EncuentrosCloud

¿Se puede simplificar el viaje a la nube?

Gestionar el legacy y encontrar talento adecuado son los principales retos para subir a la nube, según concluyeron los asistentes al executive lunch organizado por Computing y Data Center Market con la colaboración de Nutanix.

El proceso de migración a la nube no es tan sencillo como lo pintan, al menos para la gran mayoría de las empresas. La gestión de las infraestructuras TI se complica y afecta al negocio, sobre todo, por la dificultad de acoplar los sistemas heredados; ese famoso legacy que sigue trayendo por la calle de la amargura a muchas compañías. Con este panorama de fondo,Data Center Market y Computing, en colaboración con Nutanix, han organizado un almuerzo de trabajo para hablar sobre estrategias de simplificación en este viaje hacia el cloud y poner en claro que desplegar de forma efectiva cualquier aplicación en cualquier nube es posible.

Al encuentro han asistido representantes de ALD Automotive, AXA, Carrefour, Metlife, Metrovacesa, Mutua Madrileña, Novobanco, Repsol, Santalucía Servicios Compartidos, Sareb y Selecta, que han puesto de manifiesto que cada organización tiene una casuística particular y un ritmo de adopción diferente en función de los requisitos operativos, legislación y cargas de trabajo. Sin embargo, todos han coincidido en señalar que este modelo está presente, en mayor o menor medida, en cada una de sus compañías, y que cada vez está cobrando más protagonismo gracias a la flexibilidad, agilidad y elasticidad que aporta. La digitalización resulta, a día de hoy, imprescindible para estar “en la cresta de la ola” y en este ámbito la nube se presenta como la compañera ideal de metodologías que están modificando la operativa corporativa, como Agile o DevOps.

El time to market es donde el concepto de nube ha alcanzado su apogeo 

El dinamismo que concede esta fórmula permite a las empresas hacer frente a picos de trabajo que requieren mucha infraestructura nueva, desplegando cientos de servidores, por ejemplo, que luego no resultan necesarios cuando se ha concluido el proyecto en cuestión. Además, también hace posible la creación de entornos de test que les dotan de la capacidad de probar y desarrollar sistemas de forma acelerada. O, como mencionaron durante el almuerzo: “permiten ver el business case muy rápido”. Este abanico de ventajas no da por sentado que las organizaciones tengan que llevar todo a la nube. Habrá que ver caso por caso y dependerá mucho de “la mochila que arrastre” y del momento de crecimiento en el que se encuentre. Las tendencias de mercado hablan de entornos multicloud y plataformas híbridas, pero no de réplicas exactas ni plantillas fijas e inamovibles. Sería ir en contra de la esencia de la nube. 

Acceda al contenido completo pinchando en el PDF

Computing 785