NoticiasBlockchain

La referencia en blockchain cobra fuerza desde España

Una de las oportunidades que nos ofrece blockchain es la de crear plataformas en las que operar colaborativamente para poner después en funcionamiento aplicaciones y servicios dentro de una red basada en esta tecnología.

El crecimiento y la evolución de la tecnología blockchain se encuentra en un momento crucial, la necesidad de relacionar la disrupción de su funcionamiento, sus ventajas y el marco legal, supone un nuevo reto en el cual se avanza de la mano de los reguladores, empresas y la comunidad de desarrolladores. Sin duda, 2018 será recordado como el año en el que la palabra blockchain se filtró indiscriminadamente en todos los paneles de conferencias sobre tecnología. Esta situación no es casualidad, pues las DLT (tecnología de contabilidad distribuida) prometen cambiar la forma en la que entendemos las transacciones de valor.

Una de las oportunidades que nos ofrece blockchain es la de crear plataformas en las que operar colaborativamente para poner después en funcionamiento aplicaciones y servicios dentro de una red basada en esta tecnología. Esto se hace bajo un lenguaje común, un estándar claro y un modelo transaccional que registre de manera imborrable cualquier proceso. De este modo, la transparencia en convierte en un atributo que pasa de ser opcional a obligatorio a la hora de operar. Sin embargo, para que esto pueda llevarse del plano teórico al práctico (como lo estamos haciendo ya en España) es necesa rio poder crear consensos entre los atributos de la tecnología, las reglas de juego del mercado y los parámetros sobre los que se sostiene la transferencia de valor actualmente (registros, autenticaciones, fiscalización, etc.). En otras palabras, es necesario tener validez legal.

Este tipo de avances no se pueden generar de manera aislada o, por lo menos, no se pueden llevar a cabo actualmente de esta forma. En España entendemos el panorama y eso es justamente lo que ha fortalecido a Alastria, el primer consorcio de blockchain nacional que ya completa un año de trabajo y en el que ya sumamos más de 350 socios.

Necesitamos estándares

Todos, divididos en comisiones y comités, buscamos un mismo fin: habilitar las herramientas básicas para que la tecnología blockchain sea útil en el mundo empresarial, para todos y en todos los sectores. Ahora bien, para que todo funcione es necesario plantear el desarrollo tecnológico que implica esta tecnología y generar consenso para que tenga la validez legal de la que hablábamos.

En España estamos dando pasos notables en este último tema. La Comisión de Estándares de Alastria se ha comprometido a generar un marco común que identifique la oportunidad de un estándar sobre la aplicación y la formación de regulación alrededor de blockchain. En la International Organization for Standardization realizada en Moscú recientemente, la comisión presentó el modelo que plantea el consorcio español y obtuvo una gran recepción por parte de los grupos de Australia, India, China, Malasia y Singapur. Además, se avanzó junto al European Standards Organization en la creación de un grupo específico de ‘Permissioned Distributed Ledger’ (ISG PDL), en el que Alastria es cofundador y representa los intereses de las empresas que aporta en la comunidad. Estos son dos pasos contundentes para llevar las propuestas construidas por más de 350 empresas españolas a un contexto europeo y mundial.

Acceda al contenido completo en el Anuario 2019 de Computing

Computing 782