OpiniónDigitalización

El punto de inflexión

Por Albert Triola, Vicepresidente Senior Support Renewal Sales Oracle EMEA Country Leader de Oracle España.

Albert Triola, Vicepresidente Senior Support Renewal Sales Oracle EMEA Country Leader de Oracle España.
Albert Triola, Vicepresidente Senior Support Renewal Sales Oracle EMEA Country Leader de Oracle España.

A nadie le resultará extraño que comience este texto afirmando que 2020 ha sido un año distinto. Un año que nos ha sacado de nuestra zona de confort. Un año que nos ha hecho sentir vulnerables en nuestro entorno personal y profesional. Pero que sin duda alguna nos ha ayudado a crecer y a gestionar situaciones que jamás hubiéramos imaginado.

2020 ha obligado a incrementar los esfuerzos en torno a la digitalización en un plazo muy corto de tiempo y ha puesto a la tecnología en el centro de todas las compañías. La necesidad de seguir generando negocio en un entorno repentinamente muy diferente ha obligado a muchas empresas a innovar velozmente. Como ejemplo, las interacciones digitales con los clientes en Europa pasaron del 32% en diciembre de 2019 al 55% en verano de 2020. Una aceleración de la digitalización que solía llevar cerca de tres años en la realidad preCovid-19, según un estudio realizado en octubre por McKinsey & Co sobre una muestra de 899 ejecutivos y altos directivos a nivel mundial.

Los ejecutivos encuestados por McKinsey acerca del efecto de la Covid-19 en la digitalización de las empresas afirmaron que habían implementado software de computación cloud en un promedio de poco más de 23 días, esto es, 24 veces más rápido de lo que siempre habían estimado -este proceso habitualmente se había calculado en alrededor de 540 días-. La puesta en marcha de planes de respaldo en las cadenas de suministro, por ejemplo, se hizo de manera similar: en menos de un mes, frente al año y medio que los ejecutivos dijeron que siempre habían calculado.

Es de vital importancia afrontar los proyectos de la nube como una manera de acelerar la innovación

Cloud e innovación

De acuerdo con el estudio, se espera que esta transformación se mantenga a lo largo del periodo de recuperación. Es de vital importancia afrontar los proyectos de la nube como una manera de acelerar la innovación, una manera que permite adoptar las nuevas funcionalidades de manera mucho más ágil, y no solo desde el punto de vista de los costes. Tan solo el 10% de los encuestados confesó que el coste era su principal motivación para migrar al cloud. Nuestra experiencia en 2020 con clientes como Zoom, que está utilizando la nube de Oracle para dar servicio de videoconferencia a 300 millones de usuarios diarios, o Nissan, que utiliza nuestras capacidades cloud de alto rendimiento para la simulación y el diseño de sus nuevos vehículos eléctricos, reafirma esta nueva situación: el rendimiento, la escalabilidad, la fiabilidad y la seguridad de nuestra nube han sido factores determinantes junto al de los costes. Pero, sobre todo, la posibilidad que les ofrece de innovar mucho más rápido que sus competidores y poder dedicar sus recursos a la innovación de su negocio y no a la gestión cotidiana de su infraestructura (actualizar, parchear...), tareas que debemos realizar los proveedores de soluciones cloud.

La nube también ha ayudado en 2020 a acelerar la innovación en el ámbito de la salud, un sector que ha ‘sufrido’ como nunca las exigencias sociales. Como ejemplo, ELEM Biotech, con sede en Barcelona, ha comenzado a utilizar nuestro cloud para crear seres humanos virtuales y acelerar de este modo el desarrollo y la validación de nuevos tratamientos médicos.

Además de para ejecutar cargas de trabajo exigentes, nuestras empresas e instituciones están utilizando software online para acelerar el cierre financiero de sus años fiscales, reclutar talento usando inteligencia artificial, y gestionar envíos y entregas de manera mucho más eficiente conociendo mucho mejor a sus clientes gracias a las nuevas tecnologías. Y todo eso con la ventaja de que sus inversiones en IT dependerán de su consumo y de que la gestión cotidiana de la infraestructura la realiza el proveedor cloud y el acceso a nuevas versiones y actualizaciones se proporciona automáticamente cada 60 o 90 días. Y estoy convencido de que ese camino no tiene ya vuelta atrás.

Termina 2020 y comienza el tan esperado 2021. Un año que puede suponer el comienzo de una importante transformación para nuestro país, en definitiva, una gran oportunidad para hacer que España sea mucho más competitiva en un mercado global. Un año en el que comenzaremos a ver los primeros efectos del ambicioso Plan España Digital 2025, abriendo una ventana para que las empresas y las instituciones españolas se conviertan en referencia de digitalización para las de otros países. En Oracle España estamos preparados para ser un agente activo y para trabajar junto a la Administración y al resto de actores económicos en este camino que ahora comienza. Estoy seguro de que juntos podremos convertir este 2021 en un punto de inflexión para todos. ¡Ánimo y a por ello! 

Computing 809