InformesAnalytics

“El futuro será cuántico, o no será”

Días atrás, AUSAPE organizó una sesión magistral sobre computación cuántica.

Pese a ser aún una desconocida para muchos, la computación cuántica es una de las tecnologías más prometedoras de cara a las próximas décadas. Un panorama tan fascinante como difícil de comprender de entrada para los neófitos, sobre el que los expertos reunidos en la Sesión Magistral sobre Computación Cuántica de AUSAPE aportaron sus conocimientos a los 175 asociados que asistieron a la misma.

La computación cuántica se encuentra todavía en una fase incipiente, parece futurista, pero su irrupción es inevitable. El objetivo de los ordenadores cuánticos es resolver problemas que son impensables para los clásicos -a esto se llama supremacía cuántica-; operan simultáneamente con ingente cantidad de información y utilizan muchos menos recursos que el ordenador tradicional. Ya, en estos momentos, la computación cuántica empieza a ser competitiva frente a la tradicional.

El encuentro organizado por AUSAPE, que puso de relieve esta tendencia tecnológica, sirvió para inaugurar el nuevo Grupo de Trabajo de Innovación. El coordinador de este grupo y presidente de la asociación en 2018-2019, Nacho Santillana, ejerció como moderador de la sesión, que contó con Enric Delgado (CTO de IBM España) y Raúl Herrero (Data Management Specialist en Google) como ponentes principales.

Tras la introducción de Santillana acerca de la actualidad de la computación cuántica, Enric Delgado y Raúl Herrero explicaron a los presentes sus principios, cualidades y posibilidades. Empleando el ejemplo de una moneda, en la que la cara sería el 0 y la cruz el 1 pero en el aire puede tomar cualquier estado en cada momento con una determinada probabilidad, se adentraron en los principios de superposición, entrelazamiento e interferencia de la computación cuántica, que permiten representar mucha información con pocos recursos y reducir el número de operaciones necesarias para resolver un problema, dos de las grandes ventajas de los ordenadores cuánticos frente a los clásicos.

Delgado explicó cómo programar ordenadores cuánticos y describió las ventajas de los algoritmos cuánticos en tareas como factorizar números, mientras que Herrero detalló sus características físicas: ordenadores que precisan de gran estabilidad y temperaturas muy bajas y son controlados por un ordenador convencional conectado al cuántico a través de cables, mediante los que envía señales para controlar los cubits (bits cuánticos).

También se comentaron los principales tipos de algoritmos y sus aplicaciones: modelado de la naturaleza y representación de moléculas, simulaciones numéricas, optimización de rutas, y machine learning e inteligencia artificial, que serán de gran utilidad en las industrias farmacéutica, de materiales, financiera o de movilidad. Además de la intersección entre inteligencia artificial y computación cuántica.

Habrá un mundo híbrido, con ordenadores clásicos y otros cuánticos, no los van a sustituir, van a convivir

Durante el evento, José Luis Pérez, director de Operaciones de Penteo, habló de las nuevas habilidades necesarias para este nuevo paradigma de computación, y de las tecnologías que se verán potenciadas por la computación cuántica. Por su parte, Ambrosio Rodríguez, director de Computing, describió que un escenario de convivencia y colaboración es más probable que la supremacía de la computación cuántica sobre la convencional a corto plazo, y también mencionó que se podrán desarrollar proyectos de computación cuántica en cualquier industria.

Para Nacho Santillana, aún no se ha podido comprobar la supremacía cuántica. “La computación cuántica se perfila como un camino prometedor en diversos campos de trabajo, se habla de que el futuro será cuántico o no será”. Por su parte, Raúl Herrero afirmaba: “Lo primero que se piensa es si es ciencia ficción”.

Sectores de aplicación

La computación cuántica se puede aplicar en un gran número de sectores, en fármacos, nuevos materiales, etc. La farmacéutica será de las primeras en sacar beneficios, también las entidades bancarias y financieras, que necesitan hacer cálculos sobre análisis de riesgo, detección de fraude…, se requieren muchos servidores y ahora solo se consiguen aproximaciones. El ordenador cuántico permitirá mejorar. La industria del automóvil es otro ejemplo, aunque, en general, cualquier industria donde haya simulaciones.

La inteligencia artificial tiene una intersección con la computación cuántica, lo que permite resolver problemas relacionados con el machine learning, “pero los datos clásicos hay que moverlos al mundo cuántico y esto es complejo”, señalaba Enric Delgado.

La computación cuántica está en una fase incipiente, parece futurista, pero su irrupción es inevitable

La sensación actual es que estamos en el principio de la computación cuántica, queda camino por recorrer, aunque hay que tener en cuenta que “no resuelve todos los problemas”, como quedó reflejado durante el encuentro. Y es que construir un ordenador cuántico es muy difícil, “con la magia que supone bajar a segundos lo que antes se tardaba años”.

Parece evidente que “habrá un mundo híbrido, con ordenadores clásicos y otros cuánticos, no los van a sustituir, van a convivir”. Como afirmaba Raúl Herrero, “el futuro de un ordenador cuántico de uso general lo veo aún muy lejano, no va a ser a corto plazo”. El modelo de uso estará ligado a la nube, “la computación cuántica en los próximos años, cuando esté disponible, será por suscripción a una nube, se tiene un problema y se te resuelve”, subrayaba por su parte Enric Delgado.

Una meta que se marca es la supremacía cuántica, “un objetivo a alcanzar. Es un concepto desarrollado en 2012 por John Preskill del Instituto de Tecnología de California y que muestra el momento en el que la computación cuántica supera a los ordenadores tradicionales realizando funciones que estas no pueden hacer.

Computing 796