NoticiasComputación cuántica

¿Qué hay detrás de la tecnología cuántica?

Por Óscar Díez, Head of Sector Quantum Computing de la Comisión Europea.

En la primera revolución cuántica hace casi 100 años comprendimos y pudimos predecir los procesos físicos a escala atómica y subatómica, y eso nos abrió la puerta a inventos como ordenadores, láseres o GPS. La segunda revolución cuántica en la que actualmente estamos inmersos nos ha permitido manipular esas partículas (fotones, electrones, átomos) y está abriendo la puerta a tecnologías como la computación, las comunicaciones y los sensores cuánticos.

Los ordenadores cuánticos aprovechan las propiedades de estados cuánticos como superposición, interferencia y entrelazamiento (entanglement) para realizar determinados cálculos de una forma mucho más eficiente que los orde nadores clásicos. Cuando se habla de computación cuántica se puede hablar de tres grandes categorías: una es la de los ordenadores cuánticos universales basados en puertas lógicas y que, en principio, se pueden programar para hacer diferentes cálculos cuánticos.

La segunda incluye los simuladores cuánticos como los quantum annealers (D-wave), que no son universales, sino que funcionan para un determinado problema, como la optimización de rutas. Y la tercera acoge los emuladores, en los que se utiliza un ordenador clásico para simular cómo trabajaría un ordenador cuántico, llegando a simular estos últimos hasta unos 60 qubits. Desafortunadamente, su uso no es siempre correcto y los tres términos para designar las tres categorías se usan de manera indistinta en ocasiones.

Un ordenador cuántico llega a simular hasta 60 qubits

Cómo construir ordenadores cuánticos

Actualmente existen varias tecnologías hardware para construir ordenadores cuánticos y están basadas en los distintos tipos de partículas atómicas y subatómicas usadas y cómo se manipulan. Las más populares y, probablemente, más adelantadas son: Superconducting quBits (IQM, Google, IBM, Microsoft, Riggeti) y Trapped Ions quBits (AQN, IONQ, Honeywell). Pero hay otras que están mejorando rápidamente como Semiconductor based qubits, Neutral-atoms qubits y Photonic qubits.

Cada tecnología tiene ventajas y desventajas, algunas son más escalables y tienen más potencial para incrementar el número de qubits, otras requieren sistemas de criogenización para mantener los qubits estables a muy bajas temperaturas (-273C), mientras que otras operan a temperatura ambiente. Cuál será la ganadora dependerá no solo del número de qubits de los sistemas, sino de otros factores importantes como los tiempos de coherencia y operación, la conectividad entre los qubits y la fidelidad de las puertas lógicas. Lo que está claro es que, hoy por hoy, no hay una tecnología ganadora y puede que finalmente coexistan varias. Para solventar esto, la mayoría de los sistemas de software y de desarrollo para ordenadores cuánticos son independientes del tipo de hardware utilizado.

Hay que tener en cuenta que estamos todavía en lo que se denomina la era NISQ (Noisy Intermediate-Scale Quantum), con ordenadores cuánticos con errores y con pocos qubits (hasta unos cientos). Para llegar a ordenadores cuánticos completos con corrección de errores se estima que tenemos que contar con un millón de qubits, estos ordenadores permitirán aprovechar todo el potencial. Se está investigando e invirtiendo mucho en la escalabilidad, que es uno de los mayores problemas a resolver. Esto no significa que no podamos usarlos ahora, solamente que estamos al principio de un largo camino en el que descubriremos nuevos algoritmos y utilidades de la computación cuántica de igual forma que lo hizo la industria informática hace 50 años, cuando nadie podía ver todo su potencial.

Existen múltiples aplicaciones que están empezando a utilizarse y que están demostrando que son eficientes tanto de optimización del tráfico, como de desarrollo de nuevos materiales y baterías, inteligencia artificial, investigación de compuestos químicos y fármacos, modelos financieros y simulaciones climáticas.

Acceda al reportaje completo en el Anuario Computing 2022

Computing 814