OpiniónAnalytics

Innovar con datos: tres desafíos para los CIO

Pedro Fernández de Córdoba, director de Marketing Dell Technologies España y Portugal.

En un entorno de presión económica como el actual, en el que las organizaciones luchan para mantener su relevancia, los CIO se han convertido en una figura clave para el éxito de sus compañías. Esto es así porque la competitividad de las empresas depende, hoy más que nunca, de su capacidad para convertir con rapidez los datos en estrategias que impacten en los resultados financieros.

Pero hay un gran reto que superar. En la llamada década de los datos, en la que se espera que la información alcance en 2025 un volumen de 175 ZB a nivel global, ni siquiera se está analizando el 0,5% de los datos disponibles. Las organizaciones no cuentan con la capacidad suficiente para aprovechar el valor que podrían proporcionar todos los datos que acumulan. Según un estudio de Forrester, más de un tercio de los responsables de IT consideran que la obtención, la recopilación, la gestión y el gobierno de la información es uno de sus mayores desafíos

Las empresas saben que el acceso a datos de calidad puede proporcionales una mejor experiencia de cliente y de negocio, por lo que tratan de comprender todo el potencial que pueden aportar sus datos y así obtener una ventaja competitiva.

En todos los sectores, las tecnologías emergentes están revolucionando y reinventando la forma de interactuar de las personas, que a su vez exigen experiencias más personalizadas. Estos cambios ofrecen grandes oportunidades, pero los CIO tienen sobre la mesa una gran cantidad de posibles proyectos que tienen que ir retrasando debido a la incertidumbre económica. Por ello, es fundamental saber priorizar y centrarse en las áreas adecuadas para poder avanzar. En este punto, es necesario que las organizaciones sepan que pueden avanzar en su futuro digital, acelerar el ciclo de innovación y diferenciarse de la competencia si centran sus fuerzas en la conquista de tres desafíos clave.

1) Gestión de los datos

Desafortunadamente, los enfoques actuales relacionados con la gestión de los datos no son los más apropiados para abordar las necesidades de la era de la información. Así, por ejemplo, los CIO siguen necesitando adoptar silos de datos, en lugar de eliminarlos a medida que nos alejamos de las estrategias de datos centralizadas. Esto está siendo impulsado por los datos cada vez más distribuidos a medida que las tecnologías de IoT promueven la computación en el edge. Cada segundo se conectan 127 nuevos dispositivos IoT a Internet y Gartner predice que el 75% de todos los datos generados por las empresas se crearán y almacenarán en el edge en 2025. A medida que crece el número de ubicaciones en el edge que generan datos, las estrategias de datos centralizadas que transfieren datos distribuidos a la nube simplemente no podrán satisfacer las demandas en tiempo real.

Mientras tanto, la mayoría de los datos almacenados ni siquiera se utiliza. Se recopilan y archivan, pero nunca se utilizan para generar resultados comerciales. Añádase a esta situación la nueva demanda de indformación en tiempo real que dará vida a la gestión de datos durante los próximos 5 a 10 años. De acuerdo con un informe de Forrester, entre 2019 y 2024 las empresas triplicarán sus datos no estructurados almacenados, como archivos u objetos. Con un uso de datos cada vez más sofisticado, la atención se centra en la gestión.

Esta creciente complejidad tiene implicaciones para el cumplimiento normativo y de seguridad. En un mundo cada vez más conectado en el que se multiplican las ubicaciones en el edge, hay una mayor superficie de ataque, que ya hemos visto explotada el año pasado debido al teletrabajo. Esto hace que para las empresas sea más importante que nunca mantenerse al tanto del compliance, incluso cuando se acelera el ritmo del cambio.

Pero los CIO pueden repensar y transformar la gestión de los datos adoptando algunas acciones clave. En primer lugar, democratizar los datos de negocio para que los distintos equipos puedan encontrar y acceder fácilmente a los conjuntos de datos de alta calidad y listos para la producción que necesitan para desempeñar sus funciones. En segundo lugar, brindar a los ingenieros y a los científicos de datos un fácil acceso a las herramientas que necesitan para poder ofrecer información valiosa sobre el negocio. Finalmente, implementar y administrar datos, aplicaciones e infraestructura de manera consistente en todo el ecosistema IT.

