EntrevistasCostes

Carlos Laffite, CIO del Grupo Villar Mir

"Las TIC son más medibles para el negocio cuando funcionan como unidad independiente"

¿Cómo se perciben las TIC desde el Grupo Villar Mir?
Las TIC en el negocio se ven como un gasto en muchas organizaciones, cuando lo que debemos conseguir es que se conviertan en parte integrada del negocio. ¿Cómo hemos logrado en nuestro grupo cambiar ese concepto? Nuestro grupo se inició en julio de 1987 con la adquisición a Altos Hornos de Vizcaya de Obrascón en una situación difícil. Lo que nació siendo una pequeña empresa ha llegado a ser una de las grandes multinacionales. Las TIC han aportado mucho en esta transformación. Lo que necesitaba mi presidente y el negocio era una información absolutamente transparente y eliminar reinos de taifas. El gestor tiene que estar informado al mismo tiempo que toda la línea de dirección. Y en eso enfocamos nuestra tarea. Información puntual, transparencia absoluta y total veracidad, para lo cual es imprescindible aliarse con negocio para que nos trace nuestra actuación. Un negocio de estas características es inviable para un grupo que tiene presencia en China, Canadá, Latinoamérica...

¿Cómo se resolvió esta ecuación dentro de Villar Mir?
El grupo empezó a crecer en gran medida, se adquirieron multitud de compañías, y la solución fue constituir una sociedad informática, una compañía de servicios TIC para el Grupo Villar Mir con su propia cuenta de resultados y facturación por el uso de esos servicios, que se denominó Espacio IT. No ha necesitado jamás recapitalización ni ayuda por parte del grupo. Se ha ido reinvirtiendo con sus propios beneficios, pero todo ello a un coste muy competitivo, siempre el más bajo del mercado.

¿Cómo ha sido posible rentabilizar esa unidad de negocio?
Por un lado aprovechando las sinergias del grupo. Al unificar en una sociedad (Espacio IT) todos los servicios, se consigue un ahorro. En 1996 tomamos la decisión de ir a plataformas abiertas. En aquel momento no fue fácil, porque no había experiencia en España y la decisión la tomamos con la compra de Fertiberia. En ese momento me encontré con un host con un contrato de alquiler de 1.000 millones de las antiguas pesetas, y sistemas mainframes arcaicos. Nos tiramos al charco. Decidimos no funcionar con granjas de servidores sino reutilizar los recursos del sistema para lo cual desarrollamos un core, un monitor transaccional. Además, todas nuestras aplicaciones son desarrollo propio, como ERP cercanos al negocio que han permitido que se involucre el usuario. Cuando adquieres una empresa no puedes esperar 18 meses para implantar tu modelo de gestión, que es la media del mercado, se necesita una solución ágil y hemos reducido el proceso a seis meses.

¿Qué otros logros han conseguido en Espacio IT?
Esto nos ha permitido dar servicio a lo que representa el grupo, con presencia en 45 países, con unos 30.000 usuarios, en los cinco continentes y con una diversificación tremenda: construcción, servicios, concesiones, mundo químico y metalurgia (somos el primer fabricante del mundo en silicio metal y tenemos 15 fábricas). Cada compañía es independiente si bien comparten los mismos sistemas de información. Hemos sido capaces de adquirir empresas con equipos desmotivados por su situación económica, y con las mismas personas hemos puesto a flote el negocio y ganado dinero. Somos un servicio del negocio pero diseñado por el negocio. No hemos adaptado herramientas al negocio sino que hemos creado un modelo de gestión que se implante en cada compañía.

También dan servicios a terceros, como un proveedor TIC.
Hemos conseguido un coste TIC que no supera el dos por mil sobre ventas, mientras que el mercado se mueve en torno al 1%. Y por añadidura, nuestra sociedad empezó a dar servicios a terceros a través de nuestra filial Avalora, que inició sus pasos en 2003. Hemos creado una línea de negocio que se asienta en el outsourcing global de pago por uso, lo que se ha dado en llamar la nube. Por tanto, Avalora es una línea de servicios globales TIC, que integra sus sistemas de información, el control de las comunicaciones, el suministro y toda su gestión. Todo ello se envuelve bajo una utility que aporta un coste variable. Funcionamos como un partner de HP, Microsoft, Citrix, Fujitsu, Hitachi, etc. Somos su área de negocio y tenemos un contrato con un ‘fee’ comprometido con su producción.

