NoticiasAdministración Electrónica

Sólo un 7% de los pacientes españoles utiliza la telemedicina

Según el primer estudio sobre Gestión Remota de Pacientes (GRP) realizado en España por Telefónica y el Iese, sólo un 7% de los pacientes utiliza la telemedicina. Sin embargo, el 70% de los enfermos crónicos estaría dispuesto a aprovecharla.

El 70% de los pacientes con enfermedades crónicas, y el 80% de los profesionales de la salud estarían dispuestos a utilizar la telemedicina si esta práctica estuviera a su alcance. Esta es una de las conclusiones más importantes extraídas del primer estudio sobre Gestión Remota de Pacientes (GRP), realizado en España por la escuela de negocios Iese y Telefónica, que han entrevistado a cerca de 1.800 personas, entre pacientes crónicos (hipertensión, diabetes, cardiopatías y enfermedad pulmonar obstructiva crónica o EPOC) y profesionales médicos de toda España (médicos de cabecera, especialistas y enfermeros) tanto del sector público como privado.

La telemedicina o Gestión Remota de Pacientes (GRP) es un sistema que, a través del uso de la tecnología, permite a los pacientes controlar su estado desde su hogar y compartir los resultados en tiempo real con su médico. Pese a sus múltiples ventajas, como la mejora de la calidad de atención, la detección precoz de cambios en las afecciones crónicas, o la asunción de mayor responsabilidad de los propios pacientes en su atención, tan solo un grupo reducido de profesionales (entre un 3% y un 11%) y de pacientes (un 7%) utilizan habitualmente los sistemas GRP.

Razona el estudio que aunque los profesionales de la salud están bastante familiarizados con el término GRP, solo un pequeño porcentaje conoce exactamente en qué consiste y la utiliza actualmente, siendo los médicos (31%) el grupo menos informado. El conocimiento era incluso menor dentro del sector privado. No obstante, llama la atención que, en cuanto a los beneficios que aporta, casi nueve de cada diez profesionales saben que ayuda a mejorar la calidad de la atención al animar a los pacientes crónicos a cuidar más su salud y detectar precozmente los cambios en sus afecciones. Eso, además de a reducir la aglomeración y visitas rutinarias de pacientes al hospital. Los pacientes, por su parte, destacan también que se trata de una tecnología muy útil para ahorrarles tiempo y visitas al hospital.

Dejando de lado estos conocimientos, en realidad es la falta de acceso a esta tecnología por parte de los pacientes y su falta de formación tecnológica, una de las principales preocupaciones para el 80% de los profesionales de la salud. Eso sin contar con un menor contacto personal con sus pacientes. Precisamente esta falta de contacto con los médicos es también la principal preocupación de los pacientes, si bien la mayoría se sentirían cómodos utilizando una videoconferencia. Sólo una media del 16% de los pacientes encuestados se negó a utilizar el sistema aunque se lo ofrecieran.

Computing 794