EncuentrosAnalytics

El dato nutre al negocio

En este encuentro de Computing en Barcelona, de la mano de Pure Storage, se ponen sobre la mesa los desafíos y las oportunidades que ofrece establecer una gestión de datos dentro de las compañías.

Coincidiendo con el día mundial del backup, un estudio constataba que el 80% de las empresas no realiza copias de seguridad con regularidad ni tienen una estrategia de datos definida. De la misma manera, existe una percepción de que las organizaciones no contemplan en sus agendas una política definida para la gestión de los datos. Para debatir este y otros temas relacionados con la infraestructura y su papel en la mejora del almacenamiento y uso de los datos, Computing reunió en Barcelona a un grupo de responsables de TI de diversas organizaciones, con la colaboración de Pure Storage.

Los datos son importantes para la buena marcha de las compañías, pero la acumulación de información y una insuficiente administración de estos puede lastrar a las empresas y perjudicar la personalización de sus servicios al cliente. Como comenta Adela Toledo, country manager de Pure Storage Iberia, los datos son la clave en la gestión de los negocios y en la puesta en marcha de la innovación. Desde el punto de vista de Belén Arrazola, directora de Organización y Sistemas de Grupo de MRW: “El día a día nos copa los recursos, hay que realizar esfuerzos muy grandes para emprender iniciativas en paralelo y poder adaptarte a las necesidades de ahora. Existe una presión muy alta en los costes y estamos apostando por la eficiencia de las operaciones, dotando de inteligencia. En el plan estratégico de la compañía damos mucha importancia a la gestión del dato. Estamos analizando todos los puntos mediante pequeñas iniciativas que nos permitan abordar un proyecto grande de big data e inteligencia artificial".

En el caso de Montserrat Valentí Vall, representante ante el Banco de España de Grupo Catalana Occidente, por su perfil centrado en negocio, explica como cliente de tecnología, que su misión es extraer valor del cliente y poder segmentarlo para dar respuesta a su perfil personalizado. “Si el cliente necesita una póliza concreta, no le des una general, adecúala y segmenta al cliente para detectar cambios en sus operaciones y ofrecer el mejor servicio al usuario o penalizar (está adscrita al departamento de Prevención de Blanqueo de Capitales) si su comportamiento no es el adecuado”. Montserrat reconoce que vivimos del dato y que es una premisa fundamental respetar el Reglamento General de Protección de Datos (GDPR).

Existe una presión muy alta en los costes y estamos apostando por la eficiencia de las operaciones, dotando de inteligencia al negocio

Xavier Altafulla, cap de Govern Obert del Ajuntament del Prat de Llobregat, coincide con el planteamiento de Pure Storage de la ‘infraestructura invisible’: “La infraestructura física no nos vale, es como servicio, preferiblemente en la nube. Queremos tener un servicio concreto, no estar pendientes de la infraestructura TI, queremos que todo funcione, ahí reside el valor”. En cuanto a la información, para Altafulla, “estamos lejos de responder las preguntas, como por ejemplo por qué se produce el abandono escolar. Muchos de estos datos los tienes que analizar, pero tenemos dificultades, podemos avanzar por definir programas de cultura y educación, pero empezamos por las preguntas antes que acumular un mar de datos. Hablamos con el jefe de departamento y le preguntamos qué podría hacer si tuviera acceso a una mayor información”. El experto expresa gráficamente que “la Administración Pública está en parvulitos en gestión de datos, no es lógico que existan diferentes modelos de datos entre los municipios. El funcionamiento está basado en expedientes, una herencia del papel que ahora es un PDF, pero no hemos dado un salto a un funcionamiento basado en los datos”.

En esta misma problemática se mueve José Ignacio Santillana, director de Serveis Sistemes d’Informació del Ajuntament de Barcelona, que pide productividad en la infraestructura. “Si una persona accede de una manera, los proveedores tendrán que ser proactivos, para que el ciudadano pueda recibir una ayuda o abonar una multa por el mismo canal. Somos muy clásicos con el big data y sus cinco V; es el combustible de la inteligencia artificial. Me preocupa la seguridad y la normativa, pero la gobernanza del dato es clave”.

