OpiniónBanca

Los servicios bancarios en la era de la instantaneidad

Por Enrique Hermoso, Global Account Manager Banking Division de Sopra Steria.

Los servicios bancarios, como los de cualquier empresa, se desarrollan y prestan en una nueva realidad social y tecnológica marcada por la ‘instantaneidad’, con nuevos players que han irrumpido de la mano de la tecnología para alterar las reglas del juego. En el sector financiero estos nuevos players son, fundamentalmente, fintechs y plataformas. La principal amenaza por parte de las fintechs es la velocidad con la que estas organizaciones ponen nuevos productos y servicios en el mercado, lo que les permite tener feedback sobre los mismos antes que los bancos. Por otro lado, las fintech, además, son organizaciones pequeñas y eficientes, lo que las hace muy competitivas en precios en comparación con un banco. Por lo que se refiere a las plataformas, se han convertido en interlocutor principal con los consumidores, lo que les permite obtener información relevante que retroalimenta su capacidad para enriquecer la personalización de sus productos y servicios, aumentando a su vez el engagement con el cliente y, por tanto, su apalancamiento.

Elegir una estrategia

Ante esta nueva realidad, los bancos tienen al menos dos opciones: hacer algo o no hacer nada al respecto. No hacer nada les irá convirtiendo paulatinamente en una marca blanca de los productos financieros menos rentables (cuentas corrientes, depósitos…), lo que comprometerá su viabilidad a medio plazo. Hacer algo pasará necesariamente por ser un player de valor en los nuevos ecosistemas. Cualquiera que sea la estrategia finalmente elegida, va a requerir al menos de una plataforma tecnológica que permita integrar ecosistemas; una estrategia de Open Banking que poco tiene que ver con la tradición bancaría clásica, y mucha, mucha velocidad. En principio, construir una plataforma Open Banking es ‘solo’ un problema tecnológico perfectamente factible. La plataforma debe ser abierta y permitir poner en el mercado muy rápidamente nuevos productos y servicios y explotar la información de las interacciones.

Es difícil prever qué productos y servicios va a demandar el mercado dentro de dos años, lo que sabemos es que hay que poder crearlos y distribuirlos muy rápido 

Con independencia de cómo se ataque la construcción de la plataforma, es clave salir al mercado cuanto antes. Es fundamental ser muy rigurosos con la definición del MVP (Mínimo Producto Viable) inicial, que permita comenzar a iterar cuanto antes con el entorno y conseguir feedback rápidamente para poder pivotar en etapas iniciales. Alargar la salida tiene más riesgo que salir pronto con un producto ‘pequeño’. Una plataforma sin estrategia no vale para nada. Es aquí donde está el verdadero riesgo del asunto. Desde nuestro punto de vista, construir una plataforma que realmente genere un ecosistema implica ‘generosidad’, en el sentido de compartir con los players del ecosistema los activos que la plataforma genere logrando un escenario win-win-win. El equipo de IT tiene un gran trabajo aquí. Lograr que los equipos tradicionales estén abiertos a nuevos modelos de negocio, a modelos que incluso no son los habituales del sector, en principio no va a ser fácil por el efecto vértigo que provoca salir de la zona de confort.

Es en este contexto en el que se hace necesario contar con outsiders de otros sectores, ya que la hibridación es clave para enriquecer el contexto. Es difícil prever qué productos y servicios va a demandar el mercado dentro de dos años, lo que sabemos es que hay que poder crearlos y distribuirlos muy rápido; la estrategia va a tener que adaptarse constantemente y no podrá basarse en experiencias anteriores, en primer lugar, porque no las hay, y en segundo, porque rentabilidades pasadas no garantizan rentabilidades futuras.  

Computing 816