EntrevistasDigitalización

“Las empresas pueden contar con Dell para digitalizarse e innovar en cualquier área”

Ricardo Labarga, director general de Dell Technologies España.

Ricardo Labarga, Director General de Dell Technologies España.
Ricardo Labarga, Director General de Dell Technologies España.

Ricardo Labarga define el último año como “extraordinario” para Dell Technologies. El directivo celebra que 2021 ha servido para reforzar el liderazgo de la compañía a nivel mundial y para crecer un 16,5% en facturación en España, hasta alcanzar los 600 millones de euros, según estimaciones del Ranking de Líderes del Sector TIC de Computing.

¿Cómo valora el ejercicio de 2021-2022?

R. L.: Ha sido un año excelente. Hemos hecho una cifra récord de facturación a nivel mundial de 101.200 millones de dólares y hemos crecido un 17%, a tasas casi de startup. Este crecimiento ha sido mayor en la parte de cliente, que ha aumentado un 27%, mientras que la parte de infraestructura lo ha hecho un 4%, un porcentaje menor que la de cliente, pero, aun así, por encima del crecimiento del mercado en esta área. En la región de EMEA y, en concreto en España, también hemos obtenido muy buenos resultados.

De esta forma, nos hemos convertido en la primera compañía de infraestructura tecnológica del mundo por volumen de facturación -facturando lo mismo que la suma de nuestros tres siguientes competidores-, y la única con capacidades end to end, cumpliendo el objetivo que se marcó nuestro CEO, Michael Dell, con la compra de EMC.

Según los analistas, como IDC, también somos líderes en el área de almacenamiento externo, de sistemas hiperconvergentes, de servidores, tanto por venta de unidades como por revenue, de tecnología all-flash y, en la parte de cliente, de dispositivos para el digital work- place por revenue. Tenemos una posición de conocimiento del mercado del storage que nos coloca en una posición muy buena con respecto a nuestros clientes. Este liderazgo nace de la cercanía que tenemos con ellos, que nos permite conocer al 100% sus necesidades.

Dell es la primera compañía de infraestructura tecnológica del mundo. Facturamos lo mismo que la suma de nuestros tres siguientes competidores

¿Qué supone para Dell la escisión del negocio de VMware?

R. L.: La escisión del negocio de VMware se realizó con el propósito de dar valor a los accionistas y dar libertad de decisión, tanto a Dell como a VMware, de cerrar partnerships con otras organizaciones del mercado. No obstante, Michael Dell continúa siendo el presidente de las dos compañías y ambas han firmado un acuerdo de colaboración a cinco años con intención de continuidad. Por lo tanto, seguiremos trabajando en los desarrollos conjuntos de productos y soluciones, como VxRail, que es el dispositivo más vendido en hiperconvergencia.

En los resultados de Dell del último trimestre de 2021 ya no entró la facturación de VMware, lo que no ha afectado a la posición de liderazgo mundial de la compañía.

¿Qué hitos han marcado a la firma en el último año?

R. L.: En la línea que nos define, en Dell hemos continuado impulsando la innovación, que en los últimos años ha estado dirigida, sobre todo, a nuestra estrategia de movilidad y digital workplace, con un enfoque ‘Do everything from everywhere’. Hemos reforzado la infraestructura que soporta las conexiones remotas y hemos incluido capacidades de 5G y de seguridad desde el diseño en todos nuestros dispositivos. Estas mejoras han sido reconocidas en el CES de 2022 celebrado el pasado mes de enero, cuando recibimos el Premio a la Innovación por el nuevo monitor para videoconferencias Dell UltraSharp 32 4K.

Otro ámbito al que hemos dirigido nuestros esfuerzos es al de la sostenibilidad y el ahorro energético. El desarrollo de nuestra decimoquinta generación de servidores ha permitido ayudar a las empresas que quieren modernizar su infraestructura a sustituir varios equipos de hace cuatro o cinco años por un solo equipo actual que tiene la misma potencia que los anteriores, pero consume menos energía. El retorno de la inversión de esta acción para las empresas se nota antes en países como España, donde el precio de la electricidad es mucho más alto, que otros países europeos.

También hemos experimentado un aumento de la demanda del modelo APEX, que permite consumir el portfolio de TI de Dell en modo servicio. Así, hemos lanzado ofertas, como la de Storage as a Service o data protection y Data Recovery as a Service, estas dos últimas desde la nube de Amazon Web Services.

El propósito que persigue Dell con todas sus acciones es que la organización que desee desarrollar un proyecto de digitalización o innovación digital en cualquier área, ya sea de inteligencia artificial, edge, hiperconvergencia, multicloud, ciberseguridad o ciber recovery, pueda contar con Dell Technologies, ya sea como un partner de confianza o como asesor, para obtener una opinión experta o para contratar cualquiera de los servicios y soluciones punteras que ofrecemos, tanto en formato de inversión, o CAPEX, como de pago por uso, o APEX.

Nuestra posición privilegiada en todos los mercados en los que operamos nos permite hacer inversiones muy potentes en I+D, que en los últimos cinco años han sumado 20.000 millones de dólares

¿Qué apuesta hace el Grupo por la I+D?

