InformesCostes

¿Cuánto les cuesta el cibercrimen a las empresas?

El cibercrimen podría costarles 5,2 billones de dólares a las compañías en los próximos cinco años según un informe de Accenture.

Las compañías podrían incurrir en 5,2 billones de dólares de costes adicionales y pérdidas de ingresos, a nivel global y en los próximos cinco años, como consecuencia de ciberataques, según un nuevo estudio de Accenture. Esto se debe a que la dependencia de modelos de negocio complejos, basados en Internet, sobrepasa la capacidad de las compañías de introducir medidas de protección adecuadas para resguardar sus principales activos. El informe, Securing the Digital Economy: Reinventig the Internet for Trust, se ha realizado a través de una encuesta a más de 1.700 CEO y altos ejecutivos de todo el mundo, en la que se exploran las complejidades de los desafíos de Internet a los que se enfrentan las empresas y se esbozan los pasos que los directivos deben dar para evolucionar su rol en cuestiones de tecnología, arquitectura de negocio y gobierno.

El estudio resalta que el cibercrimen plantea una serie de retos que pueden amenazar las operaciones, la innovación y el crecimiento de las compañías, así como la expansión de nuevos productos y servicios; todo ello puede llegar a costar billones de dólares en ingresos perdidos. La industria de alta tecnología (high-tech) se enfrenta al riesgo más elevado, con más de 753 mil millones de dólares pendiendo del hilo, seguida de los sectores de farma y auto, con 642 mil millones y 505 mil millones de dólares en riesgo, respectivamente.

“La seguridad de Internet se está quedando atrás respecto a la sofisticación de los cibercriminales, lo que está afectando a la confianza en la economía digital”, ha afirmado Alberto Zamora, managing director Accenture Strategy España, Portugal e Israel.“Fortalecer esta seguridad requiere de un liderazgo decisivo (e incluso poco convencional) de los CEO, no solo de los directores de seguridad de la información (CISO, por sus siglas en inglés). Para convertirse en una empresa ciberresiliente, las compañías deben utilizar la experiencia de los CISO, para garantizar que la seguridad está presente desde la fase de diseño inicial y que todos los directivos se hacen responsables de la seguridad y la privacidad de los datos”.

Entre los hallazgos más importantes del estudio, destaca que el 79% de los encuestados cree que los avances en tecnología digital se verán obstaculizados, a no ser que haya una mejora drástica de la seguridad de Internet, y que el 59% afirma que Internet es cada vez más inestable en cuestiones de seguridad y no sabe cómo reaccionar. Además, el 75% afirma que los desafíos de ciberseguridad requerirán un esfuerzo grupal organizado, ya que ninguna organización puede abordar estos retos por su cuenta. Con una seria preocupación acerca de la seguridad de Internet, el 56% de los ejecutivos daría la bienvenida a unas regulaciones de negocio más estrictas, impuestas por una organización central u órgano de gobierno.

El 79% de los encuestados cree que los avances en tecnología digital se verán obstaculizados

La rápida aparición de nuevas tecnologías está generando desafíos adicionales. El 78% de los encuestados admite que su organización está adoptando nuevas tecnologías emergentes más rápido de lo que puede abordar los problemas de ciberseguridad que traen consigo, y el 76% apunta que ha habido problemas de ciberseguridad que se han escapado a su control por culpa de nuevas tecnologías como el Internet de las cosas (IoT) y su equivalente industrial (IIoT). Además, el 79% comenta que cada vez es más difícil proteger sus compañías con respecto a terceros, lo cual no es sorprendente teniendo en cuenta los inmensos ecosistemas de Internet de hoy en día.

Además, la protección de los datos de los consumidores también está en la mente de los ejecutivos. Debido a las preocupaciones acerca de la seguridad, el 76% cree que los consumidores no pueden confiar en la seguridad de sus identidades online cuando una gran cantidad de sus datos personales ya es accesible sin ningún tipo de restricción.

En España

Las empresas nunca han dependido tanto de lo digital y de Internet para crecer. En España, hace 10 años, el 27% de las empresas (23% a nivel global) dependía de Internet para sus operaciones comerciales. Ahora son el 100%. Además, el 90% de los líderes empresariales en nuestro país dice que una economía digital de confianza es fundamental para impulsar el crecimiento futuro de su organización.

Solo el 42% de las empresas en España declara tener mucha confianza en la seguridad de Internet

Sin embargo, la rápida aparición de nuevas tecnologías está generando desafíos adicionales que afectan a la confianza. El 75% de las organizaciones en España (68% a nivel global) dice que su dependencia de Internet está creciendo y los riesgos de ciberseguridad también, y solo el 42% (30% global) tiene mucha confianza en la seguridad de Internet, cifra que se estima que disminuya al 27% en los próximos cinco años. 

Por último, los CEO se encuentran ante un punto de inflexión fundamental para restaurar la confianza digital. El 56% de los consultados en España (75% a nivel global) dice que los desafíos de la ciberseguridad requerirán un esfuerzo grupal organizado. 

 

 

Los siguientes pasos

Ante esta situación, el informe concluye qué tres acciones pueden activar los CEO y directivos para mejorar la seguridad de Internet:

  1. Gobernanza: Unir fuerzas con otras compañías y gobernar de manera global – Aunar esfuerzos para colaborar con otros ejecutivos, líderes de gobierno y reguladores para entender mejor cómo prevenir nuevos ataques.
  2. Arquitectura de negocio: Conectar y proteger a través de un modelo de confianza digital –Proteger las compañías, incluyendo su ecosistema de socios y las cadenas de suministros.
  3. Tecnología: Hacer avanzar el negocio y mejorar la seguridad – Adoptar las nuevas tecnologías, dominar la seguridad del IoT y prepararse para un desafío significativo. Asegurarse de que tanto el software de seguridad como las actualizaciones de sus funciones son incorporadas a móviles y dispositivos de IoT desde la fase de diseño inicial.
Computing 784