OpiniónCloud

La conectividad como valor de protección eléctrica en la industria

Jordi Montero, director de I+D de Salicru, incide en que es clave el suministro energético continuo y de calidad.

Jordi Montero, Director de I+D de Salicru
Jordi Montero, Director de I+D de Salicru

No hay precedente ninguno de que grandes cambios tecnológicos a nivel industrial (aparición de la máquina de vapor, electrificación, etc.) se etiquetaran como una nueva revolución industrial hasta pasados unos años o bien décadas.

Pero ahora y por primera vez en la historia, una revolución industrial se está denominando así desde sus inicios. Además, esta revolución industrial viene precedida por una revolución social causada por la aparición de los smartphones y su gran capacidad de servicios de conectividad.

Sus denominaciones son diversas. Algunos lo llaman Industria 4.0, otros IoT (Internet Of Things) y otros IoE (Internet Of Everything), algunos IIOT (Industrial Internet Of Things) pero sea cual sea su nombre, significa la generación de muchos datos, cada vez más sensibles e internos a cualquier actividad para poder tener información.

En el caso de las empresas, la transformación digital es un proceso básico en la coyuntura actual para poder competir con plenas garantías de éxito en un mercado que, además de ser global, está cada vez más interconectado con sus clientes y proveedores.

Soluciones de conectividad

El elevado valor estratégico de los datos, para poder analizar tendencias, usos y otros macro indicadores dentro de una empresa (sea cual sea su sector), requiere ser capaz de garantizar su integridad y máxima disponibilidad en todo momento para cualquier consulta o cálculo.

Aquí es clave el suministro energético continuo y de calidad a los servidores de bases de datos y al sistema de apoyo que genera los cálculos y conclusiones. Un fallo energético puede ocasionar una corrupción de la base de datos, causar una pérdida de continuidad en su trazabilidad o bien una pérdida temporal de capacidad de cálculo sobre ellos, provocando una perdida notable de valor estratégico para la empresa.

Un fallo energético puede ocasionar una corrupción de la BBDD; una pérdida de continuidad en su trazabilidad o de la capacidad de cálculo sobre ellos

Sea cual sea el factor que provoque la discontinuidad energética, un SAI robusto, de una compañía fiable y con una solución IoT segura, es un componente clave para dar solución a la disponibilidad e integridad de los datos, los cuales se han convertido en un elemento más y más estratégico en esta revolución que tenemos la suerte de experimentar.

En este aspecto, empresas como Salicru ya están proporcionando al mercado soluciones cloud no centralizadas y que se puedan implantar en redes privadas y de alta seguridad para sus productos.

Hablamos de conseguir la máxima conectividad de los sistemas de alimentación ininterrumpida (SAI) con soluciones tales como la plataforma de monitorización y gestión centralizada en el cloud o bien no centralizada y que puedan ser incorporadas en la red de datos interna de cualquier empresa. El máximo grado de ciberseguridad es la no necesidad de conectarse a Internet para llegar a la nube.

Otras estrategias de conectividad que se están implantando en nuestro sector es el soporte técnico online del SST, donde los clientes tienen acceso a un espacio interactivo, en el que pueden notificar y gestionar las posibles incidencias de sus equipos, realizando distintas solicitudes de mantenimiento, renovación, auditorías energéticas, formación, garantías, etc. En definitiva, la conectividad se ha convertido ya en un importante valor de protección del suministro eléctrico en equipamientos industriales.

Computing 784