OpiniónAnalytics

La minería de procesos, epicentro del nuevo concepto de eficiencia empresarial

Wil van der Aalst, director científico de Celonis

Wil van der Vaalst, director científico de Celonis.
Wil van der Vaalst, director científico de Celonis.

En las dos últimas décadas, la minería de procesos ha madurado como disciplina de análisis empresarial. La adopción del llamado process mining, el estudio objetivo de los procesos de una corporación basándose en los registros de cualquier proceso empresarial almacenados en los sistemas de información, ha provocado la creación de herramientas comerciales que mejoran la optimización de tiempo y dinero para las empresas que las adoptan.

La minería de procesos está experimentando un enorme crecimiento; de hecho, el tamaño del mercado mundial de software de minería de procesos fue de 421,9 millones de dólares en 2020 y se estima que mostrará un crecimiento del 48,6% en 2021, según Fortune Business Insights. Asimismo se prevé que crezca de 627 millones de dólares en 2021 a más de 10.000 millones de dólares en 2028 con una tasa de crecimiento anual compuesta del 49,3% en el período 2021-2028.

El tamaño del mercado mundial de software de minería de procesos fue de 421,9 millones de dólares en 2020 y se estima que mostrará un crecimiento del 48,6% en 2021

Al principio, esta disciplina se realizaba en el contexto de proyectos de mejora y no era una actividad continua como ahora. Muchos de los problemas que se encontraban hace más de 20 años, como el descubrimiento de procesos, la comprobación de la conformidad o la predicción de procesos, siguen siendo objeto de investigación y cada año se observan mejoras significativas. Sin embargo, a medida que el campo madura, el foco de atención se mueve hacia procesos más complejos.

En este sentido, miles de empresas están dando el salto a la ejecución basada en datos mediante la "Celonización" de todos sus procesos principales. Podemos decir que Celonis Process Mining es la radiografía que encuentra aquellos procesos ineficientes y nuestro sistema de Execution Management es el médico que los cura, generando el mayor cambio en el mundo del software desde el cloud computing.

Como dijo el danés Niels Bohr, Premio Nobel de Física en 1922, "es difícil predecir, especialmente el futuro". Sin embargo, hay algunos avances claros como las formas de explorar  los procesos de gestión intraempresarial con claras perspectivas de futuro. Por ejemplo, las técnicas de predicción que incorporan el aprendizaje automático y las simulaciones basadas en datos para responder a las preguntas "qué pasaría si..." son terrenos de trabajo computacional que año tras año logran avanzar.

Estas técnicas,  basadas en los principios de descubrimiento y conformidad de procesos, demostrarían cómo la innovación en estas tecnologías conducirá a predicciones más precisas y simulaciones más realistas. La minería de procesos desempeñará un papel fundamental en la creación de digital twins en líneas de producción, aeropuertos, cadenas de suministro, hospitales y otras organizaciones.

Tras años estudiando este terreno desconocido para muchas personas, las empresas han comenzado a interesarse en nuevas fórmulas de mejora de sus operaciones. Al margen de su capacidad de análisis sofisticado,  los diagnósticos de la minería de procesos son capaces de detectar y procesar problemas de rendimiento o de cumplimiento. Esta situación requiere a largo plazo fórmulas de análisis, diseño y validación de procesos  con visión de futuro para responder rápidamente,  así como la capacidad de desencadenar flujos de trabajo que tomen medidas correctivas. La minería de procesos ayuda a identificar las oportunidades de automatización de procesos robóticos (RPA) y puede dar soporte a los flujos de trabajo y a las aplicaciones que utilizan plataformas de integración visual de bajo código.

El gran reto de las nuevas tecnologías de la minería de procesos recae en el acercamiento al verdadero tejido de los procesos y sistemas. Al retrasar el aprovechamiento de la minería de procesos, las empresas no sólo mantienen hábitos ya defectuosos, sino que también desperdician potencialmente más tiempo, dinero y energía y, por lo tanto, no funcionarán a su máxima capacidad o a su máximo potencial.

En definitiva, los procesos mueven el mundo y hacen que las cosas sucedan. Sin la minería de procesos, las organizaciones nunca podrán optimizar los mismos, quedándose atrás frente a la competencia, y desperdiciando enormes recursos, ya sean costes, tiempo o recursos naturales cada vez más escasos.

 

 

 

 

 

 

 

 

Computing 806