EntrevistasCloud

“El potencial de la nube hay que buscarlo en la funcionalidad”

David Mañas, Director de Cloud e Infraestructuras de T-Systems Iberia.

Con más de 65.000 sistemas de cloud operativos para más de 600 clientes en todo el mundo y como proveedor más grande de SAP HANA, T-Systems aborda la reconfiguración de su porfolio para acompañar a sus clientes en su digitalización, con el desarrollo de sistemas cloud más eficientes y mejor gestionados. David Mañas, responsable de la estrategia cloud de la compañía en nuestro país, explica cómo afrontan la nueva realidad de mercado.

¿Cómo afronta T-Systems 2019 y la maraña de nubes?

D. M.: Lo hacemos apostando por una estrategia Cloud First, en la que elegimos el sistema e nube que mejor se adapta a las necesidades del cliente en cada momento y para cada proyecto, considerándonos Cloud Agnostic. Para ello contamos con un porfolio de soluciones cloud muy amplio, que incluye desde nuestra propia Cloud Pública, el Open Telekom Cloud (OTC), hasta soluciones basadas en los grandes acuerdos que tenemos con proveedores hiperescalares (AWS, Microsoft Azure…) o las soluciones SAP, de las que somos el proveedor más grande del mundo, con más de 820 terabytes de datos subidos a HANA. Además, somos el primer proveedor del mundo en incorporar las soluciones SAP en todos los entornos cloud. A todo esto, a lo que hay que sumar los servicios de misión crítica, una de nuestras grandes fortalezas, con garantía de disponibilidad 24/7 los 365 días del año, con el respaldo en seguridad y conectividad de nuestra matriz, el Grupo Deutsche Telekom.

David Mañas, Director de Cloud e Infraestructuras de T-Systems Iberia.
David Mañas, Director de Cloud e Infraestructuras de T-Systems Iberia.

Ante el panorama múltiple de soluciones, en T-Systems apostamos por crear ecosistemas de cloud híbrida, que ayude a nuestros clientes a aprovechar los beneficios de cada sistema en cada momento, según sus necesidades en tiempo real y aumentando exponencialmente su eficiencia. El secreto para conseguirlo es contar con una gestión eficiente del ecosistema al completo, que permita conocer en tiempo real el impacto económico, el aprovechamiento de la infraestructura, dónde está la carga de datos en cada momento…

Desde T-Systems hemos desarrollado el sistema Hybrid@Scale, que permiten la hibridación e interconexión de diferentes nubes en una misma plataforma. El cloud es un habilitador de negocio, por lo que debemos promover la integración de soluciones e infraestructuras y garantizar su buena sincronización y funcionamiento. Contamos con más de 10 años de experiencia en el desarrollo de proyectos e infraestructuras en cloud, y actualmente son más de 65.000 los sistemas cloud que mantenemos activos en todo el mundo. Hemos estado a la vanguardia de esta tecnología siempre y trabajamos para seguir estándolo.

El futuro del cloud... ¿pasa por la automatización?

D. M.: El futuro pasa más bien por la hiperautomatización para alcanzar el Serverless o NoOps real, y así mejorar el T2M, la calidad y la eficiencia de costes. Desde T-Systems buscamos la integración de los sistemas disponibles, de una forma sencilla y eficaz, para que el cliente se olvide completamente de la infraestructura y se centre en la utilidad y funcionalidad necesaria para poder desarrollar su negocio.

El cloud debe dar el salto de la infraestructura a la funcionalidad para desarrollar todo su potencial y convertirse en una palanca de innovación para la digitalización de cualquier empresa. El negocio en cloud estará en la aplicación que ayudemos a desarrollar, no en la infraestructura necesaria para habilitar el funcionamiento eficiente de esa aplicación. Por eso en T-Systems ofrecemos un servicio de Infraestructure as a Code o Function as a Service, evolucionado y perfeccionado para aportar valor a nuestros clientes.

¿Qué consecuencias tiene ese salto de infraestructura a funcionalidad del cloud para los profesionales IT?

D. M.: Supone un cambio cultural enorme tanto para los proveedores de servicios IT como para los CIO. Los proveedores tenemos que entender que el cliente busca la funcionalidad y prestaciones que la infraestructura habilita para el negocio. Si seguimos hablando de infraestructura y no somos capaces de cambiar el discurso a funcionalidad, el cloud no podrá desarrollar todo su potencial. Por eso en T-Systems nos hemos enfocado en aportar soluciones partiendo de las necesidades de negocio del cliente.  El cliente nos explica sus requerimientos de negocio, y nosotros aportamos la parte técnica y la solución TIC completa que necesita para conseguirlos.  El papel del CIO se encamina a saber cómo ayudan las infraestructuras cloud a la generación de negocio, a añadir valor al producto, y cómo facilita llegar más y mejor a los clientes. 

El papel del CIO se encamina a saber cómo ayudan las infraestructuras cloud a la generación de negocio, a añadir valor al producto y llegar mejor al cliente

¿Cuáles son los desafíos para la seguridad que plantean las nuevas cloud? 

D. M.: El aumento de la conectividad en los sistemas de una empresa incrementa su exposición y vulnerabilidad, por lo que la seguridad en los sistemas de cloud híbrida o multicloud, son más necesarios que nunca.  Nosotros somos muy conscientes de ello y tenemos un gran componente de seguridad. Formar parte de un grupo como Deutsche Telekom nos proporciona solvencia y robustez en todos nuestros sistemas de seguridad. De hecho, dentro del grupo hemos formado parte del desarrollo de la metodología ESARIS (Enterprise Security Architecture for Reliable ICT Services), para garantizar un nivel de seguridad adecuado y verificable en todos nuestros servicios y soluciones.  Esta metodología se aplica a todas las fases de constitución de un sistema, desde el diseño hasta la utilización por los usuarios. Todos nuestros sistemas cloud tienen implementado y están certificados por ESARIS.

La normativa determina tres niveles de control con 31 aspectos de seguridad cada uno, que son supervisados por nuestros sistemas de forma automática en periodos preestablecidos.  Cuando uno de esos controles no da la respuesta adecuada, se activan los procesos y mecanismos de seguridad para evitar que haya brechas de seguridad. Además, cuenta con indicadores de cumplimiento de los estándares ISO 27001 y, más específico para cloud, ISO  27017/27018; ayuda al cumplimiento de la GDPR o asegurar la capacitación en la norma ENS (Esquema Nacional de Seguridad). 

Computing 785