Carlos Luque, director de Proyectos Transversales de Tecnología de Transport Metropolitans de Barcelona, está curtido en bregar con datos: “Me dedico a proyectos complejos con metodología, en mi unidad hay 8.000 personas y abordamos muchos proyectos de big data. Nuestra misión es mover a la gente en bus, metro y el servicio turístico, facturar sus billetes. En nuestro caso tenemos una fragmentación tremenda, hay muchos departamentos en paralelo y existe una resistencia al cambio muy grande. Cualquier novedad es un problema. Estamos reorganizando la agenda digital y ejecutando proyectos para cambiar la empresa con big data y blockchain”.

El agua y la digitalización

La tecnología también resulta de ayuda en el sector del agua, que se enfrenta a desafíos como el cambio climático, los climas extremos, grandes precipitaciones y largas sequías. En este sentido, Luis Navarrete, CIO de Agbar, se muestra contundente: “El dato es absolutamente esencial en la gestión del agua, un recurso escaso”. Según explica, “llevamos varios años trabajando en la transformación digital y hemos decidido una estrategia cloud. También hemos puesto en marcha proyectos agile y plataformas low code. Esto es importante a la hora de acometer ese concepto de la organización gestionada por el dato”. Respecto a la infraestructura, la aproximación de Navarrete es “abstraernos de lo que haya por debajo; estamos implantando modelos de gobernanza y roles. Las áreas de TI seremos brokers de datos y las áreas de negocio consumidores de los mismos. Hay un viaje muy rico de conocimiento que estamos abordando para integrar el tiempo real con el IT para tener una analítica muy rica. Hemos explorado la virtualización y vamos a arquitecturas de Data Fabric”.

Para llevar esta exposición al terreno práctico, Enric Bayés, director de Serveis IT de Aigües de Barcelona, señala que “en telelectura tenemos un número considerable de contadores, el 70% de los contadores del servicio de agua de Barcelona son teleleídos”. De esta forma, se conforma un big data con una potencia muy alta: “Haces un balance hidráulico y puedes ver lo que entra en agua en abastecimiento y lo que se acaba facturando. Puedes calcular el rendimiento del agua por barrios y ver cómo sectores como las tintorerías, grandes consumidores de agua, están sufriendo desde la pandemia”. Una información muy valiosa como resultante de todos estos datos que se recaban. “Se puede mejorar la operativa del servicio en función de los datos. Podemos saber qué tuberías vamos a cambiar, y lo hacemos analizando el calibre y su edad utilizando inteligencia artificial. Hemos hecho un piloto, cargando gran cantidad de datos, para planificar las obras que vamos a emprender este año”. En conclusión, los datos ayudan a optimizar la operativa de la compañía, anticipándose a posibles fallos, “algo parecido a la película Minority Report de Tom Cruise”.

Encuentro sobre la gestión de datos, Barcelona.
Encuentro sobre la gestión de datos, Barcelona.

Mercedes Buxadera, IT DBS director de South Europe de Danone, recientemente distinguida como CIO del año, explica que están trabajando en la corporación para “ser una Data Driven Company a nivel mundial, analizando cuál es el valor del dato. Estamos en un cambio de tecnología y en un nuevo paradigma con advance analytics y modelos predictivos. Estamos cambiando hacia la información que te aporta valor. Tenemos una sensación de volver a empezar, con ayuda de la inteligencia artificial, enfocados en la calidad de servicio”.

