OpiniónCloud Computing

Es hora de escalar los despliegues y proyectos de automatización

Carlos Chicharro, Expert in Automation technology, Blue Prism.

Carlos Chicharro, Expert in Automation technology, Blue Prism
Carlos Chicharro, Expert in Automation technology, Blue Prism

La automatización ha demostrado ampliamente su papel como elemento clave en la transformación de las organizaciones, tanto en empresas privadas como administraciones públicas. Hace años que las principales multinacionales han confirmado su confianza en la RPA para impulsar la eficiencia de sus procesos de negocio, mejorar y ampliar los servicios que prestan a sus clientes y facilitar el trabajo de sus empleados. Si quedaba alguna duda de la tendencia de crecimiento de la automatización, la irrupción del COVID disparó el ritmo de crecimiento de la implantación de esta tecnología. Son numerosos los casos de éxito en empresas de muy diferentes sectores y múltiples áreas de negocio, implantando la automatización en todo tipo de procesos. La administración pública no se ha quedado atrás, y ha apostado por transformarse a través de la automatización inteligente, consiguiendo mejorar el servicio que presta a los ciudadanos y aumentando, a la vez, la calidad del trabajo de los funcionarios.

Las previsiones indican que el mercado de la RPA en España va a seguir creciendo. Las organizaciones están en fase de despliegue y en búsqueda de nuevos casos de uso susceptibles de automatizar, para llevar los beneficios de esta tecnología a todos los departamentos y exprimir al máximo sus posibilidades. Es el momento de escalar. Pero no cualquier tipo de automatización vale, ni todas las soluciones son iguales: automatizar con herramientas que funcionan con pocos procesos está al alcance de distintas soluciones, no así automatizar miles de procesos que interaccionan entre sí. Actualmente, las necesidades de las organizaciones implican poder escalar a centenares de procesos. Es fundamental contar con una tecnología que haga posible este crecimiento de forma ágil y sin proyectos de inversión millonaria.

Automatizar con herramientas que funcionan con pocos procesos está al alcance de distintas soluciones, no así automatizar miles de procesos que interaccionan entre sí

Para que las organizaciones afronten este reto con éxito, es necesario, en primer lugar, poder integrar todas las tecnologías en un único ecosistema. La automatización ha de interactuar libremente con el resto de herramientas y soluciones tecnológicas de cara a desarrollar su máximo potencial de la forma más sencilla y rápida. Esto se consigue con una plataforma diseñada para ser la base de la automatización.

En segundo lugar, para que una organización pueda escalar acorde a sus necesidades, es esencial que implante una tecnología que permita reutilizar al máximo todo lo desarrollado. La reusabilidad implica poder volver a emplear procesos o tareas en desarrollos futuros sin que esto conlleve una inversión de tiempo ni un gran coste extra para las organizaciones. Explicado de forma sencilla, permite “llevar” un proceso automatizado que ya funciona a otro puesto de la organización, o a otros muchos puestos, y ponerlo a funcionar. La capacidad de reutilizar objetos, manteniendo la seguridad y el control, facilita un rápido despliegue de la automatización. Además, con algunas herramientas, al no ser necesario escribir código ni crear nuevas tareas desde cero cada vez, los proyectos se pueden ejecutar en semanas en lugar de en meses.

Cada vez más organizaciones están trasladando sus plataformas de RPA y automatización inteligente a la nube por la capacidad de ampliación ilimitada que está a su disposición

En tercer lugar, es clave explotar los beneficios de la nube. Cada vez más organizaciones están trasladando sus plataformas de RPA y automatización inteligente a la nube por la capacidad de ampliación ilimitada que está a su disposición. La nube alivia la gestión y proporciona una mayor flexibilidad, ya que se elimina la carga de infraestructura y se minimiza el riesgo. Por otro lado, permite que la tecnología de automatización esté disponible en todo momento y lugar, lo que, a la hora de la colaboración, es muy beneficioso. Además, ante la necesidad de actualizaciones constantes, la nube facilita la incorporación de la innovación, manteniendo la tecnología siempre a la vanguardia. Por último, el cloud trae nuevos modelos de negocio a la automatización.

La coyuntura de los últimos años, primero por la pandemia del COVID y sus consecuencias económicas y ahora con la inestabilidad global existente, ha potenciado la necesidad de orientarse hacia una forma de operar más flexible y ágil para adaptarse al cambiante panorama y afrontar el futuro con garantías. En este escenario, la automatización inteligente ha demostrado con creces sus beneficios. El camino ahora es afianzar este proceso de transformación. Y conviene recorrer este camino de la mano de un proveedor maduro y con experiencia, que goce de una oferta consolidada para garantizar la flexibilidad y la capacidad de la tecnología. En resumen, un socio que ofrezca soluciones capaces de soportar las necesidades de automatización a largo plazo de cualquier compañía o administración pública, que son cada vez mayores.

Computing 815