EntrevistasDigitalización

“Ya no hay escépticos, la transformación digital es imparable”

Luis Abad, CEO de Capgemini España.

Luis Abad, CEO de Capgemini España.
Luis Abad, CEO de Capgemini España.

En enero de 2021, Luis Abad, hasta entonces responsable de Altran, asumía el liderazgo deCapgemini en el mercado español. Transcurridos cinco meses de su nombramiento, Abad nos cuenta hacia dónde está llevando el timón de la compañía en nuestro país.

¿Cómo ha sido la asunción de su nuevo cargo?

L. A.: Para mí ha sido un gran honor asumir esta responsabilidad tomando el testigo Francisco Bermúdez (quien ha pasado a ser Chief Operation Officer para el Sur de Europa de la compañía). Dirigir una empresa líder en su sector como lo es Capgemini será una gran aventura. Además, me siento orgulloso de trabajar en una industria que, tras lo vivido el año pasado con la Covid-19, se ha vuelto más relevante que nunca. Creo firmemente en el poder de la tecnología para construir un futuro mejor y más sostenible, y mi objetivo es guiar a Capgemini en España para continuar actuando como facilitadores de esta transformación tecnológica tan necesaria.

¿Qué ha supuesto para usted el paso de liderar Altran a liderar Capgemini?

L. A.: He formado parte de Altran durante más de 14 años. Allí he crecido profesionalmente y he tenido el enorme placer de liderar un gran equipo.

En estos momentos tengo la mirada puesta en el futuro y mucha ilusión por asumir este nuevo reto. Desde el primer momento que pasé a formar parte de Capgemini he podido comprobar de primera mano cómo cuidan a cada persona que forma parte del equipo, es una filosofía que comparto profundamente. Velaré por mantener este sentimiento de pertenencia hacia nuestra compañía. No obstante, Capgemini tiene una cultura y un espíritu muy similares a los de Altran, y en cuanto a negocio, nos complementamos a la perfección.

Recientemente hemos participado en la digitalización de los procesos financieros de Mercadona  

Después de un año, ¿cómo valora la adquisición de Altran?

L. A.: La integración de Altran en Capgemini está siendo muy natural, teniendo en cuenta además que la estamos llevando a cabo en un momento donde impera el teletrabajo, pero estamos poniendo muchas ganas y esfuerzo. He de decir que la disposición es inmejorable por parte de todo el equipo.

Confío plenamente en que la suma de ambas compañías nos va a dar muchas alegrías y nos va a permitir hacer grandes proyectos. Capgemini es puntera en transformación digital y Altran, -ahora denominada Capgemini Engineering,- se caracteriza por saber adaptar estos procesos mediante la ingeniería e I+D. Poder unir estas capacidades bajo un mismo paraguas nos ha permitido alcanzar unos ingresos de 16.000 millones de euros en el año 2020 y abordar proyectos transformacionales con una visión end to end. Durante el primer trimestre del año, hemos presentado unos resultados excelentes a nivel global que demuestran lo acertado de nuestra estrategia. Hemos vuelto a niveles de crecimiento de antes de la pandemia y, sin duda, esta integración está siendo clave para conseguirlo.

Entre el mundo de la consultoría de Capgemini, más ligado a los sistemas de información y la tecnología (IT, cloud, outsourcing…), y el mundo de Capgemini Engineering, más cercano a la ingeniería y a los sectores industriales, hemos creado un equipo multidisciplinar de 270.000 personas -9.000 en España-, con enormes capacidades de innovación y de seguir creciendo.

¿Qué supone la nueva marca, Capgemini Engineering, para el negocio?

L. A.: Capgemini Engineering consolida un conjunto único de capacidades en ingeniería de I+D. Constituye para Capgemini una línea de negocio global que cuenta con 52.000 ingenieros y científicos -en torno a 4.000 de ellos en España-, y está presente en los principales centros de ingeniería de todo el mundo. Capgemini Engineering aglutina un profundo conocimiento de la industria y las tecnologías de vanguardia, así como una gran experiencia en el desarrollo de productos y servicios inteligentes a escala. No en vano, las competencias agrupadas bajo la marca Capgemini Engineering ya han sido reconocidas como líderes del mercado por numerosos analistas.

¿Cuál es su principal objetivo actualmente? 

L. A.: Considero que, en este momento, es más importante que nunca priorizar el bienestar de los empleados. Me he propuesto estar muy atento a la transición entre teletrabajo y trabajo presencial, y a la forma en que tenemos que adaptar los procesos a la nueva normalidad.  Desde el punto de vista de negocio, mi objetivo es el de continuar acompañando a los clientes en su transformación digital y mantener a Capgemini como un socio estratégico en ese camino. Estamos creando servicios totalmente disruptivos que permitirán a nuestros clientes aprovechar de forma eficiente las últimas tecnologías en el ámbito de cloud, data y en la industria inteligente. 

