InformesAnalytics

La calidad del dato, una vía de ahorro para la asistencia sanitaria

Una investigación de InterSystems revela el impacto de los costes asociados a los datos incorrectos en la dotación de personal, la toma de decisiones y la atención.

Los datos son un recurso de un enorme valor que apoyan casi todas las decisiones y los datos de mala calidad pueden tener un efecto muy negativo en ellas y en los resultados financieros. Una investigación realizada por Sage Growth Partners, encargada por InterSystems, en la que participaron responsables del nivel C de las principales organizaciones de asistencia sanitaria, revela la criticidad de los datos armonizados y su importancia en los resultados financieros. El estudio también expone cómo el invertir en datos de calidad puede generar mejores beneficios y la toma de decisiones para el cuidado de paciente.

Actualmente, las organizaciones sanitarias se enfrentan a una serie de retos relativos a los datos incorrectos procedentes de un gran número de fuentes de datos diferentes hasta datos erróneos y aislados en repositorios fragmentados. Estas prácticas ineficientes pueden imponer una carga financiera importante. Las investigaciones muestran que el 43% del tiempo, el personas de TI se dedica a extraer y armonizar los datos. Reducir este tiempo a la mitad podría ahorrarle a una organización sanitaria más de 1,3 millones de euros en tres años.

La implementación de lo que se conoce como smart data fabric puede unificar y democratizar la información y mejorar las finanzas, la gestión y las operaciones de un sistema sanitario

El informe sugiere que la implementación de lo que se conoce como smart data fabric puede unificar y democratizar la información y, en última instancia, mejorar las finanzas, la gestión y las operaciones de un sistema sanitario. Una estructura smart data fabric puede incorporar una amplia gama de capacidades analíticas, incluido business intelligence, el procesamiento del lenguaje natural y machine learning para que las organizaciones procesen y compartan datos más precisos de manera más fácil y rápida. Al implementar smart data fabric y un estándar real para la interoperabilidad, las organizaciones sanitarias podrían ahorrar más de 36 millones de euros en conjunto, en tres años.

Cada decisión clínica y operativa en el cuidado de la salud se basa en datos”, señala Alex MacLeod, Director of Healthcare Commercial Initatives en InterSystems. “La implementación de soluciones como smart data fabric puede mejorar la calidad de los datos y la interoperabilidad, y aumentar drásticamente los ahorros de costes. Existe una necesidad apremiante de contar con acceso fácil a una única fuente de datos para volver a poner los conocimientos prácticos en manos de los administradores y profesionales sanitarios, y mejorar la atención al paciente”.

El informe analiza el coste de la entrada manual de datos, las pruebas duplicadas e inexactas y los errores durante la realización de la asistencia sanitaria como algunas de las causas de la mala calidad de los datos. También considera los costes de los sistemas de TI en la sombra (hardware, software u otros programas no respaldados por un departamento central de TI) y concluye que actualmente consumen el 40% del presupuesto total de capital de TI. Reducirlos a la mitad podría ahorrarle a una organización sanitaria hasta 8 millones de euros en tres años.

No se puede ignorar la carga financiera de los datos incorrectos, el coste anual de la mala calidad de los datos en EEUU supera los 3,1 billones de dólares

No se puede ignorar la carga financiera de los datos incorrectos”, afirma Stephanie Kovalick, Chief Strategy Officer de Sage Growth Partners. “El coste anual de la mala calidad de los datos en EEUU en todas las industrias asciende a más de 3,1 billones de dólares. Según Gartner, esta carga puede ascender a 12,9 millones de dólares para una organización debido a los desafíos en la gestión de datos. Con el coste creciente de la asistencia sanitaria en los EEUU, los sistemas de salud deben comenzar a prestar más atención. Invertir en una estructura smart data fabric es clave para reducir significativamente los costes y ahorrar un tiempo valioso que, de lo contrario, se dedicaría a buscar y limpiar datos para garantizar los mejores resultados posibles”.

Computing 815