EncuentrosAnalytics

La IA, a merced del conocimiento humano

La inteligencia artificial se describió en la tertulia de Computing celebrada en Barcelona, como un cóctel de tecnología, procesos y personas.

Big data, analytics, cloud computing, machine learning… “la inteligencia artificial es un paraguas que acoge muchas tecnologías, sin las que la propia IA no existiría”, afirmaron los profesionales reunidos en el encuentro de Computing sobre inteligencia artificial en la era digital, que contó con la colaboración de IBM e Informática El Corte Inglés (IECISA). Los expertos dejaron claro que la IA no es una moda y que, aunque aún queda mucho por hacer en este terreno, “vamos por el buen camino”.

Cualquier herramienta o proceso digital se alimenta de datos, no solo la IA, la nube ha aumentado la capacidad de desarrollo y pruebas de modelos inteligentes y, por su parte, el machine learning es “la rama de la IA en la que las máquinas incorporan los automatismos”. Los ejemplos de sinergias entre las tecnologías son innumerables. De hecho, en ocasiones existe confusión entre la IA y la analítica o la virtualización, pero la cuestión es que van unidas, y “sin las dos últimas no existiría la primera”. Sin embargo, otras tecnologías, como Internet de las Cosas, aún no han alcanzado un punto de convergencia con la IA, “en el momento en que le añadamos una capa inteligente al IoT podremos crear nuevos modelos productivos”.

Aunque la IA cada vez genera más negocio, “aún estamos en un estado incipiente en el que surgen más preguntas que repuestas y en el que falta aterrizar muchos proyectos en casos de uso”, dijeron. La evolución es incontestable, pero “los modelos predictivos, por ejemplo, no son tan fáciles de diseñar” y los entrenamientos de modelos inteligentes requieren “sudor y lágrimas por parte de las personas”.

Las máquinas dependen del ser humano para aprender, aún no hemos alcanzado el transhumanismo

Una tecnología transversal

La IA es una tecnología que se puede aplicar a cualquier sector, por lo que “existen muchas experiencias multisectoriales”. Pero cuando atendemos a las especifidades de cada uno, indudablemente los proyectos de IA están más maduros en unos ámbitos que en otros. Profesionales del sector de la Energía, por ejemplo, acusaron en el encuentro una “falta de computación y capacidad de ejecución para llevar los procesos desarrollados en la nube al edge de forma ágil”; por su parte, los del sector educativo reconocieron estar “experimentando con proyectos de IA en las aulas, -como asistentes virtuales tanto para profesores como para alumnos-, pero sin poder apoyarse en experiencias reales todavía”.

Acceda al contenido completo pinchando en el PDF

Computing 786