NoticiasCloud

La TI tradicional seguirá nutriendo el negocio pese al empuje cloud

La nube le gana el pulso a la TI tradicional, aunque esta se resiste todavía con fuerza. Para ser relevantes en el mercado es necesario cambiar a la nube, según aconseja Gartner, apostando por la flexibilidad y la agilidad.

Un último informe de Gartner es tajante: “el 28% del gasto en los principales mercados de TI de las empresas se trasladará a la nube en 2022, frente al 19% en 2018”.  El crecimiento del gasto de TI de las empresas en ofertas basadas en cloud computing será más rápido que el crecimiento en ofertas tecnológicas tradicionales que no son en la nube. A pesar de este crecimiento, las ofertas tradicionales seguirán constituyendo el 72% de los ingresos potenciales para los mercados de TI empresariales en 2022, según las previsiones de la firma analista.

“El cambio del gasto de TI empresarial a nuevas alternativas basadas en la nube es implacable, aunque se está produciendo a lo largo de muchos años debido a la naturaleza de TI empresarial tradicional”, explica Michael Warrilow, vicepresidente de Investigación de Gartner. “El cambio al cloud destaca el atractivo de una mayor flexibilidad y agilidad, que se percibe como un beneficio de la capacidad bajo demanda y los precios de pago por uso en la nube”.

Más de 1,3 trillones de dólares (1,1 billones de euros) en gastos de TI se verán afectados directa o indirectamente por la traslación a la nube

Más de 1,3 trillones de dólares (1,1 billones de euros) en gastos de TI se verán afectados directa o indirectamente por la traslación a la nube para 2022. Los proveedores que puedan capturar este crecimiento impulsarán el éxito a largo plazo durante la próxima década.

Gartner recomienda que los proveedores de tecnología utilicen el cambio de nube como una medida de oportunidad de mercado. Deben evaluar las tasas de crecimiento y las oportunidades de tamaño de mercado abordable en cada una de las cuatro categorías de cambio de la nube: infraestructura del sistema, software de infraestructura, software de aplicación y ‘tercerización’ de procesos comerciales.

Según Gartner, el mayor cambio en la nube antes de 2018 ocurrió en el software de aplicaciones, particularmente impulsado por la gestión de relaciones con los clientes (CRM). CRM ya ha alcanzado un punto de inflexión en el que se produce una mayor proporción de gasto en la nube que en el software tradicional. Esta tendencia continuará y se ampliará para cubrir segmentos de software de aplicaciones adicionales, incluidos suites de oficina, servicios de contenido y servicios de colaboración, hasta el final de 2022. El software de la aplicación conservará el mayor porcentaje de cambio de la nube durante este período.

Para el año 2022, casi la mitad de los ingresos potenciales estarán en la infraestructura del sistema y el software de infraestructura, insiste Gartner. La infraestructura del sistema será el segmento de mercado que cambiará más rápido de aquí a cuatro años a medida que los activos actuales alcancen el estado de renovación. Además, actualmente representa el mercado con la menor cantidad de cambios en la nube. Esto se debe a las inversiones anteriores en el hardware del centro de datos, la virtualización y el software del sistema operativo del centro de datos y los servicios de TI, que a menudo se consideran costosos e inflexibles.

Computing 785