InformesAnalytics

Más Inteligencia Artificial supondría para las empresas aumentar sus ingresos un 38%

Un estudio de Accenture señala que el 72% de los trabajadores españoles considera que la IA tendrá un impacto positivo en el entorno laboral.

Aunque muchas compañías ya están aplicando la Inteligencia Artificial en sus procesos, una mayor implementación podría generar importantes beneficios en ingresos y empleo según el informe de Accenture'Strategy Reworking the Revolution: Are you ready to compete as intelligent technology meets human ingenuity to create the future workforce?' presentado en Davos.

De acuerdo con sus estimaciones, si las empresas decidieran invertir en Inteligencia Artificial al mismo ritmo que las compañías más punteras, podrían aumentar los ingresos un 38% para 2022, y un 10% el empleo. En conjunto, esto permitiría elevar sus ingresos en 4,8 billones de dólares a nivel mundial durante el mismo período. Para las medianas empresas, según la clasificación de Standard & Poors 500, supondría un incremento de 7.500 millones de dólares en ingresos y un aumento 880 millones de dólares en rentabilidad.

Tanto los directivos como sus platillas son optimistas sobre el potencial de la Inteligencia Artificial. De hecho, el 72% de los trabajadores españoles considera que la IA tendrá un impacto positivo en el entorno laboral, 10 puntos por encima de la media mundial. Adicionalmente, el 71% de los directivos españoles consultados están pensando en acometer un plan de automatización de procesos en los próximos tres años, un nivel similar a la media mundial (74%) pero aún lejos de países como EEUU (92%) o UK (84%).

El 71% de los directivos españoles están pensando en acometer un plan de automatización de procesos en los próximos tres años

En España, el 30% de los trabajadores consultados trabaja con tecnología inteligente más de la mitad de su tiempo en la actualidad, pero solo el 24% de las compañías reconoce haber realizado algún cambio para adaptarse a estas nuevas tecnologías. “Los directivos hemos de tomar las medidas necesarias para evolucionar las plantillas con el objetivo de combinar el conocimiento humano con la tecnología más inteligente y así explorar nuevas formas de crecimiento empresarial”, según Alberto Zamora, managing director de Accenture Strategy. Afirma además que "los trabajadores en España consideran que el uso de la Inteligencia Artificial va a impactar de manera positiva en su día a día y eso, para los directivos, es una gran oportunidad, al poder contar con ellos como aliados en esta revolución organizativa”.

Para ayudar a las compañías a transformar su organización en la era de la Inteligencia Artificial, Accenture propone:

  • Reimaginar el trabajo. Redefinir el trabajo de abajo hacia arriba; evaluar tareas y no trabajos; asignar tareas a máquinas y personas, equilibrando la necesidad de automatizar el trabajo al tiempo que potenciar las capacidades humanas. La necesidad de afrontar este problema ya es un hecho: el 38% de los directivos españoles afirma que algunos puestos de trabajo se han quedado obsoletos.
  • Pivotar la plantilla. Ayudar a los trabajadores y dirigirles hacia aquellas áreas que les permitan generar nuevas formas de crecer. Este proceso supone preparar a los empleados para desarrollar nuevas experiencias con los clientes. Por otro lado, es clave reinvertir los ahorros derivados de la aplicación de la IA en nuevos modelos de negocio. Por último, se debe fomentar un nuevo ADN corporativo que se centre en mantener la mentalidad, perspicacia y agilidad necesarias para aprovechar las oportunidades del largo plazo.
  • Escalar las nuevas habilidades. Segmentar la plantilla por niveles de habilidades y disposición para aprender, ofreciendo formación personalizada para potenciar la adopción de nuevas capacidades en el uso de la Inteligencia Artificial. Accenture -por ejemplo- ha desarrollado un ‘nuevo’ marco de habilidades basados en el aumento de nivel, utilizando un conjunto de métodos innovadores a través del aprendizaje digital que maximiza la inversión en formación.
Computing 805