NoticiasAnalytics

Usuarios y datos, el nuevo perímetro a proteger

ForcePoint propone una plataforma convergente desde la nube

Elena Cerrada, de Forcepoint.
Elena Cerrada, de Forcepoint.

Por Elena Cerrada, Directora de Ventas de ForcePoint en España y Portugal

El trabajo remoto ha planteado nuevos desafíos y provocado que las empresas hayan tenido que modificar la forma de proteger a sus usuarios y su información. Y no solo es que los trabajadores deban poder acceder desde cualquier lugar a los datos, sino que las propias aplicaciones están ahora en entornos en nube, albergando fuera de las corporaciones información sensible.

Ante este contexto, las organizaciones han tenido que replantearse las medidas de seguridad que hasta ahora utilizaban, y que son insuficientes en este nuevo escenario. Los trabajadores y la información no se hallan ya protegidos dentro del perímetro de sus oficinas, sino que se encuentran deslocalizados y se han convertido ellos mismos en el nuevo perímetro a proteger.

Este escenario de deslocalización de usuarios y datos está siendo tremendamente aprovechado por los ciberdelincuentes. Los ataques han crecido exponencialmente en busca de hacerse con el activo más valioso de las organizaciones: la información. Por ello, y dado que el teletrabajo, ya sea total o parcialmente, está aquí para quedarse, debemos garantizar que las medidas de seguridad que adopten las empresas cubran estos nuevos escenarios híbridos de trabajo.

La arquitectura SASE

Las tecnologías deben permitir el control y la protección de la información, ambas características transversales de una arquitectura que Gartner ha definido como SASE (Secure Access Service Edge), y que representa la evolución de las plataformas de seguridad para hacer frente a estos nuevos desafíos. Esta arquitectura ha de entenderse como una solución en la nube que integra múltiples tecnologías en una propuesta única.

Entre ellas, tecnologías avanzadas de análisis de contenido que permiten: proteger a los usuarios frente a amenazas externas y establecer controles en el uso de Internet; controlar el acceso y el uso de aplicaciones en la nube, que pueden ser corporativas o no, por parte de los usuarios; e incluso facilitar el acceso a aplicaciones corporativas privadas, estableciendo políticas de uso adecuado de la información sensible de la organización en los diferentes ámbitos de protección.

La información es el nuevo petróleo. Por eso su protección es tan importante y por eso es necesario adoptar una orientación de protección del dato en nuestras estrategias de seguridad. En Forcepoint proponemos una plataforma de seguridad convergente desde la nube, dentro de una arquitectura SASE, enfocada en la protección del dato, apoyándonos en nuestra tecnología líder del mercado en protección de fugas de información, Forcepoint DLP, con el objetivo de ayudar a las organizaciones a proteger a sus usuarios y su información sensible, gracias a sus capacidades avanzadas de detección y protección de los datos, su aplicación multicanal y su capacidad de aplicación de políticas adaptativas en función del riesgo asociado al comportamiento del usuario.

Nuestra plataforma está orientada a, en primer lugar, proteger a los usuarios de amenazas externas, asegurando la conectividad, mediante soluciones en modo servicio y funcionalidades avanzadas de detección de amenazas, todo ello desde la nube. En segundo lugar, controlar el acceso y el uso que se hace de la información y proteger la información en sí. Y lo hacemos de forma dinámica y adaptativa, en función del riesgo asociado a las acciones del usuario. Y, en tercer lugar, monitorizar al propio usuario, detectando comportamientos maliciosos o de riesgo de manera voluntaria o accidental, a través del análisis de su comportamiento, y adaptando nuestras políticas de protección en función de estos eventos.

Computing 805