InformesCovid-19

Los apoyos públicos para la recuperación postcovid son “insuficientes y mal gestionados”

La mitad de las empresas hubiera preferido una gestión global de la recuperación.

Insuficientes y mal gestionadas. Es la percepción que tienen sobre las ayudas públicas para hacer frente al COVID-19 las empresas que han formado parte del II Estudio sobre “El efecto del COVID-19 en los negocios internacionales” realizado por Gedeth Network en colaboración con investigadoras de la Universidad de Sídney y con el patrocinio de SynerJoy BPO. Para un 61% de las empresas los apoyos públicos ofrecidos en sus países han sido insuficientes y un 54% considera que han sido mal gestionados.

Curiosamente, el descontento en la mala gestión es mayor entre las instituciones públicas (un 70%) que en las grandes empresas (un 60%) y pymes (casi un 50%), aunque las pymes (61%) e instituciones públicas (65%) son las que más se quejan por la insuficiencia de las ayudas.

Las pymes (61%) e instituciones públicas (65%) son las que más se quejan por la insuficiencia de las ayudas

Analizando por regiones, el porcentaje de insatisfacción es incluso mayor entre empresas europeas (un 64%) y latinoamericanas (70%), mientras que las más satisfechas son las de América del Norte (75%) y Asia Pacifico (40%). Un mayor número de empresas de Asia-Pacífico cree que los apoyos están bien orientados (casi 1 de cada 3) y, curiosamente, las empresas norteamericanas y caribeñas son las que más se han quejado por la orientación de los apoyos – la mitad cree que no están bien orientados. En cuanto a la gestión de las ayudas, más del 50% de los encuestados de Asia-Pacífico están satisfechos con la gestión (muy por encima de las demás regiones) mientras que las empresas europeas son las que muestran un mayor descontento con la gestión de los apoyos: casi 2 de cada 3 empresas creen que no han estado bien gestionados.

A la hora de analizar la gestión de la crisis, los encuestados se dividen entre apostar por una gestión global (49% de las respuestas) y una gestión nacional (40%). Las pymes (49%) e instituciones públicas (45%) son las más partidarias de una gestión nacional de la crisis, mientras que las grandes empresas (60%) y las asociaciones privadas (60%), abogan por la gestión global. Por sectores, de actividad, las empresas de Energía, Banca y Finanzas, logística y E-banking, prefieren también una gestión nacional, frente a las de los sectores Inmobiliario, Moda, Salud, Ocio y turismo, Construcción, Derecho, Comercio internacional, y Educación, que abogan por la gestión global.

La mayoría de los encuestados (74%) cree que los datos económicos y sanitarios son igual de importantes para la gestión de la pandemia, aunque en esta edición del estudio (frente a la edición de junio de 2020), han crecido un 8% las empresas que darían prioridad a los datos sanitarios y un 2% las que dan preferencia a los datos económicos.

El estudio profundiza también en el impacto que tendrá en los negocios internacionales el diferente ritmo al que los países están vacunando a su población. En primer lugar, el retraso de los viajes internacionales de negocio (un 84% de las respuestas), seguido de un empeoramiento de las dinámicas políticas entre países (un 54%) y de la aparición de nuevos problemas en la cadena de suministro (36%).

Los encuestados de Asia-Pacífico son los que están más preocupados sobre el efecto de la desigualdad de vacunas en los viajes internacionales

Analizando por regiones, los encuestados de Asia-Pacífico son los que están más preocupados sobre el efecto de la desigualdad de vacunas en los viajes internacionales, los de Latinoamérica son los que más miedo tienen de problemas con las cadenas de suministro, y los de América del Norte y el Caribe, los que más esperan un empeoramiento en la dinámica política internacional a causa de las diferencias en la vacunación.

Transcurrido un año desde lo peor de la pandemia, las empresas son más pesimistas en cuanto a su recuperación económica: un 36% prevé una recuperación a largo plazo, superior a los doce meses. En general, los encuestados de la segunda edición del estudio son más pesimistas sobre el plazo de recuperación: las previsiones son mayores, y un mayor porcentaje de empresas creen que nunca se recuperará. Por el contrario, más del 10% de los encuestados indica que, o bien no ha sufrido consecuencias negativas por la pandemia, o bien ya las ha superado.

Analizando el conjunto del estudio, merece la pena destacar los aspectos positivos. Por ejemplo, que la digitalización ha beneficiado a más del 60% de los encuestados y que, en el corto plazo, 1 de cada 3 empresas prevé beneficiarse de la apertura de nuevos mercados, y 1 de cada 4, de una mejora en la cadena de suministro”, señala Alejandro Blanco, CEO de SynerJoy BPO.

La progresiva vacunación de la población, los cambios políticos (ha habido elecciones en casi medio centenar de países desde el inicio de la pandemia) y la próxima llegada de los fondos europeos hacen que la mayoría de los encuestados sean más optimistas respecto a todas las amenazas analizadas para los próximos meses”, apunta Juan Milán socio director de Gedeth.

El II Estudio sobre “El efecto del COVID-19 en los negocios internacionales” realizado por Gedeth Network en colaboración con investigadoras de la Universidad de Sídney y con el patrocinio de SynerJoy BPO, se ha realizado durante el mes de junio y ha analizado las respuestas de más de 500 empresas e instituciones de 56 países y la evolución de sus percepciones respecto a la primera edición del estudio en junio de 2020. Estos países representan el 85% del PIB mundial y el 66% de la población.

 

Computing 808