OpiniónBig Data

Reimaginando el futuro con la analítica y la IA

Por Christian Gardiner, Director General de SAS Iberia.

Christian Gardiner, Director General de SAS Iberia.
Christian Gardiner, Director General de SAS Iberia.

Acabamos de vivir un año tremendo. El coronavirus ha reclamado más de dos millones de vidas en todo el mundo y afectado gravemente a muchas más, mientras se ha llevado por delante nuestra economía. Aún seguimos luchando contra él, pero este nuevo año 2021 viene cargado de esperanza. Esperanza en que la vacuna nos permita recuperar la seguridad y la salud, y esperanza en que seamos capaces de poner en práctica las lecciones aprendidas durante la pandemia, concretamente en lo que se refiere a la gestión empresarial y pública.

Este tiempo de incertidumbre ha presionado a las empresas y los gobiernos a reinventar sus organizaciones con datos. Después de todo, la naturaleza disruptiva de 2020 también ha traído consigo algunas oportunidades, y muchas de ellas implican datos, analítica avanzada y transformación digital. La crisis provocada por la Covid-19 ha dado lugar a una nueva ola de políticas de estímulo para reconstruir la economía mundial. En Europa, la Comisión Europea (CE) ha establecido un importante plan de recuperación (Next Generation EU) diseñado para apoyar a los países en sus esfuerzos por recuperar la estabilidad económica y construir un futuro más inclusivo y sostenible.

Un sólido ecosistema industrial

La creación de un sólido ecosistema industrial con inteligencia artificial (IA), supercomputación y cloud; la inversión en conectividad y 5G; el fortalecimiento de la ciberseguridad; y la construcción de economías basadas en datos se encuentran entre las principales prioridades de la UE en materia de digitalización, y deberían estar también en la nuestras. En mi opinión, la analítica avanzada y la IA jugarán un papel esencial en la reconstrucción y me gustaría compartir algunos de los campos donde, desde SAS, creemos necesario invertir para recuperar nuestro músculo económico y fortalecer nuestras sociedades.  

Este será claramente el año de la vacuna. Ahora que ya tenemos más de una en el mercado y varias en proceso de aprobación por las entidades reguladoras, la analítica no solo desempeñará un papel en las aprobaciones para el proceso de desarrollo de la vacuna, sino que también será importante para planificar la implementación y el seguimiento de la distribución, los efectos secundarios y la eficacia.

Dos factores que influirán fuertemente en el éxito de la próxima generación: los planes de estudios individuales personalizados y la capacidad analítica

Los pueblos inteligentes tendrán que ponerse al mismo nivel que las ciudades inteligentes. La deslocalización del trabajo está generando una migración inversa de las grandes ciudades a las más pequeñas o a los pueblos. Los servicios de banda ancha y otros servicios inteligentes empezarán a surgir en estos territorios con el auspicio de los gobiernos locales, que se apoyarán en analítica para mejorar sus servicios a los ciudadanos.

Dos factores que influirán fuertemente en el éxito de la próxima generación: los planes de estudios individuales personalizados y la capacidad analítica. Para tener éxito como recién contratados, los graduados necesitan no solo conocimientos analíticos sino también habilidades narrativas, gestión de proyectos y conocimientos de ética y compliance.

En el mundo del consumo la transformación digital es ahora una cuestión de supervivencia. Los consumidores tienen la posibilidad de elegir y controlar sus compras, operaciones de banca, servicios públicos, etc., desde una app o una web. Se espera que las empresas avancen a la par de los gigantes de la industria digital con cadenas de suministro más eficientes, atención al cliente 24 horas y una usabilidad web sencilla, todo ello optimizado gracias a la analítica. La computación en la nube va a permitir democratizar el uso de la analítica de datos a gran escala. Lo que hace unos años suponía un largo proceso de adquisición y a menudo era inalcanzable debido a los costes, hoy podemos hacerlo accediendo a los servicios on demand y apoyándonos en un proveedor de cloud. La nube abaratará costes y ayudará a las pymes a subirse al carro de la digitalización. La inteligencia artificial y el machine learning nos ayudarán a obtener el máximo rendimiento de los datos de nuestras organizaciones. Con supervisión humana, comunicando y explicando los modelos en cada paso de un proceso de decisión, la IA seguirá progresivamente generando más confianza en los responsables de toma de decisiones.

Las decisiones basadas en datos y el diseño de políticas públicas y privadas proactivas, como hemos visto durante la Covid-19, también tienen un mayor apoyo y reconocimiento por parte de los ciudadanos. Los astros se han alineado. El momento de dar el salto digital es ahora, ¿a qué esperamos?

Computing 806