EncuentrosAnalytics

De inteligencia de negocio a negocio inteligente

En el encuentro de Computing sobre gestión de datos, los profesionales admitieron estar dispuestos a "abrazar el caos" para diseñar una buena estrategia de gobernanza.

En un entorno harto complejo marcado por factores como la movilidad, IoT, la cloud híbrida y los entornos multicloud, -por nombrar algunos-, los procesos tienen que estar soportados por sistemas muy robustos, pero a la vez muy flexibles. La gestión de estos sistemas gira en torno a un único fin, la continuidad del negocio, la cual es imposible sin preservar la integridad del dato. Este último se ha convertido en el bien más valioso, ya no solo de las organizaciones, sino también de las personas. Nunca la frase: “La información es poder” cobró tanto sentido como ahora; y en el encuentro sobre gestión del dato organizado por Computing, en colaboración con Veritas y Factum IT, profesionales del dato dieron fe de ello contando cómo consiguen extraer valor y ejercer su poder gracias a este gran protagonista.

En algunos sectores, como el farmacéutico o el público, la privacidad del dato cobra mayor importancia, si cabe, que en ningún otro. Sin embargo, las normativas, -como GDPR-, cada vez más estrictas con la protección y el uso de los datos, han obligado a las compañías de todos los ámbitos a ser cada vez más garantistas con el trato que le dan a la información, tanto ellas como los partners con los que trabajan. “El empleo del dato tiene que estar justificado en todo el proceso, desde el desarrollo de producto hasta que este se comercializa, pasando por la cadena de producción”. No obstante, el viaje del dato cada vez es más largo y laberíntico, -desde los dispositivos móviles de los empleados a la sensorización de la maquinaria industrial-. “Seguir a este nuevo modelo de dato móvil nos ha convertido en corredores de una carrera de obstáculos”.

Los datos son la única materia prima infinita, y cuanto más la utilizas, mayor valor extraes

A nuevos retos, nuevas estrategias

“La gestión del dato no es un dilema nuevo”, aseguraron, “pero sí es más grande y complicado”. “Hace unos años nos creíamos los reyes del mundo, solo nos mirábamos al ombligo y únicamente nos preocupábamos de los datos internos”, recordaron algunos profesionales. Sin embargo, en la actualidad, los datos provenientes de fuentes externas son imperativos en el trabajo diario de las empresas, lo que implica un ejercicio de confianza no exento de riesgos.

Descarque el contenido completo en PDF

Computing 786