R. L.: En los últimos cinco años la compañía ha invertido en I+D más de 20.000 millones de dólares. Nuestra posición privilegiada en todos los mercados en los que operamos nos permite hacer inversiones muy potentes y de manera transversal, es decir, lo que invertimos en una tecnología determinada se aprovecha para mejorar todas las gamas de producto. Esto multiplica exponencialmente nuestra capacidad de hacer cross-selling, de vender conjuntamente nuestros productos y servicios.

¿Cuáles son los objetivos de Dell para 2022?

R. L.: Nuestros principales objetivos para este 2022, que corresponde a nuestro año fiscal 2023, es repartir dividendo entre los accionistas y continuar creciendo, no a la velocidad que lo hemos hecho este último año, pero sí por encima del crecimiento del mercado.

Dell opera en un mercado que mueve 670.000 millones de dólares y que tiene un gran potencial de crecimiento debido a la explosión de tecnologías como las redes 5G y el edge computing, que abrirán las puertas a Dell para desarrollar su actividad en nuevos entornos.

Decía que tienen puesto el enfoque en la sostenibilidad. ¿Qué medidas están tomando en este campo?

R. L.: Hace tiempo que nos marcamos unos objetivos de sostenibilidad con horizonte en 2020 que hemos cumplido con creces, y ahora hemos renovado estos objetivos para 2030, tanto para impulsar la sostenibilidad, como la integración y la igualdad. En el terreno de la primera, por ejemplo, una de las iniciativas es que, para 2030, el 100% del packaging o embalaje de nuestros equipos y gran parte de nuestros productos serán fabricados con materiales reciclables y por cada producto que vendamos retiraremos uno antiguo y lo reciclaremos.

El hardware no está contemplado en el kit digital para empresas de los fondos europeos. ¿De qué manera cree que van a impactar los fondos en su negocio?

R. L.: El kit digital en cuestión parece estar más relacionado con todo lo que tiene que ver con las aplicaciones, la conectividad -para las que también se necesita equipamiento- y con el consumo de la tecnología en modo servicio. Pero recordemos que el hardware también se puede contratar mediante este modelo.

A lo largo de este año supongo que tendremos más pistas sobre cómo invertir en la segunda fase de estos fondos -la primera fase ha ido destinada, sobre todo, a la Educación y la Sanidad-. Pero ya hay puestas en marcha interesantes iniciativas para la modernización del sector público y privado, como son la creación de digital innovation hubs, que pretenden ser una ventanilla única a la que pueden acudir las empresas, sobre todo las pymes, para canalizar estos fondos y agilizar su digitalización. En Dell colaboramos con el hub impulsado por la Universidad Autónoma de Madrid, en el que también participan entidades como el Ayuntamiento y la Cámara de Comercio de Madrid y compañías como Indra, entre otras.

¿Qué posición ha tomado Dell ante el conflicto de Rusia y Ucrania?

R. L.: En primer lugar, en Dell Technologies nos solidarizamos con las familias que han perdido a sus seres queridos y con todos los afectados por el ataque a Ucrania. En estos momentos, nuestra principal prioridad es asegurar el bienestar de nuestro personal. Asimismo, estamos trabajando para evaluar el impacto en nuestras operaciones y para encontrar la mejor forma de ayudar tanto a los miembros de nuestro equipo como a partners y clientes. No estamos vendiendo ni ofreciendo servicios o soporte en Rusia, Bielorrusia y las regiones de Donetsk y Lugansk en Ucrania. Estamos siguiendo de cerca la escalada del conflicto y las restricciones impuestas para determinar los pasos a seguir, teniendo siempre en mente la seguridad de los miembros de nuestro equipo.

Por otra parte, el CEO y fundador de Dell Technologies, Michael Dell, se ha comprometido a aportar 15 millones de dólares a través de la Fundación Michael & Susan Dell para ayudar a las organizaciones que se están ocupando de cubrir necesidades sanitarias de la población y de proporcionar asistencia a las personas que están saliendo de Ucrania.

 

¿Cómo ha afectado a la compañía la crisis de componentes?

Con la explosión del edge computing, la demanda de los chips se ha disparado, lo que ha conducido a una falta de stock por parte de los fabricantes en los últimos meses. Este evento ha afectado a la industria TI, pero, sobre todo, a la industria del automóvil.

Dell es una de las mayores compradoras de componentes del mundo -tenemos un gasto de adquisición de unos 70.000 millones de dólares anuales-, llevamos años perfeccionando la relación con nuestros proveedores y optimizando la cadena de suministro en base a las previsiones de demanda de nuestros clientes. Todo esto ha hecho que no nos hayamos visto especialmente afectados por esta situación -que esperamos que acabe de normalizarse en la segunda mitad del año-, y hayamos podido cumplir las expectativas de nuestros clientes. Si algo bueno ha traído esta crisis, es la concienciación de las multinacionales de la necesidad de expandir la fabricación de chips, que está concentrada mayoritariamente en Asia, y acercarla a Europa y Estados Unidos. Aunque algunas compañías ya están invirtiendo en la construcción de nuevas plantas de producción en América y el viejo continente, no podrán empezar a operar hasta dentro de un par de años, como mínimo.

Computing 815