OpiniónCalidad de Datos

El poder del dato

En la carrera por contar con perfiles profesionales ligados al dato, las dificultades para atraerlos son de grandes dimensiones.

El dato impera, domina el ritmo a seguir por parte de las organizaciones, está de moda. Si hace unos años era la nube y más adelante la ciberseguridad, ahora los comités de dirección meditan sobre cómo sacar el máximo partido a la información. Pero los datos son estos: todavía solo el 39% de las compañías afirma mantener una estrategia en torno al dato. Su gestión por ello es crítica. Y es aquí donde despunta la figura del director del área de Datos, con las funciones añadidas tipo data scientist, data analyst, data architect… Tanto, que en la carrera por contar con estos perfiles profesionales las dificultades para atraerlos son de grandes dimensiones, principalmente porque la cualificación que se encuentra en el mercado aún es escasa y porque aquellos que sí la tienen perciben unos emolumentos considerables. En nuestro país, la Guía Spring 2019 sitúa al Chief Digital Officer (CDO) con alta experiencia con un salario de entre 60.000 y 130.000 euros.

Para Gartner, el papel de un director de datos combina “responsabilidad y capacidad de control sobre la protección y privacidad de la información, el gobierno de la información, la calidad de los datos y la gestión del -ciclo de vida- de los datos, junto con la explotación de los activos de datos para crear valor comercial”. El objetivo debe ser determinar una estrategia conjunta en beneficio de la organización, toda vez que es una estrategia en torno al dato que implica a todos los trabajadores con el CIO y el CDO a la cabeza, obligados a entenderse. Es el momento de alzar la voz ‘todos a una’.

Computing 786