Universidad y cambio cultural

Aunque cambiemos de sector, la importancia del dato no deja de ganar peso y más si estamos hablando de universidad. Gonçal Badenes, director Tecnologies de la Informació i la Comunicació de La Universitat Autònoma de Barcelona, incide en este aspecto: “El dato es fundamental y llevamos muchos años dedicados a que la trazabilidad sea impecable en el expediente académico, un historial que tiene que ser perfecto. Estamos muy avanzados en reporting, nuestro datawarehouse funciona muy bien a nivel del reporting que nos solicitan desde el ministerio. Ahora nuestro trabajo se decanta hacia la predictibilidad, tenemos un problema de que los cambios tardan mucho tiempo en ejecutarse y nuestro sistema es conservador. Por ejemplo, tenemos que insertar los microcréditos en la educación, pero a nivel ministerial o no lo aprueban o pasan años hasta que lo hacen. Al mirar al dato, es preciso tener una estructura que permita la predicción, y eso es un punto débil”.

Como explica Badenes, “nuestra infraestructura está en on premise, nos gustaría avanzar hacia el ‘as a service’, pero los presupuestos están muy estresados y solo tenemos flexibilidad para invertir en operaciones. Pasar de capex a opex, es casi imposible”.

La Universitat Oberta de Catalunya decidió cambiar el rumbo en la gestión de los datos e invirtió en recursos y contrató a especialistas para llevar a cabo la transformación. Gloria Rubio, directora operativa de Arquitectura y Gestión de Datos, se incorporó a la institución hace doce meses para tomar las riendas: “Estamos desplegando un proyecto estratégico de datos y hemos basado todo en el cloud. Intentamos implantar el paradigma data mesh, que pretende resolver la diferencia entre los sistemas operacionales e informacionales. Es muy difícil sacar valor al dato, entenderlo y pasarlo de operacional a informacional, y lo que sucede en el aula no solo es operacional sino informacional. Aquí nos encontramos con un reto grande, porque seleccionar la tecnología y elegir a los proveedores no es complicado, pero sí conseguir el cambio cultural. Buscamos dentro de la casa los early adopters que te pueden ayudar a evangelizar. Hemos creado una comunidad del dato que son los primeros en utilizar la plataforma informacional”.

Adela de Toledo, Country Manager de Pure Storage

“Ofrecemos innovación, simplicidad e independencia”

Pure Storage puede aportar a las empresas la innovación que las va a diferenciar entre sus clientes y al resto de sus competidores a través de una ‘infraestructura invisible’; con una suscripción de por vida (Evergreen), siempre estarán actualizados. También ofrecemos modelos de servicio alrededor del almacenamiento como servicio, mediante el pago en función del uso. Desde el punto de vista de la operación, ofrecemos simplicidad al máximo, como si estuviéramos usando un iPhone.

Que la inteligencia esté en los datos y en el software es lo que dota Pure Storage y no solamente en un mundo de datacenter, sino también en un entorno híbrido que es donde el mercado se está ubicando. Y desde el punto de vista de los negocios, las aplicaciones nativas en cloud son grandes aceleradores actuales y ahí proponemos independencia tecnológica permitiendo a nuestros clientes moverse libremente por cualquier nube, cualquier aplicación kubernete o cualquier infraestructura.

Albert Egea, Account Manager de Pure Storage

“La transformación se basa en la simplificación de los procedimientos”

En su proceso de transformación digital, las empresas tienen que simplificar todos sus procedimientos, todo lo que sería la evolución hacia el desarrollo de aplicaciones basadas en nuevas tecnologías, como son las kubernetes. Y siempre manteniendo la seguridad, porque muchas compañías están evolucionando hacia entornos en la nube y tienen que extremar precauciones, especialmente con lo que tiene que ver con el dato, que es el core de las organizaciones. A partir de ahí, hay que tener en cuenta la simplicidad de esa administración, que es lo que facilita a las compañías, y más en los departamentos de TI, que se puedan focalizar en sus negocios y no tengan que estar supeditadas y pendientes de las tecnologías que utilizan.

La Administración Pública tiene ciertas dificultades porque está condicionada por parámetros legales para ejecutar los proyectos, mientras que en la empresa privada la velocidad del cambio depende más de la decisión del CEO o de las competencias entre las subsidiarias de la corporación.

Computing 814