¿Disponen de otras fuentes de ingresos?
Otra área de negocio es integración e ingeniería. El diseño de todas las comunicaciones de la Torre Espacio lo hemos hecho nosotros, un proyecto similar lo hemos llevado a cabo en el palacio de convenciones de Sonatrach (Orán) de la mano de Villar Mir. Nuestro grupo se encuentra construyendo dos de los hospitales más grandes del mundo, en Qatar (valorado en unos 3.000 millones de dólares) y en Canadá (cuyo coste asciende a 1.800 millones de dólares), y allí participamos como un proveedor más. Tenemos clientes como Securitas, Garrigues... que confían en nosotros porque damos resultados.

¿Disponen de un CPD para abordar estos servicios?
Tenemos dos centros de datos, uno en Torre Espacio y el otro en las oficinas de Avalora, que nos permiten garantizar una continuidad de negocio. Esto supone un retorno importante de la inversión. Avalora está repartiendo dividendos, su facturación es de 10 millones de euros, con un beneficio del 22%. De esta forma, las TIC dejan de ser un coste y pasan a ser una unidad de negocio que se mide por sus ingresos y por su nivel de satisfacción del cliente.

¿Cómo miden el rendimiento de las TIC?
Los sistemas de información están muy enfocados al negocio, participamos con el grupo en todas las implantaciones, ayudando en la parte técnica. Como ejemplo, puedo decir que una empresa del grupo que facturaba 100 millones antes de adquirirla, pasó a registrar 400 millones de cifra de negocio, manteniendo su misma estructura. Sin los servicios y el apoyo de las TIC, no hubiera sido posible. Así sí podemos medir la aportación real de las tecnologías en el negocio de Villar Mir. Nuestro ratio de ventas por empleado es excelente, gracias a un modelo de gestión muy bien diseñado en la parte del negocio, y nosotros hemos aportado nuestros conocimientos técnicos.

¿En otras compañías este modelo no es quizá tan fácil? Aquí tampoco resultó tan fácil convencer a las diferentes compañías de que su información iba a estar fuera. Si bien contaba con el apoyo de mi presidente, lo cual fue decisivo. Yo presento cada año a mi consejo mi plan de negocio, con mi presupuesto.

¿Con qué presupuesto y recursos dispone para este año?
Al contrario que muchos compañeros que sufren recortes de presupuesto, nuestro grupo está creciendo y nosotros tenemos que mantener el mismo nivel de servicio. Por tanto está creciendo tanto Espacio IT como Avalora. Para mí ha sido fundamental haber podido separar como unidad de negocio lo que se consideraba un coste.

¿En su caso, se ejemplifica la dualidad de CIO y negocio que tanto se reclama?
Y que lógicamente yo tengo que valorar en mi propio negocio. En caso contrario, la cuenta de resultados no funciona. Como CIO estás a un lado de la mesa, pero cuando tienes a un cliente tienes que situarte al otro lado. Por una parte, tienes tus proveedores, tus socios tecnológicos, que es el mismo papel que realizamos con nuestros clientes. Esto aporta mayor perspectiva, pero hay que ser competitivo y dar un valor añadido. Con Avalora aportamos un conocimiento del negocio, con un expertise de 25 años en la modalidad de servicios. Tener los dos puntos de vista te enriquece muchísimo.

¿Cuál es su visión actual del mercado de las Tecnologías de la Información?
Deberíamos invertir más en TI, hacer lo contrario de lo que se está haciendo. Cuando son buenos tiempos más o menos te puedes defender. Aquellas empresas que no tengan bien optimizados sus recursos no van a sobrevivir. O te apoyas en tecnología o a duras penas vas a salir adelante. Hoy las empresas quieren lo que sea al menor coste posible, lo cual es un grave error. No se trata de reducir los costes sino de optimizarlos. Es necesario potenciar las TI y la I+D. Contamos con excelentes profesionales que podrían hacer grandes cosas mano a mano con la gente del negocio.

¿Es cierto que cada vez los CIO tienen más poder a la hora de negociar con los proveedores, quienes se quejan de que hay mucha presión sobre los precios?
Los márgenes que existían deben reducirse porque la situación es crítica para todos. Por ello, todas las empresas lo tenemos que hacer, algo que redundaría en una mayor inversión TIC. Así todos ganaríamos.

Computing 795