La industria empieza a ser consciente de la importancia del 5G, a la que están ligadas todas las tecnologías relacionadas con la cloud y con la industria inteligente  

¿Qué proyectos importantes están llevando a cabo? 

L. A.: Gracias a la red 5G, estamos trabajando en un robot que ayuda en la prevención de la Covid-19 detectando si se están incumpliendo normas de seguridad tales como la distancia social o el uso de mascarilla. Es un proyecto que llevamos a cabo con Vodafone, Intel y Fivecomm. También la 5G está siendo clave en nuestro proyecto de rescate de personas mediante drones, en colaboración con Vodafone y Cruz Roja. 

¿Cuáles son sus principales clientes? 

L. A.: En Capgemini tenemos clientes pertenecientes a múltiples sectores muy diferentes entre sí. Trabajamos con grandes empresas de referencia como Mapfre, Santander o Mercadona.  Con esta última estamos colaborando en su proceso de transformación digital, en concreto, hemos participado recientemente en la digitalización de sus procesos financieros. 

Entre otros casos de éxito recientes puedo destacar la colaboración con SEAT en el plan de transformación de sus sistemas logísticos, o la colaboración con Navantia para conseguir la excelencia operacional. 

¿Cómo han evolucionado los procesos digitales en el último año? 

L. A.: Este año de pandemia, que tristemente ha azotado a todos los sectores, hemos vivido una aceleración de los procesos digitales, los cuales han sido la única vía para que muchas organizaciones pudieran continuar su actividad. Esta digitalización ya estaba en marcha, pero durante la pandemia se ha acelerado en gran medida y pienso que es una tendencia que está aquí para quedarse. Con la pandemia ha quedado demostrado que los procesos digitales son core de negocio para muchas compañías, además de completamente necesarios para responder adecuadamente a situaciones imprevistas. Ya no hay escépticos. La transformación digital es imparable. 

¿Qué cree que necesita España para convertirse en un país productor de industria y tecnología? 

L. A.: Para ser una nación definitivamente más productora que consumidora de tecnología es fundamental apostar por el desarrollo avanzado de la analítica de datos, impulsando una estrategia cloud a nivel nacional. Con acceso a estas tecnologías las administraciones públicas obtendrían grandes beneficios. En lo referente a la adopción de la nube, España va muy por detrás respecto al resto de Europa, donde Italia, que ocupa el quinto puesto, posee un 59% de implantación frente a nuestro modesto 26%. Por otra parte, existen industrias tecnológicas, como la de Defensa o la Ciberseguridad, que pueden marcar la diferencia a la hora de convertirnos en un país producto y en las que merece la pena invertir nuestros recursos. 

¿Qué tecnologías son cruciales para impulsar los sectores tractores de la economía? 

L. A.: La industria empieza a ser consciente de la relevancia del 5G. Nos cuesta visualizarlo porque a nivel usuario no vamos a percibir mucha diferencia, pero el impacto que va a suponer en los procesos industriales va a ser clave para realizar amplios avances en producción, optimización de los procesos, reducción de costes y en la creación de nuevos modelos de negocio. A las redes 5G están íntimamente ligadas todas las tecnologías relacionadas con la cloud y con la industria inteligente. 

¿Qué metas se marca la compañía a corto-medio plazo? 

L. A.: Desde que comenzó la pandemia, hemos adoptado un papel de acompañamiento, manteniéndonos junto a nuestros clientes y facilitando la digitalización de sus modelos de negocio y su forma de trabajar. Sin abandonar esta función de acompañamiento, a partir de ahora, nos enfocaremos más que nunca en impulsar la transformación digital de actuales y nuevos clientes y en demostrar el valor de la tecnología para potenciar el talento humano y fomentar el crecimiento económico. 

Muy personal

Lugar de nacimiento: Madrid  

Hobbies: Una de mis grandes pasiones es la Historia, es fundamental conocerla para poder aprender de los errores y aciertos del pasado. Algo que no mucha gente sabe sobre mí es que me encanta la música, toco la guitarra y, en concreto, desde que era un adolescente tengo debilidad por el rock and roll. Otra de mis grandes pasiones es viajar, conocer nuevas culturas.  

Personaje histórico favorito: Winston Churchill me parece que jugó un papel fundamental durante una época de la historia que me gusta especialmente: el periodo que comprende la Primera y la Segunda Guerra Mundial.  

Cantante o compositor favorito: Eric Clapton.  

Playa o montaña: El mar, más que la playa o la montaña.  

Dispositivo tecnológico preferido: iPad.  

¿Es muy activo en redes sociales? Me gusta compartir los éxitos del gran equipo de profesionales que forman Capgemini, noticias de la compañía acerca de los nuevos logros y retos o información interesante sobre el sector. 

¿Dónde se ve dentro de diez años? Dentro de una década me gustaría pensar que he contribuido a que la transformación tecnológica haya hecho de este mundo un sitio mejor, que haya tenido un impacto positivo en la sociedad.  

Computing 804