2) Llevar la innovación al límite                                                                                                                       

Gartner predice que en 2022 más del 50% de los datos empresariales se crearán y procesarán fuera del CPD o de la nube. En el futuro, la mayoría de los datos se generarán en el edge para poder ser procesados ??en tiempo real, dando lugar a una nueva era de innovación. Los vehículos inteligentes se volverán autónomos, la telesalud eliminará las barreras de la atención médica y las ciudades digitales mejorarán la vida de miles de millones de personas.

A medida que el centro de gravedad de los datos gira rápidamente hacia el edge, las organizaciones piden a sus departamentos de IT la entrega de cada vez más servicios de calidad, en tiempo real y con capacidad de operar en ubicaciones descentralizadas. Las organizaciones se están dando cuenta que para procesar y analizar datos de forma conveniente no siempre resulta práctico transferir datos distribuidos a una infraestructura centralizada en un centro de datos o una nube pública. Para ello necesitan acercar la infraestructura al edge en el que se generan los datos. Esto plantea nuevas preguntas sobre cómo lograr una infraestructura consistente y un enfoque de gestión de datos a través de múltiples proveedores cloud y una gran cantidad de ubicaciones en el edge, por lo que el desafío continúa.

La realidad es que no hay una única respuesta común a todas las organizaciones, pero los CIO pueden combatir estos desafíos. Por ejemplo, crear un único centro operativo desde el core y la nube híbrida hasta el edge y conectarlo a una cantidad cada vez más generalizada de dispositivos ayudará a reforzar la consistencia en la gestión de los datos. Asimismo, garantizar el mantenimiento de un entorno de desarrollo consistente en el que crear, ejecutar y gestionar aplicaciones modernas e invertir en la seguridad de plataformas, aplicaciones y dispositivos relacionados con la gestión del edge es crucial a la hora de permitir la generación y el procesamiento de grandes cantidades de datos. Además, una formación apropiada sobre el ecosistema del edge ayudará a los CIO a comprender mejor cómo adaptar las soluciones a sus necesidades de negocio de manera más eficaz.

3) El poder de las personas: establecer una cultura y conseguir el equipo correcto

Para aprovechar todo el valor de los datos es necesario dedicar tiempo a la innovación y a la monetización de los mismos. Sin embargo, según Gartner, los equipos de gestión de datos solo dedican el 22% de su tiempo a estas tareas. Esto pone de relieve la necesidad urgente de un cambio cultural que restablezca el valor de la innovación y la sitúe como una función empresarial crítica que debe ser priorizada. 

Esto también ofrecerá luz a los equipos y personas que trabajan con la organización de datos, que representando a distintas áreas de la organización tienen objetivos diferentes, ya que la dispersión en el trabajo de los equipos de datos hace que sea complicado proporcionar un enfoque coordinado y centrado en su gestión.

Los CIO deberían preguntarse qué tiempo dedica su científico de datos a las tareas de ciencia de datos que brindan un alto valor a la empresa

Enviar más científicos de datos al campo de batalla no es la respuesta. Es más, la mayoría de las organizaciones no está logrando mantener los roles clave relacionados con los datos, así como las habilidades que necesitan para convertirse en un negocio inteligente. Los científicos de datos cuentan con una alta cualificación y especialización, es decir, son un recurso escaso y costoso, por lo que el uso eficaz de su tiempo es algo muy importante. Los CIO deberían preguntarse qué tiempo dedica su científico de datos a las tareas de ciencia de datos que brindan un alto valor a la empresa.

Una vez que se aborden estos tres desafíos, las organizaciones alcanzarán una posición privilegiada que les permitirá adaptarse a las demandas de las tecnologías emergentes y a las tendencias de los consumidores. Con la infraestructura, las personas y la estrategia de gestión de datos adecuadas,  cualquier empresa podrá prosperar en la era de la información, siempre sin perder de vista su deseo de innovación si quiere, al final, descubrir el verdadero valor de sus datos.

Computing 801